Los siete errores básicos que cometemos cuando hablamos francés
  1. Alma, Corazón, Vida
aprender la lengua gala, de moda

Los siete errores básicos que cometemos cuando hablamos francés

No son pocos los fallos que cometemos cuando pretendemos hablar francés. Algunos de ellos, muy comnes, debemos tratar de evitarlos a toda costa

placeholder Foto: Las terrazas son uno de los emblemas de París, pero para tomar algo tendrán que entenderte. (Corbis)
Las terrazas son uno de los emblemas de París, pero para tomar algo tendrán que entenderte. (Corbis)

Hemos hablado en numerosas ocasiones de los errores que cometemos al hablar español, que no son pocos. También nos hemos referido a la lengua inglesa en algunas ocasiones y es que, aunque no lo parezca, los españoles tuvimos que aprender inglés un día para entender a Los Beatles, a Edgar Allan Poe y a Ana Botella. Sin embargo, la cosa no terminó ahí. La crisis se agrava, el trabajo se acaba y nos vemos obligados a ampliar nuestros horizontes de modo que, cada vez más, nos afanamos también con el francés.

No son pocos los fallos que cometemos al hablar la lengua gala. Algunos de ellos son muy básicos y debemos intentar evitarlos a toda costa:

1. La obligación consta de ne…pas

De las dos partes que tiene la negación francesa solemos olvidar la segunda, el pas, por analogía con el español. Sustituimos nuestro no por su ne y nos quedamos tan a gusto. Sin embargo, de olvidar alguna de las dos partes deberíamos olvidar la primera, que los franceses suprimen normalmente en la lengua hablada.

2. Beaucoup, peu, assez… siempre van seguidos de la preposición de

En español los determinantes acompañan al nombre en yuxtaposición. Decimos: muchas cosas o pocos niños. En francés, sin embargo, es necesario intercalar la preposición de: beaucoup de choses, peu d’enfants. Una vez más, debemos evitar hacer una copia literal de la gramática española. Aunque ambas lenguas sean latinas, en muchos casos atienden a reglas gramaticales diferentes.

3. La forma verbal aller + infinitivo prescinde de la preposición a que necesita en español

En español decimos voy a correr, voy a ver, voy a comer, y tenemos tan incrustada esa forma verbal compuesta en nuestra mente, quizá por su elevada frecuencia, que tendemos a reproducirla en francés. Pero debemos poner atención, porque la preposición se omite en la construcción francesa: je vais courir, je vais voir, je vais manger.

4. Meilleur es el comparativo adjetival y mieux el comparativo adverbial

En español, el comparativo de bueno/a (adjetivo) y el de bien (adverbio) coinciden en su forma: mejor. No sucede así en francés, donde el comparativo de bon/ne es meilleur y el comparativo de bien es mieux. Es un error típico de los hispanoparlantes la confusión de ambos.

5. El empleo de à cause de y pour

En algunos infrecuentes casos puede ser correcto, pero es mejor evitar el uso de pour para evitar la causa (como haríamos en español) y reservarlo para expresar el objetivo. La expresión de la causa en francés se lleva a cabo con las construcciones siguientes: à cause de + sustantivo, grâce à + sustantivo, parce que + verbo.

6. El auxiliar être y avoir

En castellano sólo poseemos un verbo auxiliar para formar los tiempos compuestos, haber. Decimos he comido, había subido, habrá llegado. Esto no fue siempre así, y en otros tiempos la lengua también empleaba el verbo ser como auxiliar de una serie de verbo. Dicha distinción sigue vigente en francés, donde decimos j’ai mangé (literalmente: he comido) pero je suis venue (literalmente: soy venida, con verbo auxiliar être y la concordancia del participio). Es una diferencia fundamental que no podemos olvidar para hablar un francés totalmente básico.

7. Los verbos pronominales no son los mismos en francés y en español

Con frecuencia creemos que los verbos que son pronominales en español lo han de ser también en francés, pero esta correlación no es exacta. Hay cuatro errores de verbos muy comunes que no coinciden en su condición de pronominales que son especialmente frecuentes:

Me he divorciado J’ai divorcé

Me he mudado J’ai déménagé

Descanso Je me repose

Aparco Je me gare

Como observamos en todos los ejemplos mencionados (que sólo constituyen una parte muy significativa de los errores que tendemos a cometer en francés), todos los fallos provienen de intentar calcar la estructura gramatical española. Así, conviene darse cuenta de que, aunque sean lenguas hermanas, el francés y el español no son lenguas idénticas, y no es suficiente con ponerle un acento agudo a todas las palabras para hablar con corrección el idioma del país vecino.

Empleo Crisis Idiomas Noticias de Francia
El redactor recomienda