la clave es el GRAFITO

Las propiedades del agua y las nuevas formas de potabilización

Ni todas las aguas embotelladas son iguales ni todas las de grifo responden a los mismos estándares de calidad. El sabor de estas últimas varía según las zonas

Foto: Los especialistas calculan que en el año 2040 no habrá suficiente agua potable para abastecer a todo el planeta. (Corbis)
Los especialistas calculan que en el año 2040 no habrá suficiente agua potable para abastecer a todo el planeta. (Corbis)

Ni todas las aguas embotelladas son iguales ni todas las de grifo responden a los mismos estándares de calidad. El sabor de estas últimas varía según las zonas, hasta el punto de que en determinadas localidades, especialmente de costa, muchas personas optan por no beberla. Respecto a las aguas minerales embotelladas, en España podemos encontrar hasta 100 variedades diferentes. Todas ellas son puras en origen, tanto de elementos químicos como de microbios, pero su composición mineral varía en función del tipo de roca por donde se filtra y del tiempo, profundidad y temperatura durante su recorrido por el subsuelo.

Como apuntaba recientemente el doctor Francisco Maraver, presidente del Comité Científico del Instituto de Investigación Agua y Salud, “el agua del grifo es maravillosa para cocinar, para ducharnos, para regar… pero desde el punto de vista nutricional hay diferencias notables con las minerales envasadas que no tienen tratamiento químico, ni bactericida, ni microbiológico”. La distinta composición mineral del agua influye en nuestro organismo en las diversas etapas vitales, por lo que no todas nos convienen dependiendo de la edad.

El agua mineral natural no necesita ser hervida para preparar los alimentos infantiles en el primer año de vida, ya que es pura en origen

Por el contrario, no son pocos los nutricionistas que defienden el consumo de agua de grifo, en detrimento de la embotellada. Unas recomendaciones que se reflejan en estudios como el publicado el pasado mes de junio por investigadores del Centro Nacional de Aceleradores y la Universidad de Sevilla, en el que analizaron los niveles del polonio radiactivo en 32 marcas de agua mineral. Los resultados, que publica la revista Radiation Protection Dosimetry, revelan que las concentraciones de esta sustancia nociva en algunas muestras superan más de 100 veces a las que hay en el agua del grifo, aunque siempre muy por debajo de los valores peligrosos.

El agua en las distintas fases vitales

El estudio confirma que la cantidad de polonio-210 en el agua embotellada es muy superior a la del agua del grifo, que en general no suele superar 1 mBq/L. La de Sevilla, por ejemplo, es 0,25 mBq/L. Una diferencia que se debe, según concluyen los investigadores, a que el agua del grifo está tratada y potabilizada.

Algunos nutricionistas defienden el consumo de agua de grifo, en detrimento de la embotellada, por sus mayores niveles de polonio radiactivo, aunque estén por debajo de los valores peligrosos

A pesar de dichas diferencias, el agua mineral natural juega un importante papel durante la infancia y la lactancia, según indica el Instituto de Investigación Agua y Salud. La composición química estable y conocida permite al pediatra indicar determinadas marcas en función de la concentración de sodio, calcio y flúor, fundamentalmente.

El agua mineral natural no necesita ser hervida para preparar los alimentos infantiles en el primer año de vida, ya que es pura en origen. Asimismo, durante el embarazo y la lactancia el agua mineral natural favorece el desarrollo del proceso y preserva la cantidad y calidad de la leche materna, según las recomendaciones del Instituto de Investigación Agua y Salud.

Grafito para desalinizar y esterilizar el agua de mar

Varias investigaciones han advertido que en un corto período de tiempo no habrá suficiente agua potable como para abastecer a todo el planeta. Una grave problemática que dos recientes estudios coinciden en señalar que comenzará a darse en el año 2040, aunque el cambio climático podría acelerar los tiempos.

Para evitar este extremo se están investigando nuevos métodos para desalinizar de manera barata el agua de mar y hacerla apta para el consumo humano. Un reto para el cual un equipo de científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) habría encontrado solución, de acuerdo con los resultados de un estudio publicado en la revista científica Nature. El secreto, concluyen, radica en utilizar el grafito de los lápices en el interior de un filtro para evaporar el agua.

Como explicó el ingeniero del MIT Hadi Ghasemi a la red de radios norteamericanas NPR, a través de la acción capilar del grafito, el agua llena sus pequeños agujeros que, a su vez, concentran la energía solar, evaporando rápidamente el líquido que se encuentra en ellos. Un proceso de evaporación que desaliniza y esteriliza el agua. "Esto crea vapor de agua a una baja concentración de energía solar. "Por tanto, no hacen falta sistemas ópticos caros para concentrar energía solar", concluye Ghasemi.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios