informe pericial

Un "imitador servil" falsificó la firma de Villar en la justificación de los gastos del caso Haití

Un informe caligráfico ordenado por la Federación concluye que el documento que certificó que el dinero fue destinado al país caribeño fue rubricado por otra persona en su nombre

Foto: Ángel María Villar, durante una asamblea extraordinaria de la Federación Española de Fútbol el pasado octubre. (EFE)
Ángel María Villar, durante una asamblea extraordinaria de la Federación Española de Fútbol el pasado octubre. (EFE)

El documento firmado el 30 de diciembre de 2011 por el presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Ángel María Villar, para certificar que la subvención de 1,2 millones de euros recibida por el organismo había ido a parar a los proyectos de Haití comprometidos en realidad fue rubricado por otra persona. Así lo concluye el perito caligráfico Alberto Repiso en el informe presentado el pasado 11 de noviembre a petición de la Federación ante el Juzgado de Instrucción número 4 de Majadahonda, que instruye la causa, al que ha podido acceder El Confidencial.

El experto asegura que las nueve firmas que fueron implantadas en el mencionado documento como si fueran de Villar son falsas. En concreto, según el perito, "fueron realizadas mediante imitación servil". Es decir, que alguien falsificó la rúbrica del presidente federativo, que realmente no fue quien refrendó el cerficado, que consta de nueve páginas en las que se detallan minuciosamente las partidas a las que se destinó el dinero que, como ha admitido el propio Villar posteriormente devolviendo el montante, en realidad no fue a parar a esos proyectos sociales.

El análisis pericial llega a esta conclusión tras comparar el mencionado certificado con una serie de documentos denominados indubitados, sobre los que no existe sospecha alguna de que reflejan la firma auténtica del presidente del fútbol español. Se trata de la fotocopia del DNI de Villar, de dos actas de la Asamblea General de la Federación celebradas en 2010 y 2012 en las que estuvo presente el dirigente deportivo y de un folio en el que éste imprime su rúbrica en repetidas ocasiones.

Tras el cotejo de los mencionados elementos, el perito asegura que "la morfología panorámica de las firmas indubitadas supone una libertad de trazo y composición sobrealzada que no se da en las dubitadas, donde predomina la proporcionalidad y el tamaño, que es más limitado pese al espacio disponible que hay para ejercitar la escritura". La letra "estrecha y alargada", la dirección irregular, los bucles de la M, la tendencia a unir el cuerpo y el subrayado o el "descenso en espiral" con que comienza la segunda parte de la rúbrica auténtica distan de las características de la copiada, que el experto define como "más controlada", proporcional y sin los bucles ni el citado descenso en espiral.

Asimismo, el especialista destaca el "doble trazo" con el que comienza la letra A, su desarrollo en retroceso, la "guirnalda con curvatura cerrada", el trazado largo y delgado o el gran desarrollo vertical de la V que destacan en el autógafo auténtico y que contrastan con el rasgo ascendente con que empieza la A en la imitación, su "notable proporcionalidad" que genera un "cuchillo de carnicero" o la tendencia a hacer letras "cortas", "infladas" y prorporcionadas que tiene el falsificador.

El perito explica en el preámbulo de su informe que un imitador puede llegar a conseguir "un gran parecido" respecto al original, pero que nunca captará el "espíritu" de la firma que pretende emular, algo que muestran por ejemplo los mencionados rasgos. "El ritmo, la presión, la inclinación... son huellas dactilares difíciles de imitar", argumenta el experto, que Villar utiliza en este proceso judicial para demostrar que él no certificó que el dinero de la subvención había ido a los conceptos comprometidos, sino que fue otra persona la que lo hizo por él falsificando su firma.

El Juzgado de Instrucción número 4 de Majadahonda investiga a Villar desde que el pasado enero admitiera a trámite la denuncia interpuesta por el candidato a presidir la RFEF Miguel Ángel Galán contra el actual presidente del organismo por los fondos que estaban destinados a proyectos en Haití y que nunca llegaron a su destino ni fueron justificados. Apenas unos días antes de la citada admisión a trámite y en previsión de que se abriera la investigación -como de hecho ocurrió-, Villar devolvió los 1,2 millones de euros concedidos en forma de subvención en 2011 por el Consejo Superior de Deportes (CSD), que ya había abierto un expediente por este asunto, a los que añadió otros 300.000 euros por los intereses.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios