Es noticia
Menú
Nuevos fármacos permiten duplicar la esperanza de curación del cáncer en una década
  1. Alma, Corazón, Vida
IMPORTANCIA DE LA INVESTIGACIÓN Y LOS ENSAYOS CLÍNICOS

Nuevos fármacos permiten duplicar la esperanza de curación del cáncer en una década

El cáncer de mama sigue siendo la primera causa de muerte por cáncer en la mujer, pero el desarrollo de nuevos fármacos dirigidos de forma específica

Foto: Nuevos fármacos permiten duplicar la esperanza de curación del cáncer en una década
Nuevos fármacos permiten duplicar la esperanza de curación del cáncer en una década

El cáncer de mama sigue siendo la primera causa de muerte por cáncer en la mujer, pero el desarrollo de nuevos fármacos dirigidos de forma específica a características moleculares ha permitido en sólo una década multiplicar por dos las esperanzas de curación y supervivencia.

Así se ha puesto de manifiesto durante la jornada "Abrimos nuevas perspectivas en cáncer de mama metastásico", en la que oncólogos de la Comunitat Valenciana han dado a conocer la situación actual del cáncer de mama avanzado en España, según un comunicado de la organización.

En la jornada ha participado Ana Lluch Hernández, jefa del Servicio de Oncohematología del Hospital Clínico de Valencia, quien ha destacado la importancia de la investigación y los ensayos clínicos con fármacos que permitan elevar los índices de supervivencia y la calidad de vida de los pacientes.

También ha intervenido Antonio Llombart, del Servicio de Oncología Médica del Hospital Arnau de Vilanova, presidente del Grupo SOLTI de investigación en cáncer de mama y miembro de la junta directiva de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM). Llombart ha expuesto la necesidad de la aparición de nuevos enfoques en la lucha contra el cáncer de mama, primera causa de muerte por cáncer en la mujer.

Un total de 6.293 mujeres fallecieron en España en 2011 a causa de esta patología, ha afirmado Llombart, quien ha agregado que a nivel clínico, este cáncer "se está revelando como un grupo de enfermedades con causas y comportamientos muy diferentes". "Reconocemos al menos cuatro subtipos de la enfermedad con unos patrones clínicos y moleculares cada vez más identificables", ha señalado el oncólogo, para quien este conocimiento "ha permitido diseñar terapias específicas para cada uno de los distintos subtipos."

A su juicio, la utilización de diversos fármacos "ha permitido en tan sólo una década multiplicar por dos las esperanzas de curación y supervivencia", y el desarrollo de nuevos fármacos dirigidos de forma específica a características moleculares "se ha convertido en un objetivo estratégico global que incluye a científicos, clínicos, industria farmacéutica, fundaciones académicas y Gobiernos".

Además, durante la jornada, Novartis ha presentado Afinitor®, un nuevo fármaco cuyo uso "pone a disposición de las pacientes un tratamiento altamente efectivo y un nuevo enfoque para los médicos", según un comunicado de la organización.

Pilar Aliseda, responsable del Área Terapéutica de Tumores Sólidos en Novartis Oncology, ha destacado que la aprobación de Afinitor® "marca un hito muy importante para todos aquellos que luchan contra el cáncer de mama ya que pone a disposición de las pacientes un tratamiento altamente efectivo y un nuevo enfoque para los médicos que tratan esta enfermedad".

Se trata de un fármaco dirigido a bloquear mTOR, una enzima que regula una cascada metabólica fundamental en múltiples procesos tumorales pero que es de especial importancia en el cáncer de mama. Las autoridades sanitarias españolas han autorizado con fecha 14 de junio las condiciones de precio y financiación de este fármaco en sus dos nuevas indicaciones, para cáncer de mama metastásico y para tumores neuroendocrinos de origen pancreático, a las que hay añadir su uso para carcinoma avanzado de células renales.

El cáncer de mama sigue siendo la primera causa de muerte por cáncer en la mujer, pero el desarrollo de nuevos fármacos dirigidos de forma específica a características moleculares ha permitido en sólo una década multiplicar por dos las esperanzas de curación y supervivencia.