Qué ocurre cuando muchas treintañeras se reúnen para hablar de amor (y contarlo)
  1. Alma, Corazón, Vida
IV CONGRESO DE NOVELA ERÓTICA

Qué ocurre cuando muchas treintañeras se reúnen para hablar de amor (y contarlo)

El 8 de febrero tuvo lugar la cuarta edición de los encuentros RA, es decir, de novela romántica adulta, este tipo de publicaciones son más abundantes

Foto: La mayor parte de las aficionadas a la literatura erótica supera la treintena. (Corbis)
La mayor parte de las aficionadas a la literatura erótica supera la treintena. (Corbis)

Eran, casi en su totalidad, mujeres que superaban la treintena. Casi todas lucían en el escote una chapita en la que se podía ver la frase “Yo leo RA”, y muchas de ellas lucían bajo el brazodos novelas eróticas que regalaban en la entrada, Lecciones de seducción (Cisne Debolsillo, 2001), de Emma Wildes y Un amor inesperado (Nowevolution, 2012), de Olga Salar. Además, había de regalo un libro titulado, por una cara, 365 formas de ponerla a cien y, por la otra, 365 formas de ponerlo a cien (Ediciones B, 2010). Consejos para que hombres y mujeres aprendan a excitar a sus parejas, breve y sutilmente explicados (“Lames repetidamente su botón de la alegría”, “sorbes suavemente su perla más bella” o bien “agárrate el taladro con la mano y menéalo junto a su tierno orificio”). Los pequeños apuntes están ilustrados con diferentes fotografías explicativas.

Era la cuarta edición de los encuentros RA, es decir, de novela romántica adulta, que tuvo lugar el pasado fin de semana en el Hotel Praga, en Marqués de Vadillo. La sala estaba totalmente llena, y no es de extrañar, ya que este tipo de publicaciones son cada vez más numerosas y tienen más éxito en el mercado editorial actual en España.

Las ventas son una pasada: chicas, la unión hace la fuerza

Había un ambiente relajado y amistoso –el público era ruidoso, reía, hablaba y no dudaba a la hora de comentar o interrumpir– y las mujeres parecían ser viejas amigas que habían logrado organizar un congreso cada vez más sólido. La primera edición se celebró hace cuatro años en un bar heavy y con muy pocos asistentes, explicó Megan Maxwell.Casi un lustro después, estaban muy contentas de haber logrado reunir un mayor número de asistentes en un lugar más apropiado.

“Es un placer ver tanta gente, tantas caras conocidas”, expresó con alegría Maxwell al aparecer en el estrado, quien celebró también el estado del género. “La novela romántica ha sido durante mucho tiempo considerada de cuarta categoría pero gracias a Dios, esto ha cambiado”, decía Maxwell, que se ufanaba de que “todas las que estamos aquí lo defendemos” (refiriéndose a la justa valoración que debe darse a este tipo de novelas). Además, señaló cómo las lectoras del estilo son constantes y voraces. Un dependiente de una librería le contaba que era el género más vendido: “Las que compran literatura de esa que te deja la cabeza espesa se llevan sólo un libro, pero vosotras os lleváis cuatro o cinco.Las ventas son una pasada: chicas, la unión hace la fuerza”.

Jodi ellen malpas también participó en el congreso.

El concepto de novela erótica

Mientras los teóricos de la literatura se parten la cabeza discutiendo acerca de qué es un género literario y cómo podemos definirlo, las escritoras de novela erótica parecen tenerlo muy claro.

En esos términos habló Teresa, editora de Kiwi Ediciones y la creadora del Premio ‘Kiwi RA’. A raíz de éste último, declaró: “Llegaron cosas buenas, pero no encajaban en la novela romántica: era ficción”. ¿Debemos entender, pues, que la novela romántica no es ficción? Afirmó también que la editorial iba a abrirse a nuevos géneros, como “la novela femenina, sentimental, romántica…” con el fin de llegar a un público mayor y albergar, también, a un mayor número de escritores. Teresa constataba el auge que está viviendo este tipo de novela: “Recibimos muchísimos manuscritos, pero no podemos leer 100 manuscritos en un año, por eso creamos el premio”.

Parece que la novela romántica que, efectivamente, goza de una gran popularidad, va por un cauce propio

La abundancia de demanda, pero también de escritores que se apuntan a la moda de la novela erótica, parece estar creando un pequeño mundo sólido de encuentros, premios e intercambios que, además, tiene en internet un gran apoyo. La escritora Olga Salar, por ejemplo, comenzó con un blog –“Diario de una lunática”– y afirma que “el hecho de que ya se te conozca te abre muchas puertas”.

También online es la Revista Romántica, fundada por Loli Díaz, y que es, según ella, la única acerca de este tema: “Faltaba un lugar que reuniera todos los datos en un mismo formato, y creamos la revista”, explica.

Por último, cabe destacar la importancia de las reseñas, que sirven para criticar las novelas y contribuyen a su popularidad. Ilu Vilchez, directora de marketing de Ediciones B y editora de B de Books, comenta que “la editorial publica todas las reseñas. Lo importante es que la reseña sea veraz, la veracidad”, y ese resbaladizo concepto de veracidad tampoco parece concordar con los términos con los que se habla en el mundo académico literario.

Parece que la novela romántica que, efectivamente, goza de una gran popularidad, va por un cauce propio y no se engloba en las publicaciones literarias en general, que no por el público al que se dirigen ni por la temática de sus contenidos. No obstante, en esa particular vía por la que avanza la novela romántica, lo hace a gran velocidad, como probó el congreso al que nos hemos referido.

Sexo Novela Literatura erótica Literatura
El redactor recomienda