“Mi año como lesbiana”: un experimento con la sexualidad
  1. Alma, Corazón, Vida
CON SUS VIVENCIAS ESCRIBIÓ UN LIBRO

“Mi año como lesbiana”: un experimento con la sexualidad

Una escritora australiana, tras una serie de carambolas se ha lanzado a probar esta experiencia durante doce meses y ha creado polémica entre varios colectivos

placeholder Foto: El libro Lesbian For a Year cuenta cómo es cambiar de orientación sexual durante un año. (iStock)
El libro Lesbian For a Year cuenta cómo es cambiar de orientación sexual durante un año. (iStock)

Despertarse después de una noche de fiesta… yencontrarse en tu cama a una persona de tu mismo sexo. Este parece el comienzo de cualquier comedia americana que cuenta la historia de una heterosexual tras una salvaje velada en la ‘Gran Manzana’.

Pero nada más lejos de la realidad. Esto es lo que le ocurrió aBrooke Hemphill. Esta joven australiana que tras esta experiencia tan sorprendente, pasó por otrasque le llevaron a convertirse en lesbiana durante un año y plasmar esos 12 meses en un libro: Lesbian for a Year (Afrim Press).

Escribir un libro así, para una persona heterosexual, es de todo menos habitual, pero las circunstancias que estaba viviendo Hemphill tampoco eran de lo más corrientes. Tras esta aventura de una noche, la australiana obtuvo una oferta de trabajo para grabar el capítulo piloto de una serie basada en un grupo de mujeres homosexuales. Pero la pasión también se extendió fuera de la pantalla y Hemphill comenzó una relación con una compañera de grabación que se caracterizaba, según declaracionesde la propia Hemphill en el Daily Telegraph, por llevar a otras mujeres a su bando.

Esta relación duró seis meses y durante este periodo de tiempo comenzó a preguntarse muy seriamente sobre su sexualidad: “¿Acaso soy lesbiana?, ¿soy bisexual?,¿Y si sigo siendo hetero? En realidad no era más que una buena chica pasando una nueva fase de exploración”, comenta la autora australiana.

La relación acabó y ella siguió con su experimentación, al menos durante otros seis meses más hasta llegar al año y publicar este libro. Tras este periodo de prueba en su vida personal y sexual, la autora cree que no es necesario poner una etiqueta a su sexualidad, pero si hay una que es más apropiada esa sería la de bisexual, ya queafirma sentirse más atraída por una personalidad que por un género. La autora terminó el libro en una relación con un hombre yparece que por el momento no ve claro el volver a estar con una mujer, aunque señala que quién sabe qué pasará dentro de 10 o 15 años.

Un libro polémico

La comercialización de un escrito con un título tan provocativo siempre va a levantar expectación y alguna ampolla(lesbiana durante un año). Está claro que el contenido de este libro no va a ser del agrado de los sectores más tradicionales, pero tampoco ha gustado en el colectivo de gais, lesbianas, bisexuales y transexuales (LGBT). Dentro del LGBT consideran que un título así frivoliza con la sexualidad, al dar a entender que esta es una elección como cualquier otra y que no puede sentirse lesbiana ‘a tiempo parcial’.

Las críticas más feroces han llegado mediante redes sociales. La periodistaMarcie Blanco,reconocida homsexual, colgó un agresivo tuit hacia Hemphill. Esta no fue la única respuesta de este estilo, durante las horas siguientes decenas de usuarios de la plataforma del pajarito respondieron agresivamente a la autora del libro.

Hemphill no ha querido huir de la polémica, ya queentiende, en parte, la crítica y reconoce que puede ser provocativa, pero ha lamentado enMSNque las críticas fueran tan insultantes. Ellaafirma no querer ofender a nadie, pues tan solo buscabaun título con gancho. De hecho, la autora cree que su texto puede servir como hilo conductor de cara a un debate sobre la sexualidad. Su idea es clara: considera que su experiencia puede servir para que muchas personas se abran, se sea más tolerante y pueda hablarse con más normalidad de la sexualidad.

Tras el aluvión de críticas, la escritora australiana ha querido señalar que este no fue un proceso que se inició de la noche a la mañana, sino que ella se encontraba en un periodo lleno de dudas y fueron transcurriendo una serie de sucesos que la llevaron a afrontar nuevoscambios en su vida y tomar esa decisión tan discutida.

Hay que reconocer que los experimentos con la sexualidad no son solo cosa de Hemphill, el artista ruso Mischa Badasyan se ha propuesto mantener sexo durante un año con 365 hombres diferentes, cada día con uno. La realidad es que en la actualidad la sexualidad es un tema recurrente en todo tipo de conversaciones e investigaciones. El ejemplo más claro de ello es un estudio del Instituto Kinsey de la Universidad de Indiana en el que se ha tratado de desentrañar la facilidad que se tiene para llegar al clímax, dependiendo del sexo y la orientación sexual. En definitiva, todas estas publicaciones tratan de ahondar en un tema que durante muchos años ha sido tabú y que nunca se trataba en público.

Sexualidad Vida Sexo Mujer Homosexualidad Noadex
El redactor recomienda