por la revalorización bursátil y los beneficios

La cúpula de Iberdrola se apunta un bonus de 115 millones en plena polémica de la luz

La alta dirección de la empresa eléctrica ha conseguido todos los objetivos del bono estratégico 2014-2016, lo que le permite repartirse 19 millones de acciones

Foto: Edificio de Iberdrola en Madrid. (Reuters)
Edificio de Iberdrola en Madrid. (Reuters)

La alta dirección de Iberdrola está de enhorabuena. Cerca de 350 ejecutivos de la compañía eléctrica se van a apuntar un bonus de hasta 115 millones de euros gracias al buen comportamiento de los beneficios del grupo y a la evolución bursátil. Es el resultado del bono estratégico 2014-2016, aprobado en la junta general de accionistas de hace tres años y que tiene como principal beneficiaria a la cúpula de la eléctrica, incluido su presidente, Ignacio Sánchez Galán.

Según cálculos internos de Iberdrola, la compañía ha conseguido superar los tres objetivos exigidos para la aplicación de este plan de incentivos. Por una parte, la eléctrica debía obtener un crecimiento medio anual del beneficio del 4%. Por otra, una mejora de la solidez financiera y, por último, que la acción se comportase en bolsa mejor que tres de estas compañías: la italiana Enel, la germana E.ON, la alemana RWE, la francesa EDF y la también gala GDF Suez.

Los dos primeros objetivos ya se habían conseguido, según señaló Galán en la junta general del pasado año, cuando anunció que los retos del programa Perspectivas 2014-2016 se habían alcanzado con un año de antelación. El tercero también se logró a finales de 2016, cuando Iberdrola cerró en bolsa ligeramente por encima de los seis euros, un 31% superior al precio marcado a 31 de diciembre de 2014.

Iberdrola ha destinado más de 2.000 millones a recomprar acciones propias. Eso ha facilitado que la cotización se comportase mejor que el resto

Una revalorización que contrasta con el retroceso del 37,5% de GDF Suez, el desplome del 52,5% de E.ON, el 'crash' del 54% de RWE, la caída en picado del 57,5% de EDF y el repunte del 13% de Enel, gracias al troceo de Endesa. Mientras la mayoría de sus rivales europeas se han hundido por la crisis de la energía nuclear tras el terremoto que afectó a la central japonesa de Fukushima, la eléctrica española ha conseguido recuperar los niveles a que llegó a mediados de 2011 gracias a la diversificación geográfica de su negocio, repartido entre España, Reino Unido, Estados Unidos, Brasil y México.

“Iberdrola es una empresa más grande, más diversificada, más internacional y más rentable: nos hemos convertido, a cierre de ejercicio, además de en la mayor eléctrica europea, en la que mayor rentabilidad total para el accionista ha ofrecido en los últimos 15 años: un 240%”, indicó Galán en la última junta general, en la que recordó que la energética con sede en Bilbao ha ofrecido una remuneración total para el accionista del 50% en los dos últimos años.

Autocartera y factura más cara

Este comportamiento ha sido posible, además de por la gestión de los activos del grupo, por la política de autocartera, ya que Iberdrola ha destinado más de 2.000 millones de euros en los dos últimos años en recomprar acciones propias. Una fuerte inversión que, unida a la amortización de los millones de títulos nuevos emitidos para abonar el dividendo en papeles —'scrip diviend'—, ha facilitado que la cotización se comportase mucho mejor que sus competidoras.

Molinos de viento de Iberdrola. (EFE)
Molinos de viento de Iberdrola. (EFE)

Iberdrola se ha beneficiado, asimismo, de la subida de los precios de la electricidad, que en el caso de España se han encarecido casi un 70% en los últimos 10 años. No obstante, la factura media se redujo un 10% en 2016, antes de empezar una espiral alcista en enero de este año que ha obligado al Gobierno a poner en marcha una investigación por el encarecimiento del kilowatio en el mercado mayorista. La compañía acaba de aprobar también un aumento medio del 7,5% de sus precios en el Reino Unido.

Sea como fuere, los directivos de Iberdrola van a recibir 19 millones de acciones, un 0,3% del capital de la compañía, que les serán entregadas por tercios los tres próximos años. En total, se repartirán unos 115 millones de euros de aquí a 2019. El presidente y el consejero director general, Francisco Martínez Córcoles, recibirán 2,2 millones de títulos, valorados a precios de mercado en 13,25 millones de euros. Según distintas fuentes, se prevé la aprobación de un nuevo plan de incentivos para la cúpula directiva en la junta general que tendrá lugar entre finales de marzo y mediados de abril.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios