“Cambié mi nombre a 'Sexy' porque llevo todo el rato ropa de Victoria's Secret”
  1. Alma, Corazón, Vida
EL LOCO MUNDO DE LOS REGISTROS CIVILES

“Cambié mi nombre a 'Sexy' porque llevo todo el rato ropa de Victoria's Secret”

Sheila Crabtree, que así se llamaba esta madre de dos hijos, estaba cansada del nombre que le dieron sus padres, y ha encontrado uno muchísimo mejor

placeholder Foto: Sexy Crabtree. (S. Crabtree)
Sexy Crabtree. (S. Crabtree)

En un capítulo de los Simpsons, Homer decide cambiar su nombre por el deMax Powery sugierea su mujer que useel dePechitos McTetis. Como es habitual en las series de animación, en el capítulo siguiente Homer ha recuperado su verdadero nombre, peroen la vida real hay quien tiene ocurrencias semejantesy no dn marcha atrás.

En España los ciudadanos pueden cambiar su nombre en cualquier momento, peroéste tiene que cumplir una serie de requisitos, los mismos que limitan los nombres que un padre puede poner a su hijo: no puede perjudicar objetivamente a la persona (ser deshonrosos o humillantes), la identificación no puede ser confusa y no puede ser igual que el de un hermano.

Perono en todas partes está limitado el uso de los nombres.En el estado mexicano de Sonora acaban de legislar al respecto, para acabar con el acoso que sufren numerosos niños de la localidad cuyos padres se pasaron de graciosos. Hay padres mexicanos que han intentado registrar a sus hijos con nombres como, Cheyenne, Circuncisión, Escroto, Fulanito, Anivdelarev, Hurraca, Aguinaldo…

La nueva Ley del Registro Civil del estado prohíbe registrar a los infantes con nombres denigrantes o artísticos. Y la dirección ha recibido unas directrices para impedir que se registren nombres concretos que, con anterioridad, se validaron en sus oficinas: Rambo, Yahoo, Juan Calzón, Elma María, Espericueta, Michelin, Waippy, Xahydylw, Pitágoras, Sol de Sonora, Virgen María, Sonora Querida, Virgencita, Pecho, Neil Armstrong, Rosa y Cela, Jesucristo, Jehova, Shakira y Wisin & Yandel.

Algo similar ha ocurrido en Nueva Zelanda, donde el registro civil se vió obligado a publicar una lista de nombres prohibidos, que trataron de ponerse sus ciudadanos.A partir de ahora los niños neozelandeses nopodrán llevar los nombres Mesías,Lucifer, Hitler, Mr, Juezo Justiciani otros 96 más que figuran en la normativa. Lo llamativo de esta legislación es que, como toda norma, aparece porque hay padres que han intentando registrar a sus hijos con este tipo de nombres. En concreto,tres familias intentaron inscribir a su hijo con el nombre de"Lucifer", pero no lo lograron. Otros tuvieron más "suerte", como los padres que lograron llamar a su hijo"La Parada de Autobús Número 16".

Desde ahora podéis llamarme 'Sexy'

En EEUU los cambios de nombre también tienen ciertas restricciones, pero, en la cuna del liberalismo, es relativamente sencillo lucir un apelativo extravagante.Según ha informado el diario Columbus Dispatch, una mujer estadounidense ha pedido cambiar su nombre de pila, Sheila, por el no tan discreto Sexy, y ha logrado que un juez apruebe su petición.

Sheila Crabtree, que así se llamaba esta madre de dos hijos, estaba cansada del nombre que le dieron sus padres. Sheila, asegura, es “verdaderamente feo”. Lo odiaba y creía que Sexy iba a serun nombre mucho más apropiado, ya que lleva lencería de Victoria´s Secret todo el tiempo.

Crabtree acudió al juzgado de Licking County, en el estado de Ohio, y pagó los 87 dólares que cuestan las tasas para cambiar de nombre. Pero no lo tuvo fácil. Según el diario local, el juez que decide sobre los cambios de nombre en la localidad, Robert Hoover, ya había revocado peticiones similares en otras ocasiones. En concreto, denegó la petición de un hombre que quería llamarse Tasmanian Devil (aunque permitió que se cambiara el nombre de pila por “Taz”) y la de una mujer que apareció en el juzgado acaballo y vestida con un albornoz que quería llamarse Jesus Christ Lord & Savior. “Lo denegué porque, ciertamente, no parecía en pleno uso de sus facultades mentales”, ha reconocido el juez al periódico.

Ya que el juez podría haber denegado su nuevo nombre, Crabtee tenía preparado uno alternativo, “Sparkle”. Pero no hubo falta acuidar al plan B.Desde ayer se llama Sexy. Y está muy contenta. “Mis amigos, mi familia, y toda la gente que me importa, han sido muy positivos”, ha explicado al rotativo New York Daily News. “Incluso antes de que lograra cambiar oficialmente el nombre empezaron a llamarme Sexy. Todo ha salido genial y no puedo ser más feliz”.

El redactor recomienda