ABANDONA EL VILLA MAGNA, LA MANGA Y AHORA MARBELLA

Hyatt ya no nos quiere: la lujosa cadena hotelera deja de tener presencia en España

Hyatt abandona España. Esta lujosa cadena hotelera, conocida por su exclusividad y cuyos establecimientos han quedado inmortalizados gracias a películas como Lost in Translation, ya no
Foto: Hyatt ya no nos quiere: la lujosa cadena hotelera deja de tener presencia en España
Hyatt ya no nos quiere: la lujosa cadena hotelera deja de tener presencia en España
Fecha

Hyatt abandona España. Esta lujosa cadena hotelera, conocida por su exclusividad y cuyos establecimientos han quedado inmortalizados gracias a películas como Lost in Translation, ya no tiene presencia en nuestro país. Ha dejado de gestionar el Villa Magna de Madrid, ha puesto pies en polvorosa del Hyatt Regency La Manga y ha aparcado el que iba a ser su gran estreno para este año, el Park Hyatt Casares, en Marbella. “Realmente Hyatt nunca ha mostrado gran interés por España”, asegura un ex directivo de la firma.

 

El que estaba llamado a ser uno de los grandes proyectos hoteleros del país, el Hotel Park Hyatt Casares Golf and Spa Resort, dirigido a los clientes con mayor poder adquisitivo y dentro de uno los resorts de golf de referencia de la Costa del Sol (Doña Julia Golf), está aplazado sine die. No podrá abrir sus puertas ni este año, tal y como estaba previsto, ni probablemente el siguiente.

 

Las obras están prácticamente paradas y del hotel de lujo sólo hay un esqueleto a medio terminar. La cadena ha perdido todo interés en él. De hecho, en su página web no aparece como uno de sus ‘Future Hyatt Hotels’. Su único proyecto español en esta lista es un Park Hyatt Mallorca para el año 2010 del que casi nada se sabe.

 

Hyatt no es dueño de los hoteles sino que se dedica a la gestión de los mismos. El propietario del establecimiento de Casares es Evemarina, una promotora y constructora de la Costa del Sol que, como la mayoría de las inmobiliarias del país, pasa por graves problemas financieros. Hace un año y para aligerar su endeudamiento, vendió el Hyatt de Casares a un fondo árabe (Qatar Nacional Hotel Company) por 70 millones de euros. Se trataba de un proyecto ‘llave en mano’ que Evemarina, como constructora y promotora, debía entregar a este fondo en las fechas previstas.

 

Sin embargo, el encarecimiento del proyecto y problemas de financiación han puesto el acuerdo en peligro. Tal es la situación que, según reconoce uno de los encargados de las negociaciones, “ahora mismo, además de los de Qatar, se está hablando con otros posibles compradores”. El financiador de la operación es EBN, el banco de las cajas de ahorro, que no está dispuesto a seguir aportando capital a cualquier precio.

 

“Las exigencias de Hyatt, como la firma de lujo que es, han sido muy altas y esto ha provocado que el presupuesto se haya disparado, y ni EBN ni Evemarina están dispuestos a soltar más dinero”, explica esta misma fuente. Estas limitaciones han provocado que el establecimiento de Casares se encuentre casi paralizado y que Hyatt se haya descabalgado prácticamente del proyecto. Evemarina no ha respondido a las preguntas de este diario, pero sí ha reconocido que el proyecto va para largo.

 

En retirada desde 2005

 

La tocata y fuga en España de la cadena hotelera comenzó en febrero de 2005, cuando desmantelaron la oficina de ventas que tenían en Madrid. Desde ese momento, cualquier operación concerniente a la firma estadounidense se tiene que hacer desde la sede de Frankfurt. Sin embargo, fue a finales del pasado año cuando se comenzó a percibir con claridad las intenciones de Hyatt de marcharse de España.

 

Primero fue el Villa Magna, uno de los hoteles más emblemáticos de Madrid. En octubre del año pasado y tras dieciocho años encargándose del establecimiento, Hyatt anunciaba que abandonaba definitivamente la gestión del mismo. Poco después y tras una reforma integral que parecía eterna, este cinco estrellas abría de nuevo sus puertas de la mano del grupo familiar portugués Sodim SGPS. Actualmente, el nuevo Villa Magna está considerado uno de los mejores hoteles de Madrid y también uno de los más caros.

 

Poco después, en noviembre de 2008, La Manga Club, complejo turístico de lujo propiedad de Medgroup y uno de los destinos más frecuentados por los VIP y deportistas nacionales y extranjeros, con tres campos de golf, veintiocho pistas de tenis, ocho campos de fútbol, un SPA gigante y remodelado, y restaurantes refinados con menús a precio de oro, se declaraba en quiebra. Las joyas más cuidadas de este resort eran, precisamente, el hotel Hyatt Regency La Manga, de cinco estrellas, y los bungalós del Hyatt Las Lomas Village.

 

Tras la suspensión de pagos, la cadena hotelera dejó el management de estos establecimientos en manos de Medgroup, dueño de La Manga Club. Medgroup es el brazo inversor de George Soros en España.