NUEVAS VARIANTES DE E.COLI ALARMAN A LOS CIENTÍFICOS

Las "super bacterias" convertirán en intratables infecciones comunes

NDM-1, MRSA, MDRTB, C diff… Siglas impronunciables bajo las que se esconde uno de los mayores retos de la medicina moderna. Se trata de nuevas estirpes bacterianas,

Foto: Las super bacterias convertirán en intratables infecciones comunes
Las "super bacterias" convertirán en intratables infecciones comunes
Autor
Tags
    Tiempo de lectura7 min

    NDM-1, MRSA, MDRTB, C diff… Siglas impronunciables bajo las que se esconde uno de los mayores retos de la medicina moderna. Se trata de nuevas estirpes bacterianas, conocidas como “super bacterias” (superbugs, en inglés), resistentes a los antibióticos, y que pueden convertir en intratables enfermedades prácticamente olvidadas en occidente. Aunque se trata de una amenaza ampliamente estudiada, a la que se dedicó el pasado Día Mundial de la Salud, no parece que se esté frenando de forma contundente. Los episodios sobre nuevas formas bacterianas resistentes a los más avanzados antibióticos se suceden sin que las campañas masivas de información atajen el asunto.

    E.Coli es la bacteria más común del cuerpo humanoAyer se sumó una nueva preocupación. Según informaba el diario británico The Independent, Reino Unido está viviendo un crecimiento masivo de la bacteremia de E.Coli. La bacteremia es un tipo de infección provocada por la presencia de bacterias en la sangre, un lugar en el que no deberían estar. E.Coli es la bacteria más común del cuerpo humano, famosa en España por el caso de los pepinos. En definitiva, la presencia de un tipo de E.Coli resistente a los antibióticos está aumentando alarmantemente. El hecho preocupa a los científicos, pues se trata de una bacteria muy común, causante de enfermedades fácilmente tratables, que podrían convertirse de nuevo en un problema.

    Según datos presentados por el grupo de trabajo del Gobierno británico sobre resistencia a los antibióticos, entre 2005 y 2009 la incidencia de la bacteremia de E.Coli en el Reino Unido se elevó en un 30 por ciento, pasando de 18.000 a más de 25.000 casos. Según explica este mismo informe, el aumento de la bacteremia de E.coli es la punta del iceberg de un problema mucho mayor, pues ésta se presenta únicamente en uno de cada veinte infectados con una E.coli resistente a los antibióticos. En definitiva, detrás de los 25.000 casos de bacteremia de E.Coli detectados en 2009 podría haber hasta 500.000 personas portadoras de una variante de la bacteria resistente a los antibióticos. 

    Una bacteria presente en todos nosotros

    A diferencia de la MSRA -la “super bacteria” más conocida-, que se trata de una evolución de la Staphylococcus aureus presente sólo en el 10% de la población, E.Coli está presente en todos los humanos. Enfermar debido a una infección de E.Coli es algo relativamente difícil, pero al estar tan extendida -totalmente extendida, de hecho- su versión resistente a los antibióticos podría provocar un importante problema de salud pública.

    Algunas infecciones comunes pasarían a ser cuestión de vida o muerteActualmente, y según datos británicos, hay una posibilidad entre diez de que los tratamientos con antibióticos estándar fallen a la hora de acabar con una infección de E.Coli, debido a la resistencia de la bacteria. A medida que está aumentando el número de E.Coli resistentes a los antibióticos habituales, los médicos se están viendo obligados a recetar unos más fuertes, los carbapenems, la última herramienta disponible para acabar con estas infecciones. Hasta ahora estos antibióticos eran infalibles, pero ya se han registrado casos de E.Coli resistentes a los mismos.

    Si la E.Coli resistente a los antibióticos se extiende de manera significativa, algo que según estos expertos británicos ya está ocurriendo, algunas infecciones muy comunes y fáciles de tratar pasarían a ser cuestión de vida o muerte. Es el caso de la mayoría de infecciones del tracto urinario, que por lo general están causadas por E.Coli.

    El último episodio de un problema a gran escala

    El asunto de las bacterias de E.Coli es sólo el último episodio de un problema que afecta al conjunto de la práctica médica. Las bacterias resistentes a los antibióticos son anteriores a los antibióticos mismos, pero el constante desarrollo de nuevos medicamentos parecía poder atajar el problema sine díe. Hace ya una década los médicos alertaron de que el uso extendido de los antibióticos, muchas veces de forma irresponsable, podía acarrear una inoperancia de los mismos a corto plazo. ¿Es la situación tan preocupante? Álvaro Pascual, presidente de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica, cree que “es un problema que nos tiene que preocupar, pero no hay porque ser tan tremendista”. Pese a esto, advierte: “En España hay tasas de resistencia a los antibióticos superior a la de los países del norte de Europa”.

    Desde ciertas esferas, incluidos los autores del último informe del Gobierno británico sobre el asunto, se alerta de la posibilidad de una auténtica pandemia causada por cepas de bacterias comunes resistentes a los antibióticos. Pascual cree que se podría dar, pero no ve un peligro real a corto plazo. Según el investigador, a día de hoy este tipo de bacterias se mueven principalmente en centros hospitalarios, “donde la presión antibiótica es muy grande”.

    Un problema de sensibilización

    El Ministerio de Salud ha impulsado diversas campañas para fomentar un uso responsable de los antibióticos, cuyo abuso es el principal causante de la aparición de cepas resistentes a los mismos. Las bacterias se adaptan rápidamente a los nuevos antibióticos pues la selección natural opera de forma mucho más eficiente en ellos. Mientras que la evolución del ser humano se mide en milenios, las bacterias se reproducen tan rápido que pueden cambiar en meses o años. Cuando entra en circulación un nuevo antibiótico acaba con la mayoría de las bacterias para las que está diseñado, pero aquellas que, debido a una mutación, resisten al mismo, se reproducen con tanta rapidez que en poco tiempo el medicamente es inservible. Cuando usamos un antibiótico que no necesitamos aceleramos este proceso de selección natural y las bacterias se hacen cada vez más resistentes. Tampoco es adecuado no finalizar los tratamientos, pues aunque desaparezcan las dolencias, el antibiótico puede no haber acabado con todas las bacterias y las más resistentes salen fortalecidas de la situación.

    Las bacterias se reproducen tan rápido que pueden cambiar en meses o añosAunque las campañas de información se centran en el uso incorrecto de los medicamentos por parte de los pacientes también los médicos tienen que ser más cuidadosos para recetar antibióticos sólo cuando sea necesario. Pascual explica que “hay muchas enfermedades para las que se recetan antibióticos que no son necesarios”. Un ejemplo es la sinusitis, una enfermedad común que suele tener un origen vírico pero para la que se suelen recetar antibióticos, algo que, según un reciente estudio del Journal of the American Medical Association, no ayuda a combatir la mayoría de estas infecciones.

    La industria farmacéutica no desarrolla nuevos antibióticos

    Pese a que la sensibilización de médicos y pacientes es la mejor forma de atajar la resistencia bacteriana a los antibióticos, hasta ahora el desarrollo de nuevos medicamentos había ido atajando el problema. Esto se acabó. Los expertos coinciden en apuntar que la industria farmacéutica ha dejado de interesarse por el desarrollo de nuevos antibióticos, un trabajo demasiado costoso para la fabricación de unos medicamentos que quedan obsoletos en pocos años y que no generan suficientes beneficios. Pascual reconoce que “ha habido un descenso de la investigación de nuevos antibióticos y salen cada vez menos al mercado”. “La legislación es tan complicada”, explica el investigador, “que la investigación de nuevos antibióticos se ha convertido en una lucha imposible”. Las farmacéuticas concentran sus esfuerzos en desarrollar medicamentos con tratamientos más largos que son mucho más rentables. Pascual cree que “si desde la industria no es rentable investigar este tipo de medicamentos, debería haber apoyo desde las instituciones públicas”. No parece que la investigación pública esté orientada a desarrollar unas investigaciones que hasta ahora realizaban principalmente las farmacéuticas. “El recorte en I+D puede afectar al desarrollo de nuevas defensas bacterianas”, concluye Pascual. 

    Alma, Corazón, Vida
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    1comentario
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios