POLÉMICA SENTENCIA DE UN JUZGADO BRITÁNICO

El doble rasero judicial: cosas que te permiten si eres hijo de un rico

El hijo del multimillonario Robert Agostinelli fue detenido por saltarse un semáforo y llevar cocaína, pero el juez ha decidido ignorar la posesión de droga

Foto: Un abogado mira su móvil frente a una ventana de los juzgados de Lonndres. (Reuters)
Un abogado mira su móvil frente a una ventana de los juzgados de Lonndres. (Reuters)

La policía británica detuvo a Massimo Agostinelli, un joven italoamericano de 26 años, después de que se saltara un semáforo. Tras el registro descubrieron una papelina de cocaína debajo del asiento del conductor. Para más inri, Agostinelli no tenía carnet de conducir y el coche –un Mercedes negro perteneciente a su novia– no estaba asegurado.

Pero, tras pasar por el juzgado, se marchó a casa tan sólo con sendas multas de 200 libras por las dos infracciones de tráfico. Ni hablar de posesión de drogas. ¿Por qué? Como insinúa ya la prensa inglesa, por su condición de hijo de multimillonario. Y es que el joven Agostinelli es hijo del banquero Robert Agostinelli, uno de los hombres más ricos de Reino Unido (en concreto, el 124 más rico, según la lista del Sunday Times), conocido también en nuestro pais por su relación con José María Aznar

Un estudiante que sobrevive con una modesta ayuda

Durante el juicio celebrado ayer la fiscalía explicó que, tras la detención, Agostinelli se sometió a un control de drogas, en el que dio negativo, y explicó a la policía que él no consumía, y la cocaína debía ser de algún otro pasajero “degenerado”, al que no quiso poner nombre. “Prefiero no declarar, no quiero involucrar a nadie más en este momento”, le contó a la policía. “No las usa muy a menudo”.

Robert Agostinelli
Robert Agostinelli

El joven explicó al juez que estaba asustado, que no era un criminal y que no tenía nada que ver con el mundo de las drogas. Su abogado, Mark Haslam, aseguró que el cargo por posesión de drogas iba a tener serias consecuencias para su defendido, un estudiante que sobrevive gracias a una modesta ayuda de su familia: “Su posición financiera es la de cualquier estudiante, que vive de lo que le da su familia, que además está pasando por dificultades. Viven en EEUU, incluyendo su abuela, que está muriendo de cáncer”.

Agostinelli reconoció las infracciones de tráfico, pero insistió en que no tenía nada que ver con la cocaína. Y el juez del distrito, Quentin Purdy, le dio la razón: “Estoy dispuesto a admitir la posesión de las drogas en el sentido más técnico, no como un usuario o drogadicto y, desde luego, no con intención de traficar. Aunque se trata de una disposición inusual, no voy a sancionar específicamente la posesión de drogas”.   

¿Es la justicia igual para todos?

Más allá de que la sentencia en el caso de Agostinelli sea o no justa, el caso ha vuelto a reavivar el eterno debate sobre la desigualdad en la justicia. ¿Se habría ido de rositas cualquier otro ciudadano al que hubieran detenido con droga en el coche?

El caso del joven heredero recuerda a un proceso similar, aunque mucho más grave, celebrado el pasado diciembre en Estados Unidos. Ethan Couch, un joven estadounidense de 16 años, fue exculpado del homicidio imprudente de cuatro personas a las que mató en un accidente de tráfico que provocó estando ebrio. El juez decidió absolver al adolescente alegando su falta de autocontrol y nula disciplina debido a su “educación permisiva”.

Para las familias de las víctimas del accidente en la decisión del juez tuvo un importante papel la condición socioeconómica del joven. “El dinero es lo que ha prevalecido en la decisión porque si se hubiese tratado de cualquier otro joven la sentencia habría sido distinta”, espetó a los medios un padre que perdió a sus dos hijas y a su mujer en el accidente.

Aunque los comportamientos impulsivos predominen tanto en las familias de clase baja como media o alta, los recursos y el acceso a los bienes materiales, como en este caso los coches, hacen que la falta de autocontrol se convierta en un mayor problema para los más pudientes. Pero, ¿les exime esto de responsabilidad? Estas dos sentencias parecen sugerir que sí. 

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios