Carles Puyol (35 años) ya mira hacia la retirada. Mundo Deportivo anunció ayer que ya ha confesado en el vestuario que su adiós estaba cercano. La rodilla del defensa azulgrana no deja de dar problemas. Se inflama, le duele y el capitán del Barcelona ya piensa en qué sucederá cuando deje el fútbol, fecha que se aproxima por sus reiteradas lesiones, las mismas que le apartan de las alineaciones del Tata Martino. Puyol ha montado una sociedad con Iván de la Peña a través de la cual ambos se convertirán en agentes de futbolistas en un futuro muy breve.

Puyol dijo en el día de la renovación de su contrato con el club azulgrana que su ilusión era seguir jugando al fútbol y si podía ser, con el Barcelona hasta los 40 años, es decir, hasta 2018. Esa posibilidad se ha ido alejando debido, principalmente, a los problemas que padece en la rodilla derecha y que le obligaron a pasar por el quirófano el pasado verano. El central no quiere arrastrarse y el dolor que sufre en la zona afectada le impide rendir a tope, lo que le puede llevar a decir adiós al Barcelona. Si se viera con fuerza podría intentar una nueva aventura en una liga menor, pero la opción de dar forma a un empresa de representación de jugadores es la que más atrae al central.

Tal y como informó El Confidencial una semana atrás, Puyol ya tenía decidido decir adiós a la Selección. Es más, a día de hoy, Del Bosque no cuenta con el central para sus planes de cara a la cita de Brasil por el mismo motivo por el que el defensa ya piensa en un adiós más cercano de lo que indica su contrato con el Barcelona: 30 de junio de 2016. La firma tuvo lugar en el pasado mes de enero.

Un calvario de año y medio

El compromiso de Puyol hacia la Selección ha sido total. Tras un primer intento de decir adiós a la Roja tras el Mundial de Sudáfrica, la persuasión de Hierro y Del Bosque le llevaron a reconsiderar su postura inicial. Estuvo presente en la final de Kiev y se pasó por la concentración de la Selección en Nueva York antes de la cita de la Copa de las Confederaciones. Ante Uruguay, en el mes de febrero de 2013, se convirtió en centenario, cifra que el seleccionador pretendía que el catalán cumpliera a toda costa con el fin de que tuviera un espacio propio en la historia de la campeona del mundo.

Hasta el momento tan sólo ha jugado cinco partidos en la presente temporada. Su calvario con las lesiones las inició en mayo de 2012, cuando días antes de la Eurocopa tuvo que someterse a una artroscopia en su rodilla derecha. En marzo de 2013 volvió a operarse para limpiar el cartílago cerrando el ciclo con una nueva cita en el quirófano en el mes de junio, operación que le ha dejado con la rodilla tocada.