No hace tanto que el madrileño parque del Retiro era el epicentro de las artes contraculturales. Cada día, y especialmente en los fines de semana soleados, ventrílocuos, mimos, cantantes, cómicos y violinistas hacían del paseo de la República de Cuba un improvisado escenario, no tanto para financiarse como para dejarse ver por los que movían el cotarro. Hoy, las cosas están complicadas para los artistas de la ciudad. Los que quieran ejercer en plena calle tienen que someterse a un examen de aptitud cuyos criterios de admisión no han sido publicados. 

La decisión consistorial sería aún más dramática de no ser porque la Gran Vía, en las autopistas de la información, se llama YouTube, y es infinitamente más extensa de lo que podemos imaginar. Allí conviven artistas que se ganan (y muy bien) la vida con sus vídeos, con otros que, como en el Retiro, sólo quieren dejarse ver.

Este último caso es el de Arturo Cardelús, un compositor madrileño de 32 años que un buen día se levantó con un correo inesperado. El remitente era Laurentius Dinca, primer violín de la Orquesta Filarmónica de Berlín. El prestigioso músico de origen rumano y discípulo de Von Karajan topó con un vídeo de Cardelús (puede verse debajo) tras introducir las palabras "violín" y "tango" en YouTube y quedó inmediatamente prendado de su música. "Al principio pensé que se trataba de una broma. Recibir un email de Laurentius Dinca encargándome una obra fue algo muy especial… Berlín ha sido mi referencia desde que escuché una grabación de la quinta de Beethoven cuando tenía seis años", explica Cardelús.

A decir verdad, el anuncio no debería haber sorprendido al joven español. Al menos no revisando su hoja de servicios. Afincado en Los Ángeles, Cardelús se ha graduado con las máximas calificaciones en escuelas como el Conservatorio Superior de Música de Salamanca y en la Royal Academy of Music de Londres. Más tarde sería admitido –y becado– en el exclusivo Berklee College of Music (Boston), donde obtuvo la calificación de summa cum laude. Por si fuera poco, recibió también el Richard Levy Award, el máximo galardón que concede la institución norteamericana.

En el campo del cine, el madrileño ha participado en las bandas sonoras de The Paperboy, Tangernación y The Dark Passenger, siendo nominado por la última para el Jerry Goldsmith Award, que reconoce el talento emergente más destacado en la música para la gran pantalla.

Ritmos latinos en el corazón de Alemania

Cardelús se ha graduado con las máximas calificaciones en el Conservatorio Superior de Música de Salamanca y en la Royal Academy of Music de Londres. Más tarde sería admitido -y becado- en el exclusivo Berklee College of Music, donde obtuvo la calificación de summa cum laudeSemanas después del contacto por mail, Dinca le encargó al español alargar su composición. Para ello, puso a su disposición la sede de la Filarmónica y el plantel de solistas. "La sala de cámara de la Philharmonie es el sitio perfecto para grabar una obra como Con Aire de Tango. Tiene una acústica fantástica. Lo planteamos como un concierto grabado y no una grabación de estudio. Grabamos por movimientos completos, pero siempre tocándolos de principio a fin, y no por secciones, como se haría en un estudio, donde tienes más control sobre el resultado final, pero a veces puede llevarte a crear algo artificial, sin alma... Yo prefería el 'riesgo' del directo, que la obra sonase a concierto", dice el madrileño. 

Así surgió Con Aire de Tango, una composición para violín solista y quinteto de cuerda que consta de cuatro movimientos (I. Madrid / II. Boston / III. Anchorage / IV. Los Ángeles) cuya premiere ha tenido lugar en internet. De hecho, la obra puede descargarse ya en Amazon y iTunes por algo menos de cuatro euros.

No obstante, Dinca quiere que el esfuerzo del joven compositor español trascienda lo digital. Así, Con Aire de Tango será estrenada en la Sala de Cámara de la Philharmonie berlinesa durante la próxima temporada, dirigida por el propio Dinca y con todos los solistas que grabaron la versión original. Más aún, el primer violín berlinés le ha encargado a Cardelús nuevas obras con el objeto de ampliar su repertorio y acometer una gira mundial.