Sanidad prohíbe los cigarros electrónicos en colegios, hospitales y transporte público
  1. Alma, Corazón, Vida
LA PRETENSIÓN FINAL ES EQUIPARARLOS AL TABACO

Sanidad prohíbe los cigarros electrónicos en colegios, hospitales y transporte público

La decisión ha sido acordada este miércoles junto a las comunidades autónomas durante la celebración del Consejo Inteterritorial de Salud

Foto: La pretensión del Gobierno es prohibir los cigarrillos electrónicos en todos los espacios cerrados. (Efe)
La pretensión del Gobierno es prohibir los cigarrillos electrónicos en todos los espacios cerrados. (Efe)

El ministerio que dirige Ana Mato prohibirá la utilización de cigarrillos electrónicosen centros educativos, sanitarios, transporte públicoy administraciones públicas, especialmente en las oficinas de atención al público. La decisión ha sido acordada este miércoles junto a las comunidades autónomas durante la celebración del Consejo Inteterritorial de Salud. Mato ha explicado el"objetivo prioritario e irrenunciable” de esta medida es “la protección de los menores".

La iniciativa anunciada este miércolessólo es un primer paso hacia un veto más amplio de estos cigarrillos. La pretensión final del Gobierno es equipararlos al tabaco para aplicarles las mismas restricciones. Una ampliación de la medida que prohibiría el uso del cigarro electrónico en todos los lugares públicos cerrados, para lo que se necesitaría modificar la actual Ley antitabaco o hacerlo por decreto. Estos posibles cambios serán propuestos a los grupos parlamentarios con la mayor brevedad posible, según se ha acordado en el consejo.

La eficacia de los cigarrillos electrónicos como ayuda para dejar de fumar no ha sido demostrada, según el ministerio

El ministerio y las comunidades autónomas comenzarán a trabajar a principios de año para establecer un marco consensuado sobre el uso, distribución y venta de estos dispositivos electrónicos, donde se partirá de la base de las medidas que ya se aplican en Andalucía y Cataluña. La Comunidad Valenciana y Andalucía son sólo partidarias de vetar su uso en los centros sanitarios y educativos, mientras que Cataluña va en la misma línea que Sanidad. Otras comunidades, como Cantabria y Castilla y León, han manifestado su intención de esperar a la propuesta del Gobierno antes de establecer normas específicas a este respecto.

La comunidad científica no encuentra un consenso sobre sus riesgos

Otra de las justificaciones que llevaron al Gobierno a tomar esta decisión es que “la eficacia de los cigarrillos electrónicos como ayuda para dejar de fumar no ha sido demostrada”, según aclararon fuentes ministeriales. Además, los responsables del ministerio tampoco creen que se puedan excluir “losriesgos para la saludasociados al uso o a la exposición del vapor de los cigarrillos electrónicos”.

La Comunidad Valenciana y Andalucía son sólo partidarias de vetar su uso en los centros sanitarios y educativos

La comunidad científica aún no se ha puesto de acuerdo respecto a los efectos para la salud de estos dispositivos. Existen estudios científicos con conclusiones muy dispares, que van desde que los cigarrillos electrónicos causan los mismos daños que un cigarro normal, hasta otros que minimizan enormemente sus riesgoso sus beneficios para dejar de fumar.

El veto a estos dispositivos que se venden en estancos y farmacias fue incluido a última hora en el orden del día del consejo debido a la petición de varias comunidades autónomas, que exigían al Gobierno un posicionamiento claro al respecto. El resto del debate giró en torno al proyecto para regularizar la comercialización de los productos homeopáticos, que actualmente se venden sin control.

La industria homeopáticatiene en el mercado alrededor de 19.000 productosque serán regularizados conforme a los requisitos impuestos por la nueva normativa y hacer frente al pago de las tasas, como es el caso de todos los medicamentos. De este modo, se pretende garantizar al consumidor su derecho de acceso a este mercado en óptimas condiciones.

Salud Sanidad Ana Mato Ley antitabaco Tabaquismo Compañías tabaqueras Medicamentos Administraciones Públicas
El redactor recomienda