10 fenómenos (que llegarás a ver) y que van a transformar el mundo por completo
  1. Alma, Corazón, Vida
RETOS Y AMENAZAS A CORTO PLAZO

10 fenómenos (que llegarás a ver) y que van a transformar el mundo por completo

La rapidez con la que se desarrollan y asimilan los cambios disruptivos ha provocado transformaciones de gran calado que todos podremos experimentar

placeholder Foto: Una impresora 3D expuesta en la última edición de la Feria "Rapid.Tech", celebrada el pasado mes de mayo en Alemania. (EFE)
Una impresora 3D expuesta en la última edición de la Feria "Rapid.Tech", celebrada el pasado mes de mayo en Alemania. (EFE)

La evolución de la humanidad asienta sus raíces, principalmente, en los avances científicos, tan disruptivos en las últimas décadas que han provocado cambios paradigmáticos en campos tan diversos como el mundo laboral, las relaciones personales o la salud. En el plano demográfico, la tendencia es hacia un freno del crecimiento poblacional, pero también hacia un aumento de la esperanza de vida que no sólo nos hará presenciar sorprendentes hitos en la historia de la humanidad, sino que nos obligará a replantear los modos primarios de organización humana.

La rapidez con la que se desarrollan y asimilan estos cambios sociales es exponencial, y al contrario de lo que le pasaba a los científicos obsesionados hacer predicciones de futuro, no serán las siguientes generaciones quienes las experimenten, sino las actuales. Así lo reconoce el especialista en ciencia y tecnología Alan Boyle, para quien el mundo cambiará radicalmente en unos pocos años. Una afirmación que sustenta en los siguientes fenómenos sociales que muchos de los que leen estas líneas podrán ver con sus propios ojos.

El aumento de la población mundial se ha disparado en las últimas décadas a un ritmo cada vez mayor. Si el número de habitantes aumentó por diez en los últimos tres siglos, sólo se necesitaron doce años para pasar de los 6.000 millones a los 7.000 estimados por la ONU. Posiblemente, los 8.000 se alcanzarán en los próximos diez años y, como sugieren cada vez más demógrafos, quizás sea este el pico, a partir del cual volverá a descender. Un pico que podría producirse en 2100 o, incluso, en 2050.

Esta segunda hipótesis ha sido lanzada por un grupo de investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid y de la Universidad CEU San Pablo. Según sus conclusiones, publicadas el pasado año en Simulation: Transactions of the Society for Modeling and Simulation International, y a las que han llegado aplicando un complejo modelo matemático, la población alcanzará los 8.000 millones en 2050, para posteriormente descender a los 6,2 a finales de siglo. En todo caso, el número de habitantes se estabilizará en el futuro.

Los países de Europa del Este, sobre todo Rusia, serán los que más habitantes pierdan, viviendo así lo que se conoce como ‘invierno demográfico’. Una contención demográfica que se producirá en todos los continentes menos en África.

“La primera persona que logrará vivir hasta los 150 años, probablemente, ya ha nacido”. Esta famosa afirmación del experto británico en envejecimiento Aubrey Gray se sostiene sobre la base de la convergencia de los avances tecnológicos y la medicina preventiva. La función de los radicales libres para autorreparar los daños celulares en el organismo son la otra pata de la teoría de Gray.

El aumento de la esperanza de vida implica una serie de desafíos demográficos que precisan de la implantación de medidas urgentes. En España se calcula que en poco más de una década el porcentaje de mayores de 65 años se acercará al 21% y llegará al 32,6% en 2050, lo que se traduce en 10,3 y 16,8 millones de jubilados, respectivamente. La esperanza de vida también aumentará, de tal modo que en 2025 habrá un 6,1% de españoles con más de 80 años (tres millones) y en 2050 representarán el 11,6% de la población total (casi seis millones), según los datos de la ONU, puesto que las previsiones del INE se limitan al año 2020.

Unos datos que obligan a reaccionar para cambiar el modo de organización en una sociedad con estas problemáticas. Y es que el actual sistema de pensiones se muestra insostenible a corto y medio plazo, así como el sanitario y casi todos los pilares del estado de bienestar.

La directora del consejo de la Salud del Reino Unido, Sally Davies, ya alertó en varios informes públicos sobre la “catastrófica amenaza” para la humanidad que implica la cada vez más extendida resistencia genética a los medicamentos antibióticos. El pasado mes de marzo firmó un estudio en el que comparaba las consecuencias económicas y los riesgos para la salud a medio plazo con el terrorismo bacteriológico y el cambio climático.

El pasado año fallecieron 5.000 británicos por infecciones hospitalarias, aunque sólo la mitad fueron causadas por bacterias resistentes a los medicamentos. La Food and Environment Reporting Network eleva esta cantidad a 23.000 personas.

Una amenaza para la que ya están desarrollándose alternativas. Algunas de ellas pasan por luchar contra las infecciones bacterianas mediante otras infecciones virales, así como mediante los nanomedicamentos o la prevención para reducir la necesidad de antibióticos.

En los últimos meses se han presentado varios tratamientos médicos, todavía en fase experimental, como una única vacuna que puede prevenir la infección causada por el VIH o un fármaco capaz de combatir la metástasis. Si en apenas una generación el sida surgió de la nada y se extendió como una lacra, afectando a millones de personas en todo el mundo, los científicos están cada vez más cerca de erradicarlo y convertirlo en una enfermedad del pasado para la próxima generación. Los recientes avances en torno a la lucha contra el cáncer también arrojan optimismo en este sentido.

Una cuarta parte de 4.000 especies de mamíferos estarán en peligro de extinción en los próximos 30 años, según apunta Boyle. Algunos de los científicos que defienden esta hipótesis apuntan que estamos viviendo un período de extinción masiva, como el que acabó con los dinosaurios. Y es que en un cuarto de siglo podríamos ver un mundo sin elefantes, rinocerontes o leones. Los gorilas también se enfrentan a la extinción, ya que son cazados por su carne y sus hábitats son destruidos por las operaciones madereras y mineras.

La circulación de dinero físico se ha ido desvaneciendo en los últimos años. Las tarjetas de crédito desplazaron los billetes de nuestro monedero, y los smartphones están intensificando esta tendencia aún más. El advenimiento de un mundo en el que no exista el dinero en efectivo está claro tanto por la comodidad, y la costumbre, como por el ahorro económico que supondría, pues el coste del mantenimiento de las divisas supone el 1,5% del PIB de un país.

En 2008, EEUU gastó 848 millones de dólares en acuñar monedas y utilizó decenas de miles de toneladas de metal en el proceso. En total, el mantenimiento de efectivo le cuesta a la economía norteamericana 200.000 millones de dólares, más de lo que el Reino Unido gasta en atención sanitaria. Además, el aumento de la seguridad, evitando robos y atracos, es otro de los beneficios de que se ponga fin al uso de dinero en efectivo.

Aunque los expertos todavía le auguran al menos una década al silicio como material para construir circuitos y ordenadores, también hay consenso sobre lo cerca que se está de sus límites físicos. La gigante informática IBM ha mostrado su interés en los nanotubos de carbono como solución, y los investigadores de Stanford ya han hecho un pequeño circuito para demostrar la viabilidad de esta tecnología. Los nanotubos son más pequeños, más ligeros y más rápidos que el silicio, por lo que podrían permitir que la potencia de cálculo siga aumentando. La computación cuántica, un avance aún mayor, está cada vez más cerca y puede definir la vanguardia de la tecnología informática en el futuro cercano.

El petróleo es finito y puede que sus reservas pronto se agoten. La compañía petrolera Shell sugiere que el último coche de gasolina podría salir de la línea de producción en 2070. Además, los productores de coches eléctricos podrían acelerar este proceso, imponiendo nuevas tecnologías de producción eléctrica basadas en la fusión nuclear.

El viejo sistema telefónico ha visto declinar su uso de manera drástica. El número de teléfonos fijos en viviendas en EE.UU. está disminuyendo a un ritmo de 700.000 por mes y se redujo de 139 millones a 75 millones entre 2000 y 2008. La tendencia avanza debido a la propagación de la telefonía móvil y la comunicación digital, como señala el autor.

Si la impresora 3D ya ofrece algunas posibilidades impensables hace tan sólo unos años, la impresión 4D, que implica objetos que se ensamblan a sí mismos tras imprimirse, garantizando una creación más compleja, se presenta como una tecnología totalmente disruptiva. Los ingenieros ya están trabajando en un prototipo de nave espacial que se ensambla estando en órbita para construir paneles solares.

El autoensamblaje es la vía más prometedora para la producción masiva de nanoestructuras. Así, por ejemplo, un equipo de químicos de la Universidad de Sheffield en el Reino Unido está trabajando en un pequeño robot, que una vez en el interior del cuerpo humano, localiza y destruye las células cancerosas.

Salud Infecciones Medicina Población Tecnología Petróleo Medicamentos Sida Evolución Genética
El redactor recomienda