ejemplos con los que empezar a programar

Raspberry Pi, Arduino... cómo sacarle partido a los mini ordenadores 'low cost'

Estos pequeños ordenadores sirven para todo tipo de aplicaciones, desde crear un centro multimedia a utilizarlos en ámbitos educativos para aprender a programar
Foto: (Foto: Solarbotics / Flickr)
(Foto: Solarbotics / Flickr)

Los mini ordenadores de placa reducida son exactamente eso, un PC tan pequeño que casi cabe en la palma de tu mano. Los más populares son la Raspberry Pi y la placa Arduino. Tienen todas las características básicas que ofrece un PC convencional, como un procesador, memoria RAM, un chip gráfico y algunos puertos para conectar periféricos, con la ventaja de que son muy baratos, desde poco más de 20 euros. Son plataformas al desnudo, sin caja y que por su simplicidad necesitan accesorios como antenas wifi o de Bluetooth o periféricos como pantallas táctiles o cámaras.

La gran ventaja de estos mini ordenadores es que su tamaño les ofrece una versatilidad sin igual. Se pueden conectar accesorios mediante sus puertos USB como tarjetas wifi, teclados, ratones, módems 3G/4G, monitores… Existen accesorios dedicados a estas plataformas, incluso clones que reducen su ya ajustado precio o versiones más pequeñas y programables.

Hay muchos modelos: C.H.I.P, Intel Galileo, Banana Pi, PCDuino, CubieBoard, HummingBoard y muchos otros para todos los públicos. Cada uno de ellos tienen sus particularidades, pero nos vamos a centrar en los dos más famosos: Raspberry Pi y Arduino.

Arduino está disponible desde 20 euros, aunque si se compran varios se puede ahorrar algo de dinero (si compras 1.000 unidades, claro). Raspberry Pi cuesta alrededor de los 30 euros, dependiendo de en qué tienda lo adquieras, aunque desde la web oficial se puede adquirir el modelo Raspberry Pi 2 Model B por 30 libras (unos 40 euros).

Ideales para la educación

Estos reducidos equipos son herramientas muy interesantes para la educación. Colegios en todo el mundo los utilizan para enseñar programación o robótica, entre otras aplicaciones.

Ambos se basan en software libre, son modulares para ampliarlos y personalizarlos, y su precio (41 euros por Raspberry Pi 2 Model B o 100 euros el kit completo) los hace perfectos para las instituciones académicas.

El proyecto Raspberry Pi ofrece una serie de artículos enfocados a los profesores, como la configuración a los accesorios que se necesitan para empezar. Un manual que también sirve para los que se quieren iniciar en este sector.

Cinco proyectos con Arduino y Raspberry Pi

Hay un abanico muy amplio de aplicaciones para sacarle partido a Arduino o Raspberry Pi. No hace falta que sepas programar ni que tengas amplios conocimientos técnicos. Ayuda, pero no es imprescindible. Ahí van cinco ideas para utilizar estas placas 'low cost':

Luces de ambiente para tu televisor (Arduino)

La idea está inspirada en los televisores de Phillips, que son capaces de emitir colores según los que se muestran en la pantalla. Con una placa Arduino y poco dinero gracias a lo baratos que son los LED, puedes crear algo muy parecido.

El proyecto se puede leer en MakeUseOf donde incluyen (en inglés) todos los pasos necesarios.

Oso de peluche con Twitter (Raspberry Pi)

Este proyecto es perfecto para dar tus primeros pasos trasteando con una Raspberry Pi. Está especialmente enfocado a los no iniciados con la programación, por lo que su nivel de dificultad es mínimo y, además, es divertido.

La idea es meter uno de estos pequeños ordenadores dentro de un oso de peluche y añadir una cámara y un botón que, al pulsarse, publica un tweet con una fotografía. Los archivos y toda la información que necesitas está en el manual, explicado paso a paso.

Chaqueta con intermitentes para ciclistas (Arduino)

Este proyecto enseña cómo crear una chaqueta con intermitentes y unos botones que accionan las luces. Es uno de los mejores ejemplos que puedes encontrar para comprender la versatilidad de estos equipos.

Tu propia videoconsola portátil (Raspberry Pi)

No es una de las aplicaciones más simples y requiere tener acceso a herramientas como un soldador o imprimir unas piezas con una impresora 3D. Todos los materiales se pueden comprar sin problema y respecto a la impresora 3D, hay muchas tiendas online que, enviando los planos, te mandan las piezas acabadas por correo.

La idea es crear desde cero una videoconsola portátil, con una pantalla táctil, controles tradicionales a lo Game Boy o Game Gear y una batería para que dure varias horas. Las instrucciones están disponibles junto a los planos y todos los productos que se necesitan.

Centro multimedia para el salón (Raspberry Pi)

Uno de los proyectos más interesantes para los que quieren pasar horas viendo series y películas es adaptar uno de estos pequeños ordenadores a un televisor, convirtiéndolo en un centro multimedia gracias al software Kodi (anteriormente conocido como XBMC).

Funciona conectando la Raspberry Pi a la tele por HDMI y se puede controlar con el móvil, almacenando todos los archivos en tarjetas SD. El mejor ejemplo de las enormes posibilidades de estas placas 'low cost'.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

En Primera Plana (Spotlight) Trailer Subtitulado HD
Historia de una pasión - Trailer subtitulado en español (HD)
MUSTANG (Tráiler Oficial España)

ºC

ºC