SEGÚN UN ESTUDIO BRITÁNICO

Los somníferos podrían acarrear severos riesgos para la salud

Los resultados de un estudio publicado en la revista británica BMJ Open sugieren que algunos de los somníferos habitualmente prescritos a pacientes con problemas de insomnio

Foto: Los somníferos podrían acarrear severos riesgos para la salud
Los somníferos podrían acarrear severos riesgos para la salud
Autor
Tags
    Tiempo de lectura3 min

    Los resultados de un estudio publicado en la revista británica BMJ Open sugieren que algunos de los somníferos habitualmente prescritos a pacientes con problemas de insomnio podrían acarrear severos problemas de salud.

    Durante el análisis se sometió a observación a 10.500 personas que habían tomado pastillas para dormir de forma prolongada y se compararon sus casos con los de otras 23.500 que, sufriendo insominio, no habían tomado medicación. El seguimiento de su estado de salud una vez superado su cuadro clínico y el contraste de los datos estadísticos demostró que el primer colectivo tenía cuatro veces más probabilidades de morir prematuramente que el segundo.

    Los problemas observados dependen de la cantidad de medicamentos ingeridos. Los pacientes que tomaron un número reducido de pastillas –menos de 18 al año– demostraron ser más proclives a la muerte prematura, aunque por una pluralidad de causas. Aquellos para los que las tabletas para el insomnio son rutina habitual –con una ingesta superior a las 132 pastillas anuales– están más expuestos al linfoma y cáncer de pulmón, de próstata y de colon.

    Su uso continuado está totalmente contraindicado

    El estudio, dirigido por Daniel F. Kripke, Robert D. Langer y Lawrence E. Kline, no habla de causas efectivas ni demuestra de forma concluyente que tomar pastillas para dormir lleve a la muerte prematura. La sugerencia, de momento sólo expresada en términos estadísticos, es que los efectos secundarios devenidos de la medicación continuada con somníferos –incluyendo algunos previstos en su posología, como la somnolencia diurna o el efecto sobre la memoria a corto plazo– pueden estar relacionados con las patologías complejas que muchos de los pacientes desarrollaron a largo plazo.

    Muchos médicos prescriben este tipo de medicamentos como parte del tratamiento de problemas diagnosticados a la hora de dormir o para romper de forma puntual el ciclo del sueño. Por lo general, tomarlos de tres a cinco días ayuda al paciente a volver a adquirir hábitos de sueño normalizados, pero su uso continuado está totalmente contraindicado por su alto contenido de sustancias adictivas. También existe medicación basada en otros principios, como la melatonina o N-acetil-5-metoxitriptamina, que ayuda al paciente a que consiga a dormir y a que lo haga más en profundidad.

    La mayoría de trastornos del sueño se solucionan al cabo de unos días

    Otros médicos, no obstante, prefieren evitar la prescripción de somníferos siempre que sea posible. Es fácil para el paciente preocuparse por la privación del sueño e incluso empezar a experimentar serios problemas de fatiga durante el día, pero en la mayoría de los casos el propio cuerpo acaba cediendo al sueño al cabo de unos días. Lo fundamental en estos casos es prever que tardaremos en dormir y no caer en la ansiedad si no lo conseguimos durante media hora o más. En muchos casos, la propia actitud del paciente contribuye de forma determinante a acabar durmiendo.

    Para estos casos, los médicos recomiendan la denominada higiene del sueño: evitar tomar estimulantes como la nicotina, la cafeína o el alcohol, por ejemplo, o no ponerse frente a una pantalla televisiva o del ordenador inmediatamente antes de ir a dormir. Dormirse es un proceso y para algunos requiere incluso una hora, que deberán pasar en su habitación en silencio, oscuridad y cómodamente.

    Otros tratamientos que han demostrado su efectividad están basados en la terapia cognitiva y parten de una técnica relativamente sencilla: invitar al paciente a pensar en positivo antes de ir a dormir y a no focalizar en sus problemas para hacerlo, evitando así la ansiedad. La relajación guiada o sencillos ejercicios personales también ayudan a muchos a conseguir dormir sin tener que recurrir a las soluciones químicas.

    Alma, Corazón, Vida
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    1comentario
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios