"HACES COMO SI TODO ESTUVIERA BIEN"

Cuando el adulterio se vuelve rutinario: así se vive en un matrimonio polígamo

Se calcula que 40.000 ciudadanos del estado de Utah en EEUU viven en régimen de poligamia. Y para muchas mujeres la poligamia es una obligación

Foto: Kody Brown junto a sus cuatro mujeres, protagonistas del 'reality' Sister Wives. (TLC)
Kody Brown junto a sus cuatro mujeres, protagonistas del 'reality' Sister Wives. (TLC)

La británica Marion Munn llegó al estado de Utah hace casi dos décadas. Durante 18 años fue integrante de una secta mormona fundamentalista, cuyos miembros pratican la poligamia. Ahora, clama en una entrevista con AFP contra la legalización de facto de esta práctica, que dictó en diciembre un tribunal estadounidense: “Sólo puedo explicar mi experiencia de una forma: es como vivir con el adulterio de forma rutinaria, con las amantes de tu marido en casa. Además, tienes que sonreir y hacer como que todo está bien, porque esto también es parte de la cultura”.

En su opinión, cuando formas parte de uno de estos grupos fundamentalistas, la poligamia es una obligación: “No tienes mucho que elegir. Las escrituras mormonas enseñan a las mujeres que, si no consienten vivir en poligamia, Dios las va a destrozar. Yo no quería vivir así, pero me sentí obligada por mi fe”.  

Marion Munn. (Facebook)
Marion Munn. (Facebook)
Aunque los cálculos son confusos, se calcula que 40.000 ciudadanos del estado de Utah, la cuna de los mormones, viven en régimen de poligamia. La práctica es ilegal en todo Estados Unidos desde 1878, cuando el Tribunal Supremo la prohibió de forma unánime en todo el territorio federal, pero muchos fundamentalistas religiosos siguen practicándola. 

Su ilegalización provocó un gran revuelo entre los mormones. En 1890 la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días decidió abandonar oficialmente la práctica, pero los grupos más conservadores no aceptaron la prohibición y hubo un importante cisma. Desde entonces, hay una docena de fracciones fundamentalistas que siguen promoviendo la poligamia, pese a que está penada con hasta cinco años de cárcel.

Para continuar practicando la poligamia estos grupos realizan una suerte de fraude legal: de cara al registro civil el marido está casado únicamente con una de sus mujeres, el resto –las sister wives, como se conoce a las esposas polígomas–, sencillamente, viven en la misma casa. Esta cohabitación está también perseguida, pero los matrimonios polígamos viven en una suerte de limbo legal: mientras no haya problemas, se les tolera. Pero claro, esto no incluye el exhibicionismo.

Una familia polígama de Utah bendice la mesa antes de cenar. (Reuters)
Una familia polígama de Utah bendice la mesa antes de cenar. (Reuters)

Un reality para la polémica

La problemática de la poligamia en EEUU había permanecido soterrada hasta 2010, cuando la cadena de televisión TLC empezó a emitir el programa Sister Wives, un reality en el que una familia polígama, formada por el patriarca Kody Brown, sus cuatro mujeres y sus 17 hijos, muestra su día a día. En el transcurso del programa la familia tuvo que mudarse de Utah a Nevada, debido a que Brown se enfrentaba a un proceso legal en aquel estado donde, paradójicamente, las leyes contra la cohabitación son más estrictas que en ningún otro territorio.

Lo que en el fondo es una ampliación de un derecho civil, la legalización de la cohabitación, sirve a su vez para permitir un tipo de uniones que muchos consideran denigrantesEl protagonista de Sister Wives ha insistido siempre en que su matrimonio es legal, pues sólo está casado con una de sus mujeres. Con el resto mantiene un “vínculo espiritual” consentido (que incluye, eso sí, un completo calendario de encuentros sexuales). Cuando empezó a ser instigado por las autoridades de Utah, Brown, con el respaldo mediático que da la televisión, denunció que las leyes de su estado discriminaban a su confesión religiosa. El pasado diciembre llegó el veredicto.

El juez federal Clark Waddoups anunció que la ley que prohíbe la cohabitación en Utah va en contra de la primera enmienda de la Constitución de los Estados Unidos. Desde entonces, aunque la poligamia sigue siendo ilegal en todo EEUU, la cohabitación deberá ser respetada.

Se trata de una extraña paradoja. Hasta ahora en el estado de los mormones era ilegal que dos personas vivieran juntas si una de ellas se encontraba casada con otra pero, gracias a la presión de los fundamentalistas defensores de la poligamia, dejará de serlo. Lo que en el fondo es una ampliación de un derecho civil, sirve a su vez para permitir un tipo de uniones que muchos consideran denigrantes y poco acordes con los nuevos tiempos.

¿Puede un matrimonio polígamo ser justo?

Tras la decisión judicial que permite la cohabitación, en EEUU se ha abierto un intenso debate entre detractores y defensores de la poligamia. Para unos es una expresión religiosa más, que debe ser respetada, para otros se trata de una institución que da cobertura a todo tipo de tropelías y agresiones sexuales.

Warren Jeffs en el transcurso de uno de sus juicios, en 2007. (Reuters)
Warren Jeffs en el transcurso de uno de sus juicios, en 2007. (Reuters)
En 2011, el líder de la Iglesia Fundamentalista de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, Warren Jeffs, fue apresado por haber mantenido relaciones sexuales con dos niñas de 12 y 15 años. No era la primera vez y Jeffs está decididó a que no sea la última. Estas dos jóvenes eran sus mujeres y, como declaró ante el juzgado, piensa seguir contrayendo matrimonio con las esposas que quiera, sin importar la edad.

La realidad que se ve en el reality protagonizado por el polimatrimonio Brown es muy distinta. En él se muestra a una familia que, pese a contar con varias madres y esposas, tiene conflictos convencionales. Aunque hay riñas y celos, Brown trata a sus mujeres con aparente respeto, y no parece que su convivencia sea especialmente problemática. Pero ¿qué hay de cierto en esta imagen idílica de la familia poligámica?

Este año los esposos polígamos de Utah celebran que sus familias pueden salir de la clandestinidad, pero puede que sus mujeres no estén tan contentas. 

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios