Es noticia
Menú
Reino Unido pone en cuarentena a posibles infectados por el nuevo coronavirus
  1. Alma, Corazón, Vida
CHINA INFORMA DE UN NUEVO FALLECIDO

Reino Unido pone en cuarentena a posibles infectados por el nuevo coronavirus

Las autoridades británicas siguen aportando a cuenta gotas la información relativa a la propagación de un nuevo coronavirus de fácil trasmisión de humano a humano que

Foto: Reino Unido pone en cuarentena a posibles infectados por el nuevo coronavirus
Reino Unido pone en cuarentena a posibles infectados por el nuevo coronavirus

Las autoridades británicas siguen aportando a cuenta gotas la información relativa a la propagación de un nuevo coronavirus de fácil trasmisión de humano a humano que el pasado domingo se cobró su primera víctima mortal en el Reino Unido. Las escuetas explicaciones de los portavoces gubernamentales se centran más en llamar a la calma y en negar las posibilidades de pandemia que en ofrecer datos sobre lo que está sucediendo. El concepto de crisis sanitaria ha desaparecido del discurso oficial, pero la forma en la que se está gestionando la situación es de manual de emergencia. Hoy se ha podido saber, a través de una filtración al diario británico Daily Mail, que se está buscando a los pasajeros de un vuelo en el que viajó el padre del último fallecido, también infectado, desde Arabia Saudí, foco del virus. Su finalidad es comprobar si han sido contagiados por la enfermedad y ponerlos en cuarentena.

Otro centenar de personas ya están bajo vigilancia médica desde el pasado lunes. Entre ellas se encuentran familiares y amigos del fallecido, así como el personal sanitario que lo trató en el hospital. El hermetismo que llevó a las autoridades británicas a ocultar durante casi tres días esta muerte, que se suma a otras cinco en Arabia Saudí y Jordania, ha aumentado la desconfianza de la población. Más aún, después del silencio gubernamental sobre una información de la agencia oficial de noticias del Gobierno chino, Xinhua, en la que se constaba una nueva muerte de una persona infectada con este virus.

La información habría sido puesta en conocimiento de la OMS por parte del Ministerio de Salud de Arabia Saudí, según apunta la agencia Xinhua, pero todavía no se ha confirmado y el recuento oficial de fallecidos se mantiene en seis. Entre las personas del círculo cercano al fallecido, originario de West Midlands, se sabe que al menos una estaría infectada, pero no se teme por su vida, según la Agencia Británica de Protección de la Salud.

Un virus replicable en dos días

Mientras tanto, el virus sigue propagándose a gran velocidad y, según un estudio de un equipo de investigadores suizos publicado en la revista norteamericana mBio, el nuevo coronavirus podría replicarse en tan solo dos días. Es decir, la mitad de tiempo que el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS, por sus siglas en inglés), con el que guardan ciertas similitudes. Ante estas conclusiones, el portavoz de la OMS, Gregory Hartl, explicó que la velocidad de replicación del virus no tiene que ver con su capacidad real para propagarse.La cepa del virus SARS podría haber mutado y ser todavía más letal

Tanto la OMS como las autoridades británicas siguen insistiendo en que “el riesgo de infección por contagio es muy bajo”, aunque todos los Ministerios de Salud de los estados miembros de la ONU han sido llamados a “intensificar su vigilancia en relación al SARS y a analizar con cuidado cualquier patrón poco usual”. En España no se tiene constancia de ningún caso hasta el momento. Asimismo, la OMS recomienda a estos países que sometan a las personas con neumonía poco común a pruebas específicas para determinar si han contraído la enfermedad, “especialmente en aquellas personas que residen o regresan de Oriente Medio y países vecinos”.

La similitudes de este nuevo coronavirus con el SARS no han aportado conclusiones de peso. El portavoz de la OMS ya puntualizó que se trata de un nuevo virus totalmente novedoso que, a la espera de obtener más información, no parece guardar relación directa con el SARS. La primera epidemia del Síndrome Respiratorio Agudo Severo se produjo entre finales de 2002 y comienzos del año 2003, cuando acabó con más de 800 vidas en más de treinta países a lo largo y ancho de todo el planeta. Su mortalidad por aquel entonces fue del 12%. Ahora la cepa podría haber mutado y ser todavía más letal, hasta superar el 40%. 

Las autoridades británicas siguen aportando a cuenta gotas la información relativa a la propagación de un nuevo coronavirus de fácil trasmisión de humano a humano que el pasado domingo se cobró su primera víctima mortal en el Reino Unido. Las escuetas explicaciones de los portavoces gubernamentales se centran más en llamar a la calma y en negar las posibilidades de pandemia que en ofrecer datos sobre lo que está sucediendo. El concepto de crisis sanitaria ha desaparecido del discurso oficial, pero la forma en la que se está gestionando la situación es de manual de emergencia. Hoy se ha podido saber, a través de una filtración al diario británico Daily Mail, que se está buscando a los pasajeros de un vuelo en el que viajó el padre del último fallecido, también infectado, desde Arabia Saudí, foco del virus. Su finalidad es comprobar si han sido contagiados por la enfermedad y ponerlos en cuarentena.