Salud: La mejor solución para frenar el ébola (que apenas se ha utilizado)
UN INVENTO DEL SIGLO XIX

La mejor solución para frenar el ébola (que apenas se ha utilizado)

A veces la mejor solución a un problema es la más sencilla. La higiene es fundamental en los centros de salud, pero en muchos hospitales brilla por su ausencia

Foto: Los guantes son fundamentales para evitar el contagio del ébola. (iStock)
Los guantes son fundamentales para evitar el contagio del ébola. (iStock)

A veces la mejor solución a un problema es la más sencilla. La gran revolución en materia de salud pública llegó después de que Louis Pasteur, padre de la microbiología moderna, descubriera que la mejor forma para frenar la aparición de enfermedades no residía en aplicar uno u otro tratamiento a los pacientes, sino en fomentar medidas de higiene que evitaran el contagio. Pero, pese a esto, determinadas medidas que hoy consideramos esenciales tardaron tiempo en llegar.

No fue hasta 1890 cuando William Stewart Halsted y Caroline Hampton, médico y enfermera del Johns Hopkins Hospital, comenzaron a utilizar guantes para tratar a sus pacientes. Y no lo hicieron por el temor a infectarse, sino porque Hampton tenía la piel delicada y el cloruro de mercurio y ácido carbólico, los agresivos desinfectantes que se utilizaban por entonces, le destrozaban las manos. Fue Stewart el que pidió a la compañía de neumáticos Goodyear que fabricara los primeros guantes, y en 1964 otra empresa, Ansell, empezó a fabricar un modelo de látex específico para uso médico, basado en la técnica que ya se usaba para fabricar preservativos.

De los más de 3.000 muertos que se ha cobrado ya la enfermedad al menos 200 son trabajadores de hospitales

Desde entonces, el uso de guantes es obligatorio en todos los hospitales del mundo. Si la higiene es importante en nuestra vida cotidiana, aún lo es más en los centros de salud, donde la posibilidad de contagio es mucho mayor. Por ello los médicos y enfermeros llevan una ropa especial para trabajar y, además, usan guantes; una herramienta en la que nadie repara. Hasta que falta. Y en África falta.

El ébola es una enfermedad que no se contagia por vía aérea, sino a través de los fluidos, y para evitar el contagio, la higiene, y en concreto el uso de guantes, es fundamental. Pero es algo que brilla por su ausencia en muchos hospitales de Guinea, Sierra Leona y Liberia, los países más afectados por el temible virus. De los más de 3.000 muertos que se ha cobrado ya la enfermedad al menos 200 son trabajadores de hospitales. Y esto se debe a la falta de una infraestructura adecuada pero, sobre todo, a la falta de guantes.

Un estudio de la Johns Hopkins University, asegura que antes de que estallara la epidemia sólo el 63% de los hospitales de Liberia y el 70% de los de Sierra Leona disponían de guantes esterilizados. En agosto, Drew Hinshaw, enviado especial del Wall Street Journal a Liberia, vio cómo los médicos de un hospital rural usaban bolsas de plástico de un supermercado en los partos porque no tenían guantes, y atendían a todo el que llegaba al hospital con las manos desnudas. Personas que, en muchos casos, estaban infectadas con el virus del Ébola.

“Sin guantes, no te tocamos”

En los hospitales de la zona de África afectada por el ébola se ha pasado de la imprudencia al pánico. Según explica en The Atlantic Tony Morain, portavoz de la ONG Direct Relief International, en Liberia los médicos ya no tocan a nadie con las manos desnudas, por miedo a contraer el virus. Están llegando a los hospitales pacientes con todo tipo de enfermedades que mueren delante de los médicos sin que estos se atrevan a operarlos.

Malasia, el país líder en fabricación de guantes de goma, ha enviado 20 millones de pares a los cinco países más afectados por el ébola

Entre los numerosos errores que la comunidad internacional está cometiendo en la lucha contra el ébola (errores mayúsculos fruto de una desidia y un egoísmo difíciles de justificar), se encuentra la incapacidad para destinar las ayudas a lo verdaderamente prioritario. Y no tiene sentido invertir millones en investigación cuando los hospitales africanos no tienen guantes.

El problema de la falta de suministros está lejos de solucionarse, aunque hay que reconocer que, después de que muchos médicos levantaran la voz de alarma, algo se ha avanzado en los últimos dos meses. Malasia, el país líder en fabricación de guantes de goma, ha enviado 20 millones de pares a los cinco países más afectados por el ébola y EEUU planea distribuir cientos de miles de kits de protección.

Según el portavoz de Direct Relief esto será suficiente para que los hospitales africanos tengan suministros suficientes al menos hasta navidades. A partir de esa fecha, nadie sabe si se habrá logrado contener la epidemia o, por el contrario, se habrá extendido aún más. 

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios