madrid, la ciudad europea con más elevadores

Los jóvenes que cayeron por el ascensor, un drama aislado: solo 5 accidentes en 2016

Dos jóvenes fallecieron al caer al vacío por el hueco de un ascensor. La investigación continúa mientras los datos muestran el ínfimo porcentaje de este tipo de accidentes

Foto: Agentes de la policía y los servicios médicos, en el número 4 de la calle Hermanos Bécquer. (EFE)
Agentes de la policía y los servicios médicos, en el número 4 de la calle Hermanos Bécquer. (EFE)

La Policía Nacional investiga desde el martes la muerte de dos jóvenes de 17 años que cayeron por el hueco de un ascensor en la calle Hermanos Bécquer de Madrid desde la altura del noveno piso. La tragedia —que también está siendo analizada por el director general de Industria de la Comunidad de Madrid, Francisco Javier Abajo, y los técnicos de su departamento— no parece contar con precedentes similares.

La pareja de adolescentes fallecidos estudiaba 2º de Bachillerato en el colegio Nuestra Señora del Recuerdo de Chamartín, y en unas semanas debían examinarse de Selectividad. La tragedia tenía lugar este martes al filo de las cuatro de la tarde y sus familiares y amigos no tardaron en agolparse a las puertas del inmueble, requiriendo la asistencia psicólogica del Samur para asimilar lo que estaba sucediendo. La chica, que responde a las siglas de B. J. P. P., era la que vivía en el inmueble con su familia. Hija de un registrador de la propiedad y de la directora del museo de arte de Alcobendas, preparaba con el joven una fiesta en el ático de la novena planta del edificio para celebrar el fin de exámenes. El motivo por el que ambos cayeron al vacío aún se desconoce (en un primer momento, se aseguraba que había cedido el suelo aunque se especula con que fuera una de las paredes de la cabina) y la Policía Científica tampoco ha podido determinar si subían hacia ese piso o bajaban.

Los jóvenes que cayeron por el ascensor, un drama aislado: solo 5 accidentes en 2016

Policía y Administración Pública se encuentran inmersos en una investigación que se anticipa compleja al requerir de muchas pruebas periciales para arrojar luz al trágico suceso. El área de Industria del Ejecutivo regional que lidera Cristina Cifuentes reconoce la "gran extrañeza" ante lo sucedido a la espera de que las pesquisas avancen. No es para menos, teniendo en cuenta la falta de antecedentes según los datos aportados por la Federación Empresarial Española de Ascensores (FEEDA), en cuyo registro estatal solo constan cinco accidentes graves en todo 2016 motivados por movimientos incontrolados de cabina y nivelación deficiente.

Un hecho aislado, según los datos

Con respecto al resto de incidencias, la FEEDA —que aglutina a la mayor parte de empresas de elevadores del país, incluida ThyssenKupp, propietaria de Silves, la marca del ascensor del siniestro— dice que se produjeron durante el pasado año 136 accidentes leves en toda España por causas técnicas dando lugar a atrapamientos y otros 146 por el uso indebido del ascensor. Un porcentaje "muy bajo", explican desde la FEEDA, máxime si se tiene en cuenta que España es el país europeo con más ascensores en todo su territorio —más de un millón de ellos— y Madrid concretamente tiene en torno a 162.000 elevadores.

Los jóvenes que cayeron por el ascensor, un drama aislado: solo 5 accidentes en 2016

La FEEDA sí advierte que del total de ascensores, en torno a la mitad, unos 500.000, tienen más de 20 años de antigüedad. En ese sentido, insisten, los elevadores más recientes cuentan con nuevas medidas de seguridad y la federación es partidaria de que aquellos más antiguos incorporen esas novedades en la medida de lo posible, como por ejemplo protección contra el cierre intempestivo de puertas, sistemas de telegrama que permitan la comunicación telefónica en caso de emergencia o mecanismos que eviten movimientos descontrolados del elevador.

Los servicios de Emergencias, en el lugar del suceso. (Fuente: 112)
Los servicios de Emergencias, en el lugar del suceso. (Fuente: 112)

Según explican en el área de Industria a este diario, los ascensores pasan revisiones cada cuatro años y la comunidad de vecinos es la que debe solicitar la inspección cuando llega el momento, un procedimiento similar al de la ITV del coche, por ejemplo. Existen unas empresas autorizadas para hacer esas inspecciones y, si aprecian alguna incidencia, la comunidad tiene un plazo de seis meses para solventarla. Si los errores detectados son graves, el ascensor queda fuera de servicio al instante. Además, las comunidades de vecinos están obligadas a tener un contrato de mantenimiento anual. En el caso del ascensor que desencadenó la tragedia, la propia presidenta de la comunidad corroboró que en el mes de abril se sometió a su última revisión.

Lo que por ahora se sabe es que el ascensor del inmueble situado en el distrito de Salamanca en el que falleció la pareja de jóvenes había sido revisado en agosto de 2015 de acuerdo a los ciclos de comprobación estipulados y el pasado abril se sometió a la revisión de mantenimiento pertinente. La propia Cifuentes confirmó estos datos en la mañana del miércoles, tras insistir en que será la investigación judicial la que determinará "lo que falló" aquel día. La presidenta madrileña insistió en que por ahora lo único que se puede hacer "es apoyar a las dos familias que están en la peor situación que se puede estar en la vida, que es que muera un hijo, y de una manera terrible".

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios