FAMILIARES DIRECTOS Y LÍDERES DE NNGG, EN NÓMINA

PP y PSOE convierten el Ayuntamiento de Madrid en refugio de enchufados

PP y PSOE han convertido el Ayuntamiento de Madrid en una de las plazas más deseadas para los cachorros de sus respectivos partidos. Con sueldos que,

Foto: PP y PSOE convierten el Ayuntamiento de Madrid en refugio de enchufados
PP y PSOE convierten el Ayuntamiento de Madrid en refugio de enchufados

PP y PSOE han convertido el Ayuntamiento de Madrid en una de las plazas más deseadas para los cachorros de sus respectivos partidos. Con sueldos que, en algunos casos, superan los de un diputado electo del Congreso, con un trabajo discreto y relativamente cómodo y, sobre todo, sin ningún criterio de selección muy exigente más allá del amiguismo y el enchufe de turno. El Palacio de Cibeles y las dependencias de la Casa de la Villa son, junto con las Juntas municipales de distrito, un coladero de hermanos, hijos y “funcionarios” de partido colocados en puestos de confianza y libre designación cuya remuneración alcanza, en el mejor de los casos, los 50.434 euros brutos al año.

La lista resulta en algunos casos tan escandalosa que hasta a la propia Ana Botella, que ha aborrecido en público de los jóvenes que se afilian a las Nuevas Generaciones para ascender en el escalafón de los partidos “en vez de dedicar tiempo a formarse”, le resulta difícil de justificar sin que se le salten los colores. Tal y como le pasó la semana pasada ante la retahíla de nombres que le fue presentado el concejal de UPyD, David Ortega, en el último pleno de control. Pero lo cierto es que se trata de una costumbre profundamente arraigada en la política municipal de la capital en la que el PSOE de Jaime Lissavetzky tampoco puede sacar pecho ni promover la bandera de la regeneración. Como ha publicado este diario, el Ayuntamiento es el que paga, de hecho, el sueldo de la jefa de prensa de Tomás Gómez, líder de la oposición en la Asamblea de la Comunidad de Madrid, y quien ha colocado a su mano derecha, Ana Sánchez Varela, en la nómina del Consistorio para ahorrar ese sueldo a las maltrechas arcas del partido en la capital. Pero no es el único caso en las filas socialistas.

El Ayuntamiento tiene en nómina a 41 asesores, dos en cada uno de los 21 distritos en los que se divide la capital, menos en uno, y todos nombrados a dedo por el color político que gobierna en Madrid desde la época de José María Álvarez del Manzano. Según UPyD, el coste de toda esta cohorte de asesores y ayudantes alcanza los 2 millones de euros en plena época de recortes en todas y cada una de las partidas del presupuesto municipal. En cada distrito, hay un consejero técnico (50.434 euros anuales) y un asesor técnico (37.000 euros) que se eligen, rigurosamente, por la lógica interna de los partidos y a medias entre el concejal y el presidente del PP del distrito si es que ambos cargos no confluyen en la misma persona. La crisis ha obligado a reducir a 41 los 65 asesores que había hasta el año pasado en la etapa de Alberto Ruíz Gallardón. Ana Botella ha recortado también el número total de asesores eventuales y de confianza que heredó de Gallardón de 301 a 213.

En uno de esos distritos, en el de Moratalaz, sigue trabajando como consejero técnico Ángel Carromero, vicesecretario general de Nuevas Generaciones de Madrid, a las órdenes de la concejala Begoña Larrainzar. El retorno a su puesto de trabajo tras su infierno en Cuba no ha sido, precisamente, un camino de rosas. Más del 50% de los funcionarios de ese distrito han avalado un escrito dirigido a la alcaldesa en el que condenan su vuelta a la Junta Municipal porque supone “un desprecio” hacia su trabajo, ya que están sufriendo “recortes” y “no se reponen vacantes” de personal municipal.

En la Junta Municipal de Arganzuela, con un suelo de 42.776 euros al año y con un puesto de “asesor técnico” está colocada la nuera de la concejal presidenta del distrito, Carmen Rodríguez Flores, casada con José María Montesinos García-Mesa. ¿Los criterios de selección? Ana Botella tampoco fue capaz de dar una respuesta muy convincente al líder de UPyD en Madrid y se limitó a describir las funciones que desempeñan dichos asesores.

Los vínculos familiares llegan incluso hasta la mismísima lideresa del PP madrileño, Esperanza Aguirre. Una de sus tres hermanas, Cristina Aguirre, de 38 años, fue fichada el año pasado como asesora de la concejala del distrito de Hortaleza, Almudena Maillo, que fue, a su vez, asesora, en su día, de la ex presidenta de la Comunidad de Madrid. El sueldo de la hermana pequeña de Aguirre, tal y como se publicó el año pasado, alcanza los 46.625 euros, aproximadamente la mitad que el de la concejal. En otros casos, las conexiones son aún más burdas. La concejal presidenta de Ciudad Lineal, Elena Sánchez Gallar, emplea a la esposa de su propio hijo.

Gabriela González de Castejón, la hija de la diputada nacional y portavoz adjunta del PP, Beatriz Rodríguez Salmones, desempeña el cargo de consejera técnica en el distrito de Retiro a razón de otros 50.434 euros. Juan Francisco Iniesta, ex presidente de Nuevas Generaciones de Chamartín trabaja como asesor en ese mismo distrito, exactamente la misma situación que la del presidente de Nuevas Generaciones de Fuencarral. Maria Prado Bodas González, asesora en el distrito de Moncloa, está casada, a su vez, con el concejal del distrito de Usera, Jesús Moreno.

John Medcalf, hijo de Elvira Rodríguez, presidenta de la CNMV, desempeña funciones de asesor en el grupo municipal del PP con otros tantos nombres vinculados estrechamente a la familia política como Adela Ruiz García, exmujer de Antonio Beteta, secretario de Estado de Administraciones Públicas; Francisco Jiménez Becerril, hijo del concejal del PP asesinado por ETA; Begoña Lucas López, hija de Juan José Lucas, vicepresidente del Senado y Alejandra Serrano, hija del diputado Tomás Serrano.

El PSOE, que no dirige ninguno de los distritos, apenas tiene capacidad para designar a su equipo de confianza, pero, no por ello, es ejemplo de mejores prácticas ni de menos endogamia. El caso más llamativo es el de Susana Martínez Espinosa, que ocupa un puesto de libre designación como administrativa en el grupo municipal socialista. Susana es la hermana de la concejala Noelia Martínez Espinosa, secretaria de Migración y Cooperación del PSM.

En otros casos, según denuncian fuentes internas del propio grupo municipal, estos puestos de confianza han sido utilizados por Tomás Gómez para premiar lealtades o cobijar a empleados que no puede colocar en la nómina del PSM.

Así, como premio a la fidelidad han entrado el acalde de Robregordo, Óscar Monterrubio, que figuraba en las listas a la Asamblea y que, al no haber conseguido su escaño, ha terminado en las dependencias del Ayuntamiento como consejero técnico.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
38 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ºC

ºC