ES EL PEOR VALOR DEL IBEX EN 2013

El mercado castiga la indefinición de Sabadell y le condena a ser el peor banco del Ibex

Banco Sabadell no consigue carburar en bolsa. El valor vive una auténtica sangría en el mercado que le ha llevado al farolillo rojo del Ibex 35
Foto: El mercado castiga la indefinición de Sabadell y le condena a ser el peor banco del Ibex
El mercado castiga la indefinición de Sabadell y le condena a ser el peor banco del Ibex
Fecha
Banco Sabadell no consigue carburar en bolsa. El valor vive una auténtica sangría en el mercado que le ha llevado al farolillo rojo del Ibex 35 y a dejarse en lo que va de año un 25%. Los números no engañan. En lo que va de mes de mayo, el valor apenas ha conseguido cerrar en positivo cinco sesiones y los analistas tampoco consiguen dibujar unas perspectivas nada halagüeñas para la compañía de cara a los próximos meses.

El sector bancario vive luces y sombras en el mercado después de los procesos de reestructuración que ha tenido que acometer en los últimos meses. Sin embargo, dentro de las seis entidades que forman parte del Ibex 35 se encuentran situaciones tan dispares como la de Bankinter, que se anota un 42% en lo que va de año y es el segundo mejor valor del selectivo en 2013, y la de Sabadell. Ambos son bancos denominados "medianos" pero los dos también viven situaciones muy dispares a pie de parqué.

Sabadell y Santander son los dos únicos valores que se mueven en terreno negativo dentro del sector bancario en lo que va de año. En el caso de la firma presidida por Emilio Botín, se deja un 8,5%, si bien las previsiones del consenso de mercado recogido por Bloomberg le otorgan un potencial alcista del 1,5%. No es así para Banco Sabadell, que prácticamente ha agotado el recorrido en bolsa que le dan los analistas y que apenas se sitúa a 0,07 euros por encima de los 1,46 euros a los que cerró el jueves. ¿Por qué esta percepción tan negativa sobre la entidad catalana?

Diversas fuentes del mercado coinciden al afirmar que el banco "ha quedado en tierra de nadie y en una preocupante situación de indefinición. Por delante tiene que integrar los distintos negocios adquiridos y asumir sus costes extraordinarios. En ese proceso falta definir un segmento de potenciales clientes, también nuevos objetivos y mejorar en la comunicación de esas metas", añaden.

Prueba de ello es la reacción que ha producido la reciente adquisición del negocio de banca privada de Lloyds en Miami, por el que la entidad española pagará 4,6 millones de euros, además de un 0,5% adicional, por los activos transferidos. En opinión de Renta 4, "la repercusión que tendrá en bolsa esta operación será mínima. Sencillamente creemos que un valor que presenta las actuales condiciones debería enfocarse hacia otras áreas más concretas".

"Es un banco que gusta menos a los inversores. No ha terminado de convencer a raíz de los procesos de adquisiciones que ha ido realizando a lo largo del último año", apunta Daniel Pingarrón, analista de IG. En esta misma línea se mueve Javier Barrio, de BPI, que cree que "el banco podría ser el próximo en la lista de entidades con pequeños problemas de solvencia". Fuentes del mercado apuntan a que la entidad podría estar desprendiéndose de activos para reforzar su balance. "Prueba de ello sería la venta a mediados de mes del 6% de su participación en Meliá Hoteles por más de 61 millones de euros", comentan.

Desde BPI añaden que otro motivo que puede estar penalizando al valor es que "estaba demasiado caro respecto al resto del sector y no había motivo alguno para ello", añaden. "Por este motivo, mantenemos nuestro consejo de venta sobre las acciones de la entidad y en las próximas semanas revisaremos su precio objetivo". La opinión del consenso de mercado tampoco habla a favor de la entidad. De entre los 28 analistas que habitualmente siguen al valor en Bloomberg, 20 recomiendan la venta de los títulos, 6 mantienen una posición neutral en la firma y sólo dos aconsejan su compra. 

No obstante, las últimas caídas en bolsa hacen que llueva sobre mojado para la entidad. Desde el año 2006 el valor no ha conseguido cerrar en positivo ningún ejercicio. De hecho, a excepción de 2011, todos los años ha acabado con pérdidas de doble dígito.