TIENE UNA TASA DE MORTALIDAD DEL 50%

CRE, la 'bacteria pesadilla' que asedia a los hospitales de EEUU

El Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) acaba de alertar a los hospitales del país de que un nuevo miembro

Foto: CRE, la 'bacteria pesadilla' que asedia a los hospitales de EEUU
CRE, la 'bacteria pesadilla' que asedia a los hospitales de EEUU
Autor
Tags
    Tiempo de lectura3 min

    El Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) acaba de alertar a los hospitales del país de que un nuevo miembro del temible clan de las superbacterias, los poderosos patógenos resistentes a los antibióticos, podría estar extendiéndose por los centros sanitarios. La nueva superbacteria, que promete poner en jaque a los médicos de todo el mundo, ha sido bautizada de forma pragmática: “enterobacteriácea resistente al Carbapenem”, CRE, por sus siglas en inglés.

    Al contrario que el resto de bacterias de la familia de las enterobacteriaceas –que comprenden treinta géneros y más de cien especies–, la CRE ha desarrollado una mutación que la hace resistente a los carbapenems, los antibióticos más poderosos que suelen emplearse como última línea defensiva.

    Dada su resistencia a los carbapenems los pacientes infectados con la CRE, muchos de los cuáles ya tienen debilitado su sistema inmune por alguna otra enfermedad, tienen que ser tratados con colistina, un antibiótico más antiguo y débil que, aunque parece funcionar contra el CRE, es tóxico para los riñones. La mortalidad que provoca el CRE es inusualmente alta: acaba con casi la mitad de los pacientes infectados.

    El mortífero pariente de la E.Coli

    El director del CDC, Tom Frieden, ofreció el martes una conferencia para alertar del peligro que puede suponer la bacteria. Su pronóstico fue pesimista: “Tenemos un escaso margen para detener la propagación”. En declaraciones a Discovery News, explicó además las dificultades que tienen para acabar con la “bacteria pesadilla”, apodo que el mismo no ha dudado en utilizar. “Nuestros más poderosos antibióticos no funcionan”, asegura el médico, “y los pacientes son abandonados con infecciones potencialmente intratables”.

    La CRE ha aparecido en los últimos seis meses en casi 200 hospitales estadounidenses, un 4% del totalLa CRE, que es de la misma familia que la E.Coli –que dejó 33 muertos en la mal llamada “crisis de los pepinos” de 2011–, ha aparecido en los últimos seis meses en casi 200 hospitales estadounidenses (un 4% del total). Aunque todavía no es muy común, y no se sabe con exactitud cuántas muertes ha causado, en el CDC creen que puede extenderse de forma peligrosa este año, ya que pasa por las manos del personal sanitario, sin que éste se de cuenta, y se trasmite a pacientes cuya salud ya está comprometida por cualquier enfermedad, creando una infección mortal. 

    Cualquier persona puede estar infectada con la CRE sin saberlo, pues puede vivir en el intestino sin causar ningún daño. El problema lo tienen las personas con un sistema inmune debilitado pues la bacteria puede entonces entrar en otras partes del cuerpo y provocar neumonía e infecciones de las vías urinarias y el torrente sanguíneo.

    La resistencia a los antibióticos, un problema cada vez más grave

    En 2001 los hospitales estadounidenses informaron de que sólo el 1% de las muestras de  enterobacteriaceas eran resistentes a los carbapenems. En 2011 la cifra subió al 4%. Hoy puede ser muy superior, y las consecuencias de esto son imprevisibles.

    De momento la CRE sólo se ha encontrado en hospitales pero, como todos los médicos saben, es cuestión de tiempo que aparezcan casos fuera de estos. Según el doctor Richard Besser, que durante siete años ha dirigido un programa de la CDC destinado a promover el correcto uso de los antibióticos, las bacterias de los hospitales siempre encuentran un camino de salida. Y, tal como ha explicado en ABC News, entonces nos encontraremos con un “escenario de pesadilla”.

    El CDC ha pedido a los hopitales, los proveedores de éstos y los pacientes que tomen precauciones para evitar la expansión de la superbacteria. La primera medida, más elemental, es lavarse con frecuencia las manos. La agencia también recomienda eliminar las vías intravenosas y catéteres tan pronto como sea posible para reducir el riesgo de infección.

    Alma, Corazón, Vida
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    0 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios