“DEBEMOS MEJORAR NUESTRA IMAGEN”

Pekín sancionará a los turistas chinos que no sepan comportarse

Ni escupir en la vía pública, ni refrescar los pies en las fuentes, ni tirar basura al suelo. China quiere frenar los malos comportamientos de los turistas chinas

Foto: Una de las imágenes de denuncia que más han circulado por la red social china Weibo.
Una de las imágenes de denuncia que más han circulado por la red social china Weibo.
Autor
Tags
    Tiempo de lectura4 min

    Ni escupir en la vía pública, ni refrescar los pies en las fuentes, ni tirar papeles o colillas al suelo ni ninguna otra conducta similar que pueda dar una mala imagen sobre los chinos cuando viajan al extranjero. El Gobierno de Pekín quiere acabar de un plumazo con la mala fama que sus compatriotas proyectan en el exterior, sobre todo de sucios e incivilizados, y nada mejor que hacerlo a través de una campaña pública en la que se incluyen anuncios en los medios de comunicación oficiales y debates de concienciación en los programas de máxima audiencia.

    El gigante asiático quiere mejorar su reputación internacional y sabe que los embajadores de la buena nueva tienen que ser, inevitablemente, los millones de turistas que desde hace varios años viajan en masa al extranjero (según Business Insider, el número de turistas aumentó de los diez millones en el año 2000 a los 83 del pasado año). Sin embargo, y en consonancia con la firmeza del régimen chino, la medida no tiene un carácter meramente voluntario, pues será acompañada de una Ley del Turismo mediante la que se establecerán diferentes sanciones para los chinos que no respeten las costumbres y tradiciones locales. La ley ya está redactada y se prevé que entre en vigor a partir del próximo mes de octubre.

    El número de turistas chinos aumentó de los diez millones en el año 2000 a los 83 del pasado añoLa medida ha sido precedida por la publicación de una serie de artículos monotemáticos en el diario South China Morning Post sobre el incorrecto comportamiento de los chinos cuando viajan fuera. Aunque sorprendentemente critica hábitos implantados e, incluso, tolerados en China, como “no respetar las normas de circulación del tráfico, permitir que los niños defequen en la piscina del hotel, tirar basura al suelo” y muchos otros comportamientos que “avergüenzan a nuestro pueblo”. Al hilo de estos argumentos, Zhou Xiaoping, responsable de la Administración Provincial de Turismo de Jiangsu, aseguró que “si los viajeros chinos se comportan de manera educada, la imagen de China en el exterior también mejorará”.

    “Atención: no orinar ni defecar en las inmediaciones”

    Los medios chinos también difundieron una información haciéndose eco de una pintada que un adolescente chino había hecho en el santuario egipcio de Luxor sobre el cuerpo del dios Amón: “Ding Jinhao estuvo aquí”. La noticia generó una fuerte polémica y pronto se convirtió en carne de tertulia televisiva. Los padres del adolescente tuvieron que disculparse públicamente. A partir de ese momento comenzaron a hacerse frecuentes las imágenes en la red que no dejaban en muy buen lugar a los chinos en sus viajes, como remojándose los pies en la fuente del Louvre o la de un sorprendente cartel a las puertas de este mismo museo parisino que, escrito solamente en chino mandarín, rezaba: “Atención: no orinar ni defecar en las inmediaciones”.

    Pintada de un adolescente chino en el santuario egipcio de Luxor.
    Pintada de un adolescente chino en el santuario egipcio de Luxor.
    En otro de los vídeos que han circulado por la red se ve cómo una madre china permite a sus hijos defecar en el suelo del aeropuerto de Taipei (Taiwan). Entre actos vandálicos de ese tipo, el diario China Daily informó en febrero que un visitante no identificado dejó su nombre tallado en un antiquísimo caldero del Museo del Palacio (ubicado en el antiguo Palacio Imperial de Pekín). Todos estos actos vandálicos se suman a las denuncias de que numerosas parejas falsifican certificados de matrimonio para gozar de las ofertas a los recién casados en las islas Maldivas.

    Esta serie de escándalos adquirieron tal notoriedad que el propio portavoz del Ministerio de Exteriores, Hong Lei, se vio obligado a reaccionar: "En los últimos años cada vez más turistas chinos viajan a otros países. Esperamos que el turismo mejore la amistad con los países extranjeros y también que los turistas chinos respeten las leyes locales y sepan cómo comportarse".

    Una pujante y viajera nueva clase media china

    Las numerosas informaciones sobre la mala conducta de los chinos en el extranjero provocaron incluso la reacción del viceprimer ministro del Consejo de Estado de la República Popular China, Wang Yang, para quien “socavan la imagen de la gente de nuestro país y generan una mala impresión en el extranjero”. Asimismo, se animó en la editorial de algún medio chino a perseguir individualmente a los autores de actos vandálicos en otros países o con modales ofensivos.

    El incremento del turismo chino en la última década, en consonancia con el rápido crecimiento de una pujante clase media-alta en el país, está siendo acompañado también por un rápido deterioro de su imagen en el exterior, principalmente en los destinos más habituales como Corea, Japón o Tailandia, pero también en las regiones administrativas de Macao y Hong Kong. Según los resultados de una reciente encuesta realizada por el departamento de Opinión Pública de la Universidad de Hong Kong, el rechazo de los habitantes locales hacia los continentales aumentó en un 12% durante el último año, hasta alcanzar al 37% del total de la población.

    Alma, Corazón, Vida
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    0 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios