Ozil siendo sustituido en Los Cármenes.Ozil siendo sustituido en Los Cármenes.

Era el minuto 65 de partido, Mesut Ozil miró en la tablilla de cambios y vio el 10, su dorsal. Como en el anterior partido liguero frente al Betis, el alemán fue sustituido. Y, como ante el conjunto verdiblanco, se marchó molesto al vestuario. Carlo Ancelotti sabe su situación y se le acercó para darle un mimo, Ozil le correspondió… A partir de ahí, el germano se encerró en sí mismo y, aunque tras ducharse vio el final del partido desde el banquillo, posteriormente no bajó al vestuario y se marchó directamente al autobús, un gesto que chocó a sus compañeros y escenificó la incómoda situación que atraviesa.

Ozil recibió en Los Cármenes de Granada un argumento más para tratar una salida del Real Madrid: no le gusta jugar por la derecha (donde estuvo ante el Betis), no le gusta la llegada de Gareth Bale (lo considera una amenaza para quedarse en el banquillo) y no le gusta ser sustituido. Bajo estas circunstancias se hace muy difícil lograr su principal objetivo: un ascenso salarial (cobra en torno a tres millones en Chamartín y su agente está pidiendo unos siete millones al Madrid y a los equipos de la Premier que se está ofreciendo). En definitiva, el alemán no pasa por un buen momento laboral y desea cambiar de aires para recobrar el protagonismo que él considera que merece, un pensamiento endémico extendido en el deporte de élite.

Discreción ante las cámaras y afición

El internacional alemán es un hombre discreto. No es amante de hacer ruido o llamar la atención y quizás por eso su ‘rebelión’ no existió de cara a las cámaras (respondió al saludo de Ancelotti y regresó al banquillo tras la ducha). En su cuenta personal de Twitter mantuvo esta línea de ‘no ocurre nada’ con un mensaje que mira más por los intereses del club… sin olvidarse de los suyos: “Seis puntos en dos partidos. Eso es lo más importante”.

Desde que llegó al Real Madrid, Ozil ha demostrado ser un hombre con unas exquisitas cualidades técnicas y de una tremenda calidad. Sin embargo, el público del Santiago Bernabéu, consciente de la talla del ‘10’ blanco, más de una vez ha criticado que sea incapaz de plasmarla en todos los partidos y sea decisiva en cada encuentro. A pesar de esta ‘frecuente irregularidad’, pocos dudan de que deba ser titular.

Este año ha arrancado en el once, pero la buena pretemporada de Casemiro y el próximo aterrizaje de Bale complican la existencia a Ozil. En ninguna de las dos jornadas ligueras ha cuajado una gran actuación, un hecho que juega en su contra a la hora de pedir el ‘estatus’ económico que él mismo exige.

¿Se quedará en una anécdota este episodio? ¿Será el principio de un divorcio o provocará su salida inmediata? El mercado finaliza este lunes, 2 de septiembre. Este miércoles al medio día habrá un acto publicitario en el Santiago Bernabéu donde tendrá la oportunidad de aclarar su situación a los aficionados.