La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

LOS INTERESES DE DEMORA, UNA SOGA AL CUELLO DE LOS HIPOTECADOS EN APUROS

¿Qué sucede si dejo de pagar mi hipoteca al banco?

"Quien no puede pagar un mes la hipoteca se enfrenta a una situación muy complicada, ya que desde el primer mes de impago el banco pone
Foto: ¿Qué sucede si dejo de pagar mi hipoteca al banco?
¿Qué sucede si dejo de pagar mi hipoteca al banco?
Autor
Tiempo de lectura6 min

"Quien no puede pagar un mes la hipoteca se enfrenta a una situación muy complicada, ya que desde el primer mes de impago el banco pone en marcha los intereses de demora que, en muchas ocasiones, son muy elevados, y complican mucho que el cliente pueda ponerse al día con el banco”, comenta a El Confidencial Santiago Viciano, socio del despacho de abogados Viciano y Álvaro / V Abogados. 

¿Está todo perdido desde el primer impago? No, pero es muy complicado, coinciden en señalar los abogados consultados por este diario. “Se puede rehabilitar el crédito. Esto es, ponerse al día con el pago abonando las cuotas pendientes, más los intereses de demora”, comenta uno de ellos. Sin embargo, todos reconocen que es muy complicado remontar el vuelo tras el primer incumplimiento. ¿Por qué? Fundamentalmente por esos intereses de demora, una cláusula calificada de "abusiva" y de "barbaridad" tanto por letrados como por algunos políticos y que, según explican en muchos casos oscilan entre el 25% y el 30%.

Por su parte, las fuentes financieras consultadas por este diario aseguran, sin embargo, que es bastante frecuente que algunos clientes se retrasen unos días en el pago de su cuota hipotecaria y que, incluso antes de que finalice el mes, se haya puesto de nuevo al día. 

“Los bancos se encuentran en una posición de abuso respecto a los particulares. Los contratos hipotecarios están redactados unilateralmente. En ellos, los intereses de demora, por ejemplo, no se negocian individualmente con el cliente, sino que los impone la entidad financiera, lo que le penaliza fuertemente en caso de incumplimiento”, apuntan Elena Ordúñez y Marta Torres del despacho Legal & Media Advisers. "Además, qué imagen da el cliente ante el banco si lo primero que intenta negociar son los intereses de demora".

Sin una ley que fije un límite máximo, las diferentes fuentes consultadas apuntan que estos intereses oscilan entre el 25% y el 30% anual. A estos hay que sumar los gastos derivados del propio préstamo además de diversos gastos como las costas judiciales.

Para poder entender cómo va engordando la deuda a medida que no se puede hacer frente a la hipoteca, pongamos un ejemplo tomando como base un principal de 100.000 euros y que, en la escritura en la que se concede el préstamo, la casa está valorada en 150.000 euros. La cuota mensual es de 1.000 euros y el interés de demora del 30%.

1.- ¿Qué pasa cuándo se impaga la primera cuota? El propio Banco de España, en su página web explica cómo se liquidan esos intereses de demora. La forma de calcularlos figura en la escritura del préstamo.

Deuda con el banco tras el primer impago = 1.000 euros (cuota hipotecaria) x 0,30 (interés de demora) x 30 (días de impago) /365 = 24,65 euros.

Al margen de todo ello, si la entidad le reclama la deuda, y así está pactado en el contrato, le podrá cobrar la comisión por “reclamación de deuda”, que puede oscilar entre 25 y los 30 euros, dependiendo de la entidad. Pongamos que son 30. Tras el primer impago, el cliente pasa a deber al banco unos 1.054 euros. 

2.- ¿Qué pasa cuando se impagan varias cuotas? Las entidades suelen incorporar en los contratos cláusulas que les permiten dar por vencido anticipadamente el préstamo si se dejan de pagar una o varias cuotas, de tal manera que pueden reclamar judicial o extrajudicialmente al prestatario el importe del capital no amortizado del préstamo y los intereses ordinarios y de demora devengados hasta dicha fecha. El banco suele esperar 90 días antes de dar por vencido el préstamo e iniciar el proceso judicial. En ese momento es cuando, según la normativa del Banco de España, el cliente entra en situación de morosidad y por tanto, cuando la entidad se ve obligada a provisionar este crédito. 

Deuda con el banco tras el tercer impago = 3.000 euros x 0,30 (interés de demora) x 90 (días de impago) /365 = 221,91 euros. A esta cifra hay que sumar la comisión por relcamación de deuda: 30 x 3 = 90. En total, 312 euros más los 3.000 euros de las cuotas impagadas = 3.312 euros.

3.- La situación se complica cuando llega a los tribunales. El banco presenta en el juzgado la demanda de ejecución hipotecaria, proceso que, hasta que se fija la fecha para la subasta del inmueble puede retrasarse varios meses. 

Llegados a este punto, el deudor tiene varias opciones: rehabilitar el crédito, esto es, pagar lo que se debe pero sólo es posible cuando la hipoteca está constituida sobre el domicilio habitual del ejecutado. Según explica Santiago Viciano, para parar la subasta tiene que abonar las cuotas pendientes y depositar en el juzgado un 30% en concepto de intereses gastos y costas. También puede oponerse, aunque es muy difícil que esta vía prospere. Esperar a la subasta o presentar, según el caso, concurso de persona física, lo para un año o más. (art 56 de la Ley Concursal).

La entidad fija la liquidación final de intereses de demora, gastos y costas (abogado y procurador) en un 30%, que es lo que dice la Ley (30.000 euros). Total de la reclamación de la demanda, sin perjuicio de ulterior liquidación: 130.000 euros. Recordemos que el principal ascendía a 100.000 euros.

4.- El cliente consigue in extremis ayuda y puede rehabilitar el crédito.

En el caso de que hubieran pasado tres meses, debería abonar 3.312 euros pero si pasaron, por ejemplo, seis meses, la cantidad ya superaría los 7.000 euros, siete veces más que la cuota mensual a la que ya no podía hacer frente.

5.- El ejecutado no consigue el dinero y el inmueble sale a subasta.

El principal de 100.000 euros se mantiene. Las costas de abogado y procurador se calculan sobre 100.000 euros. Del abogado son, aproximadamente, unos 10.000 euros y del procurador entre 1.500 y 2.000. Unos 12.000 euros en total. A esta cantidad hay que sumar la liquidación de intereses del banco. Se aplica un tipo de interés de penalización que oscila entre el 20 y el 30% anual. Si la ejecución dura un año y los intereses moratorios son del 25% tendría que pagar por este concepto 25.000 euros. De tal manera que la deuda total ascenderñia a 100.000 + 12.000 + 25.000 = 137.000 euros.

El inmueble sale a subasta. Si queda desierta, lo que suele suceder en el 90% de los casos, lo normal es que el banco se adjudique la casa por el 60% del valor que quedó fijado en la escritura, si ésta era vivienda habitual. Si no lo era, por el 50%. Ojo, no es el valor de la compraventa. Si se pactó a efectos de la ejecución un valor de la casa de 150.000 euros, el banco se la queda por 75.000 euros y al ejecutado le queda una deuda de 62.000 euros: 137.000 de la deuda total – 75.000 que es en lo que se valora la adjudicación.

“Estamos ante una auténtica esclavitud financiera que vincula al cliente de por vida a la entidad”, apuntan Elena Ordúñez y Marta Torres del despacho Legal & Media Advisers. Para José Martínez de Checa Abogados, "es un auténtico drama social ya que el ejecutado deberá responder con todos sus  bienes presentes y futuros".

#4
Sra. Elena Sanz, antes de hacer un artículo como el presente hay que informarse, dado que nos afecta a la inmensa mayoría de españoles, hipotecados para más señas. El tipo de interés de demora máximo aplicable a una hipoteca de un particular, según la normativa del Banco de España, es del 19 %, no de hasta un 30 %, como ud. refiere. Además, como ud. comprenderá, no es algo negociable, porque sería quemarse a lo bonzo ir a un banco a negociar este concepto cuando vas a solicitar algo que representa en muchos casos la inversión de su vida. Ánimos a todos los hipotecados y saludos a los foreros.
Ampliar comentario
#3
El problema es que a mi por ejemplo me han bajado los ingresos a la mitad desde que me hipoteque en 2005, y ademas contaba que si tenia algun problema pues podria vender la casa y me embolsaria lo que habia pagado de hipoteca.Yo no podia imaginar una crisis de esta envergadura, podia contar con que bajaran los ingresos,¿Pero no vender el inmueble ni en lo que me costo? Era tan dificil de imaginar que ni los bancos se dieron cuenta.Si tienes que imaginarte una situacion asi, no harias nada y la gente no se arriesgaria a hacer negocios.Yo creo que los bancos en su propio interes y en el nuestro podrian echar una manita, ampliando el numero de cuotas que puedes dejar de pagar a 5 o 6,pues uno no se endeuda de repente,sino que te vas retrasando una couta al año pero vas pagando.A lo mejor al tercer o cuarto año pdrias deber 4 cuotas.El banco no tendria que quedarse con el piso y perder dinero.Pero no perdonan ni eso.Despues se quejan de que se tienen que quedar con los pisos y no los venden.¿No seria mejor aumentar el numero de cuotas impagadas antes de embargar y poder hacer una novacion donde el estado no cobrara impuestos por modificar esta clausula y el notario cobrara solo 30 eur
Ampliar comentario
#2
Usura es todo aquello que sobrepasa dos veces y media el tipo de interés legal del dinero [si no recuerdo mal]. Y coincido con 1 en que quien solito se puso la soga...

Está bien echar la culpa a los malos malosos de los bancos por haber dado facilidades para firmar hipotecas... pero esto es como el diablo aquel que en el chiste te enseña un infierno todo el día de fiesta para convencerte que vayas allí y cuando optas por el infierno en lugar de estar todo el día con el arpa resulta que te encadenan y ponen a hacer trabajos forzados. Hay personas que están viviendo una situación difícil y eso es malo para todos, pero cuando esas personas que lo están pasando mal responden al perfil de casa habitual, la que tuvieron antes más la de vacaciones... pues qué quiere que le diga... pena pena no me dan.

No estaría mal incluir algunas clases de economía en las escuelas a ver si acabamos de entender lo de ingresos menores que gastos = problema.
Ampliar comentario
#1
Cuando hace pocos años la gente firmaba una hipoteca para comprar casas con un precio desproporcionado para sus ingresos, me parecía que, como dice EC, se colocaban una soga en el cuello para toda la vida.

Se ataban a la hipoteca más que al matrimonio que iban a celebrar. Por lo que la responsabilidad es del prestatario compulsivo que se colocaba solito la soga de la hipoteca

Aunque eso no quita que los bancos aplican unos intereses de demora que son usurarios, por lo que hay que demandar la nulidad de ellos conforme a ley.
Ampliar comentario