EL EX PRESIDENTE DEL REAL MADRID TRASLADA SU EMPRESA A VALENCIA

Boluda cierra el último astillero catalán y deja Barcelona como un simple ‘puerto fashion’

Cataluña se quedará sin el único astillero de reparación de grandes barcos mercantes. No es que ya no haya buques que reparar, sino que la voluntad

Foto: Boluda cierra el último astillero catalán y deja Barcelona como un simple ‘puerto fashion’
Boluda cierra el último astillero catalán y deja Barcelona como un simple ‘puerto fashion’

Cataluña se quedará sin el único astillero de reparación de grandes barcos mercantes. No es que ya no haya buques que reparar, sino que la voluntad de reducir costes y concentrar el negocio en el Puerto de Valencia del empresario levantino y ex presidente del Real Madrid, Vicente Boluda, ha hecho que el astillero Unión Naval Barcelona repliegue velas en la capital catalana y ponga rumbo al Puerto de la ciudad del Turia, dejando por el camino 95 personas sin empleo estable. Con el traslado, se llevará a Valencia su dique flotante, la estructura que permite la puesta en seco de los barcos.

 

La operación no es casual y forma parte de la intención del Grupo Boluda de cerrar los astilleros dedicados a la reparación de grandes mercantes, como el que tenía en Marsella, y concentrar su actividad en Valencia. Primero fue Marsella y ahora le toca a Barcelona. La diferencia con el puerto francés es que con la decisión tomada por Vicente Boluda desaparece el último astillero barcelonés.

 

Según ha podido confirmar El Confidencial de distintos empresarios portuarios, el ex presidente del Real Madrid ha podido realizar la operación de cierre “por la intención de las autoridades del Puerto de Barcelona de ir convirtiendo la instalación poco a poco en un enclave de reparación de yates de lujo y de recreo donde no tienen cabida los grandes mercantes”, aseguran las fuentes consultadas. O sea, convertir a la capital catalana en un puerto fashion.

 

La intención del Grupo Boluda es ceder una pequeña parte de la plantilla a Marina 92, una empresa que está muy cerca de las instalaciones de Unión Naval en el Puerto de Barcelona, que está participada en un 8% de su capital por la Autoridad Portuaria de Barcelona y se dedica exclusivamente a la reparación de grandes yates de lujo de mandatarios y millonarios internacionales, como el de Ibrahimovich”, señalan. Las mismas fuentes sospechan que el Puerto de Barcelona, que preside Jordi Valls, está negociando la licitación de los espacios que dejará Boluda con Unión Naval Barcelona precisamente a menos de 50 metros del polémico Hotel Vela, construido en primera línea de mar en terrenos portuarios.

 

El único astillero de Cataluña

 

Curiosamente, Boluda cierra Unión Naval Barcelona y devuelve las instalaciones al Puerto a pesar de que le quedaban aún 11 años para disfrutar la autorización que le habían concedido. El cierre supondrá la desaparición de la actividad de reparación de embarcaciones, puesto que Unión Naval, con 180 años de historia en Barcelona, es la única compañía que se dedica a este  negocio en Cataluña. El nombre inicial de las instalaciones que ahora abandona el empresario valenciano era el de Talleres de Vulcano, que tomaron el testigo a partir de 1830 de las primeras actividades relacionadas en el puerto catalán con la industria naval. Los talleres de Unión Naval han registrado en los últimos años positivos resultados económicos.

 

La empresa, a pesar de la caída del tráfico marítimo mundial, ha venido subcontratando servicios y alquilando muelles “pero las dimensiones de sus diques seco y flotante no cubrían las nuevas estrategias de los armadores de reparar buques mercantes de gran eslora”, asegura a este diario un empresario portuario barcelonés. El Grupo Boluda adquirió la mayoría de acciones de Unión Naval Barcelona y Unión Naval Valencia al Banco Santander en 1999. Con anterioridad, ambas empresas navales pertenecían a Unión Naval de Levante, que englobaba a los astilleros controlados mayoritariamente por el Banco Central en la época del ex presidente Alfonso Escámez, que decidió tomar participaciones industriales.

 

Los sindicatos UGT y Comisiones Obreras han denunciado que la compañía cuenta con pedidos suficientes y que ha mantenido un nivel de beneficios en los últimos años. Según las cifras entregadas en el Registro Mercantil, el resultado de explotación correspondiente al pasado ejercicio alcanzó los 1,5 millones de euros, según los portavoces de los trabajadores. El cierre afectará a los 95 trabajadores de la plantilla, pero afectará a otros 200 o 250 de la industria auxiliar. Unión Naval Barcelona está reparando actualmente dos embarcaciones, lo que supone una carga de trabajo para dos meses. Ha realizado hasta 10 presupuestos y tiene confirmada la reparación de dos barcos más para septiembre y noviembre del año en curso.

 

Ni el director general de Unión Naval Barcelona, Francisco Arderius, ni el grupo Boluda en su sede de Valencia han querido comentar la fuga de la compañía. Fuentes sindicales, sin embargo, aseguran que la empresa naviera está dispuesta a  recolocar a veinte trabajadores en la empresa Marina 92, aunque éstos estarán sujetos a una preselección por parte de la compañía contratante.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios