UN ESTUDIO ALERTA DE SUS CONSECUENCIAS

La relación entre el peso, la memoria y el consumo de café

El consumo de cafeína durante el embarazo influye directamente en el peso del recién nacido, así como en el desarrollo cerebral y el matabolismo

Foto: La OMS recomienda a las embarazadas no consumir más de 300 gr diarios de cafeína. (Corbis)
La OMS recomienda a las embarazadas no consumir más de 300 gr diarios de cafeína. (Corbis)
Autor
Tiempo de lectura3 min

El consumo de cafeína durante el embarazo en cantidades superiores al máximo recomendado por la OMS (300 mg diarios, que equivalen a unas tres o cuatro tazas de café al día) influye directamente en el peso del recién nacido, así como en el desarrollo cerebral, con unas negativas consecuencias cognitivas que se mantienen en la edad adulta. Estas conclusiones se apuntaron por primera vez en un estudio publicado por la revista científica BMC Medicine el pasado mes de marzo, aunque sin ofrecer una explicación sobre los mecanismos o factores que actúan en esta probada causa-efecto. Ahora, un numeroso grupo internacional de científicos de diferentes laboratorios e instituciones académicas ha conseguido dar con la clave: la molécula A2A.

Esta molécula, denominada receptor de adenosina, juega un papel fundamental en el desarrollo del cerebro de los menores, y necesita “migrar” (o componer) a unas zonas determinadas del cerebro para llevar a cabo sus funciones. La negativa relación entre la cafeína y la A2A se debe al hecho de que la primera provoca una ralentización en la migración cerebral de la segunda, según los resultados del estudio Adenosine Receptor Antagonists Including Caffeine Alter Fetal Brain Development in Mice llevado a cabo en ratones de laboratorio.

La velocidad de recolocación de estas neuronas, para que el rendimiento cognitivo sea el normal se reduce casi a la mitad, lo que significa un retardo de tres días en comparación con el tiempo medio de desplazamiento condiciones normales. Los animales utilizados para el estudio presentaron una serie de desequilibrios metabólicos que se tradujeron generalmente en una intensa hiperactividad cerebral, lo que a su vez podría explicar el repunte de los trastornos por déficit de atención por hiperactividad (TDH), y en una tendencia mayor a sufrir epilepsia.

Patologías prematuras

Los efectos de la exposición prenatal a la cafeína se equiparan así con el de sustancias tóxicas como el alcohol, la nicotina o el cannabis, todas ellas perniciosas para el desarrollo cognitivo de los niños. Sus consecuencias pueden ir desde un desarrollo cerebral tardío hasta la generación de patologías psíquicas, pasando por un cociente intelectual menor a la media. Asimismo, también tiene consecuencias a largo plazo al aumentar el riesgo de desarrollar ciertas patologías cardiovasculares.

Sus consecuencias pueden ir desde un desarrollo cerebral tardío hasta patologías psíquicas y epilepsiaEn lo que respecta al peso corporal del recién nacido, los resultados del estudio establecen una pérdida de entre 21 y 28 gr por cada 100 mg diarios de cafeína consumidos por la madre. Una disminución que no representaría una disfunción grave en el caso de los niños nacidos en condiciones normales, pero sí en los que ya tienen asociados otros problemas o son prematuros. El bajo peso en los recién nacidos está relacionado con diversos problemas metabólicos.

Revisión del consumo máximo recomendado

Los autores del estudio reconocen en las conclusiones las carencias científicas a la hora de extrapolar los resultados del estudio, obtenidos en animales de laboratorio, a los seres humanos debido a las evidentes diferencias genéticas y evolutivas. Para sortear estas limitaciones y demostrar definitivamente sus conclusiones, los investigadores realizarán un estudio retrospectivo para determinar si existe una relación directa entre la exposición prenatal a la cafeína y la epilepsia o el déficit de inteligencia.

Para los autores del estudio, la recomendación de la OMS a las embarazadas de no consumir más de 300 gr al día son demasiado altas, y proponen limitarlo a 200 gr o, mejor aún, consumir solo café descafeinado en los meses de gestación. A modo indicativo, esta es la cantidad de cafeína que contienen diferentes bebidas.

-Cápsulas de café: entre 50 y 90 mg, dependiendo de la variedad.

-Refrescos con cafeína, como la Coca-Cola: 32 mg por lata.

-Bebidas energéticas: 80 mg por lata.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios