LA POLÉMICA DEL DESDOBLAMIENTO GENÉRICO

¿Es Lesmes sexista? Según la RAE, no; según el Poder Judicial, sí

Tres magistradas del Alto Tribunal han denunciado el lenguaje sexista del presidente del CGPJ. Pero, ¿tienen razón al quejarse de su uso de la lengua?

Foto: El nuevo presidente del CGPJ no ha comenzado con buen pie su andadura. (Efe)
El nuevo presidente del CGPJ no ha comenzado con buen pie su andadura. (Efe)

Como ha publicado El Confidencial este miércoles, tres magistradas del Alto Tribunal han dirigido una carta al nuevo presidente del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, acusándole de utilizar un lenguaje sexista. Lesmes envió una misiva a la magistratura en la que comenzaba con un “queridos compañeros”, y que utilizaba el género masculino en el resto de la misiva para referirse a ambos sexos.

Las magistradas, Celsa Picó, Isabel Perelló y Margarita Robles, expresaban en su carta que “a la vista del lenguaje en ella utilizado, o bien sólo se dirige a los hombres magistrados, con exclusión de las mujeres que también lo somos, o bien no tiene en cuenta lo dispuesto en el artículo 14 de la Ley 3/2007, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres”. 

Una vieja controversia

Las denunciantes se amparan en dicho artículo para defender su demanda. Este, que versa sobre la igualdad efectiva entre hombres y mujeres, impulsa en su apartado 14.11 “la implantación de un lenguaje no sexista en el ámbito administrativo y su fomento en la totalidad de las relaciones sociales, culturales y artísticas”. Una prescripción general que ha sido interpretada de manera muy diferente por cada organismo y usuario de la lengua.

El documento del Poder Judicial califica como 'construcción no sexista' este desdoblamiento y alienta su usoEsta recomendación dio lugar a un gran número de guías contra el lenguaje sexista, publicadas a raíz de dicha ley aprobada durante la primera legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero. La Guía de Lenguaje No Sexista de la UNED propone el uso de ambos géneros gramaticales para evitar el sexismo, algo por lo que también abogan guías semejantes de la Universidad de Murcia o la Guía sindical para un uso del lenguaje no sexista. Otras instituciones como la Junta de Andalucía, la Generalitat Valenciana o las universidades de Málaga y Granada siguieron su ejemplo, y publicaron guías semejantes en las que se recomendaba el uso de perífrasis o la utilización de pronombres y determinantes sin marcas de género. Sin embargo, algunas de ellas, como es el caso de la Generalitat Valenciana, aclaran que el desdoblamiento debe emplearse “sólo cuando no encontremos otro recurso, pues recargan y dificultan la lectura”.

El documento del poder judicial Sobre el sexismo en el lenguaje jurídico, realizado por su Comisión de Igualdad, califica como una “construcción no sexista” este desdoblamiento y anima a no emplear de forma habitual el masculino para referirse a ambos sexos.

Esta decisión lingüística ha sido seguida por un gran número de políticos de la izquierda. El propio Zapatero solía comenzar sus mítines con el ya célebre “compañeros y compañeras” que ha sido también adoptado por su sucesor en la secretaría general del partido, Alfredo Pérez Rubalcaba. Pero la Academia no piensa lo mismo.

“No podríamos hablar”

En marzo de 2012, la Real Academia de la Lengua aprobó un informe del académico Ignacio Bosque en el que criticaba sin ambages dichas fórmulas lingüísticas. En dicho texto, el académico defiende que “si se aplicaran las directrices propuestas en las guías de lenguaje no sexista en sus términos más estrictos, no se podría hablar”, y denunciaba que las guías anteriormente citadas raramente se habían realizado con la colaboración de lingüistas. “En ciertos casos, las propuestas de las guías de lenguaje no sexista anulan distinciones o matices que deberían explicar en sus clases de Lengua los profesores de Enseñanza Media, lo que introduce en cierta manera un conflicto de competencias”.

Fundeu recuerda que existe la posibilidad de desdoblar los nombres en dos géneros si fuera necesarioLa RAE ha sido uno de los organismos que más pábulo ha dado contra este tipo de desdoblamiento, que considera que no es necesario. Por ejemplo, según El buen uso del español (Espasa) publicado el pasado otoño, dicho uso está desaconsejado, al mismo tiempo que prohíbe expresamente “soluciones que contravienen las reglas gramaticales” como el uso de la arroba en el caso de construcciones como “los diputad@s”.

Otras instituciones académicas que siguen a la Academia muestran su distancia con dicha interpretación y sugieren que se trata de una decisión que trasciende lo gramatical. Es el caso de la Fundeu BBVA, la Fundación del Español Urgente, que en respuesta a una consulta solicitada por El Confidencial, señala que “todo cuanto podemos decir es que, según la Gramática académica, el masculino tiene valor genérico (se llama, más precisamente, ‘género no marcado’)”.

Sin embargo, la Fundeu recuerda que existe la posibilidad de “desdoblar los nombres en dos géneros si fuera necesario” y concluye recordando que “la fórmula usada, por tanto, depende de criterios personales o los manuales de estilo que se puedan adoptar”. Una vez más, el lenguaje es zona de conflicto (sexual y político). 

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios