El repentino apego de Bill Gates por España puede no quedarse sólo en la inversión del 6% en FCC. Microsoft, la empresa de la que el millonario filántropo es el máximo accionista, negocia poner su nombre al estadio Santiago Bernabéu, según han confirmado fuentes financieras y otras próximas al Real Madrid. La operación sería un espaldarazo de marketing para el grupo estadounidense, una entrada de dinero fresco para financiar la reforma del recinto madridista y como mejora de la cuenta de resultados blancos.

Las conversaciones están en una fase preliminar porque Florentino Pérez, presidente del club, no tomará ninguna decisión en firme hasta mediados del próximo año. Al tratarse de una decisión sentimentalmente tan delicada para los aficionados, el empresario/constructor quiere analizarla con detalle para no manchar el nombre de Santiago Bernabéu, considerado hasta la fecha el mejor dirigente del histórico club de la Castellana. Además, la acción nunca tendría efecto hasta la inauguración de la reforma del estadio, prevista para el verano de 2016.

Sin embargo, las relaciones entre Microsoft y el Real Madrid ya están en marcha y son muy estrechas. La empresa estadounidense y la fundación blanca colaboran en el fomento de la educación a través del deporte y la tecnología en diferentes países de América Latina y el Caribe. Además, Microsoft está llevando a cabo un proyecto para renovar las infraestructuras tecnológicas en el coliseo blanco.

El acto, que tuvo lugar en el palco de honor del Santiago Bernabéu, estuvo presidido por Florentino Pérez, Orlando Ayala, vicepresidente sénior del Grupo de Desarrollo de Mercados Emergentes de Microsoft, y María Garaña, presidenta de Microsoft España. El también primer ejecutivo de ACS se refirió al gigante tecnológico como “una de las compañías más importantes de nuestro tiempo”.

Filosofías similares

“Es una compañía líder y referente mundial, en la que lo solidario está muy presente. Su fundador, Bill Gates, es todo un ejemplo en este territorio por su entrega y generosidad. Es una filosofía que en muchos aspectos se asemeja a la energía que mueve el madridismo y ahora trabajamos juntos por un mundo menos injusto y más solidario”, señaló Florentino. El acuerdo se verá reflejado en el desarrollo conjunto de cinco proyectos en Argentina, Brasil, Colombia, Ecuador y México.

Microsoft, de la que Bill Gates es el máximo accionista con el 4,8% del capital, donará un millón de euros a la Fundación Real Madrid para desarrollar estos programas sociales y deportivos. El coste por 'apellidar', como lo ha definido Florentino Pérez, el Santiago Bernabéu sería mucho más alto si se toman como referencia los acuerdos de patrocinio que ya han firmado otros clubes europeos de primera línea.

El club blanco maneja otras opciones a la hora de poder apellidar al Bernabéu. Emirates, patrocinador principal del equipo y con contrato en vigor durante las próximas cinco temporadas, es uno de los posibles candidatos.

El primero en hacerlo fue el Arsenal, que vendió su antigua denominación de Highbury por el de Emirates Stadium por 150 millones por diez años cuando levantó su nuevo estadio con la inestimable ayuda financiera de la aerolínea Fly Emirates. También lo hizo recientemente el Manchester City, que ha alquilado su nombre original por el de Etihad Stadium a cambio de los 170 millones de euros que le abona la compañía aérea de Abu Dabi Etihad Ariways durante una década, y que a la postre es propiedad del dueño del equipo de Silva, Navas y Agüero.

En ambos casos, el cambio del rótulo de la tribuna principal de ambos estadios va acompañado del patrocinio de la camiseta e incluso, en el caso de los vecinos anteriormente pobres del Manchester United, de la propiedad. Algo que no ocurría con el Real Madrid, que acaba de reemplazar a la polémica casa de juegos online Bwin por Fly Emirates. Por lo tanto, el acuerdo con Microsoft se parecería más al que tienen el Bayern de Múnich y el Múnich 1860 con Allianz, la aseguradora alemana que paga 88 millones de euros por 15 años para esponsorizar la casa del último campeón de la Champions League y de su vecino.

Moda en Europa

El Barcelona también ha 'bautizado' al Camp Nou, aunque de manera oficiosa. En la fachada del estadio azulgrana aparece el nombre de Qatar Arways, movimiento que está dentro del acuerdo de patrocinio que el club que preside Sandro Rosell hizo público el pasado mes de agosto y por el que percibirá 96 millones de euros.

En Europa, otros clubes con menos historia, como el Schalke 04 y el Zenit de San Petersburgo, también han alquilado el nombre de su templo futbolístico a multinacionales como la cervecera alemana Veltins y la empresa rusa gasista Gazprom. Una tradición que en el Viejo Continente comenzó el PSV Eindhoven de Holanda con la multinacional Philips y que en España inauguró el Atlético Osasuna cuando rebautizó El Sadar por Reyno de Navarra gracias a los 1,5 millones de euros que le concedió el Gobierno Foral. Después siguió el Real Mallorca gracias al acuerdo con la empresa de telecomunicaciones Ono, que tras cuatro años fue relevada por Iberostar.

En Estados Unidos, la cuna de Microsoft, la mayoría de los estadios de fútbol americano o béisbol llevan la enseña de una multinacional, una moda que también se ha extendido a Latinoamérica. Por ejemplo, uno de los principales clubes de Ecuador, el Barcelona Sporting, en cuyo estadio jugó España el pasado agosto, se llama Estadio Monumental Banco Pichincha.