Los disfraces que más excitan a los hombres

¿Quién no ha soñado nunca que llega a casa y su mujer está esperándolo en la cama vestida de colegiala, como aquella niña buena que dice

Foto: Los disfraces que más excitan a los hombres
Los disfraces que más excitan a los hombres
Autor
Tags
    Tiempo de lectura3 min

    ¿Quién no ha soñado nunca que llega a casa y su mujer está esperándolo en la cama vestida de colegiala, como aquella niña buena que dice que un día fue? El mundo de las fantasías sexuales es un mundo sin fin. Contarlo a tu pareja y conseguir ponerlo en la práctica suele ser lo más complicado. Uno de los juegos más excitantes y menos ‘vetados’ es  disfraz en su vida. La sexóloga María del Mar Macho habla de lo bien que sienta hacer algo ‘socialmente inapropiado’ de vez en cuando. “Para no dejar que la relación se marchite”.  

     

    Los hombres tienen asumido que no todas sus fantasías pueden llevarse a la práctica. Casi todos sueñan con montárselo con dos chicas a la vez. Y la mayoría de las veces ellas no están por la labor. Por eso tiran por lo más simples y las que requieren una puesta en escena más sencilla. Meterse en el papel de un personaje puede sonar… De lo más apetitoso. Y es un papel que la mujer está dispuesta a asumir. “Excita la idea de cambiar por un día el escenario. La excitación se dispara cuando el hombre ignora el disfraz elegido. Imaginarse a su pareja vestida de cualquier cosa menos de ella misma les saca lo mejor de que tienen dentro”, añade.

     

    Aquí pasa como con el cine o los libros: que los clásicos ganan por goleada. “Los más comunes son los de enfermera y los de colegialas”. En ese momento, ella toma las riendas de la relación y asume su papel. “La enfermera está autorizada para inspeccionarle, verle desnudo, tocarlo, estudiarlo, manipularlo…”. Ellos, a su merced. Mientras, ella revisa cualquier parte que pueda estar herida. “Aquí ya entra en juego la sensualidad de cada una… A ellos les encanta que simulen heridas en el muslo y, casualmente, les toquen la zona genital”. O, simplemente, ellos se convierten en víctimas de una enfermera “que aprovecha la invalidez del enfermo para satisfacer sus propias fantasías sexuales.

    El segundo más votado por ellos, el de colegiala y todas sus variantes posibles (Caperucita Roja va ganando muchos adeptos), despierta cierto morbo por la inocencia que despierta la niñez. “Ellas se hacen las sorprendidas”. Los chicos asumen el papel de “profesor” mientras sus alumnas abren bien los ojos para aprender y cumplir las órdenes de su supervisor. “Las más listas asumen el papel de chica inocente sólo en apariencia. Las mujeres siempre son mucho más pícaras de lo que parecen”. Hay quien dice que son ellos los que fingen sorprenderse con los conocimientos sexuales de la joven. “Cada cual que aplique sus propias reglas del juego”.

     

    En la última década ha irrumpido en el Top One la vieja historia del lobo que quiere atrapar a Caperucita Roja en el bosque, mientras camina a casa de su abuela. "Qué ojos más grandes tienes... Es para verte mejor". Por qué el lobo tiene una boca tan grande, mejor que Caperucita se lo pregunte directamente a él.

    Alma, Corazón, Vida
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    0 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios