Quinta victoria para Sebastian Vettel en la temporada con la que logró en el asfalto de Spa-Francorchamps. El alemán, que partía desde la segunda posición, pasó a Lewis Hamilton nada más coronar Eau Rouge y adiós. A partir de ahí no hubo más dudas sobre el ganador del GP de Bélgica. Hizo una prueba ‘made in Vettel’ tirando desde el principio y sin la oposición de ningún monoplaza. Tras el rubio del equipo austriaco finalizó Fernando Alonso. El asturiano se resarció del “error” del sábado realizando una estupenda remontada en los primeros compases: desde la novena plaza saltó a la quinta. A partir de ahí, con un F138 muy rápido, ascendió al segundo lugar adelantando en pista a Jenson Button y los dos Mercedes. El podio lo completó el ‘poleman’ Hamilton (Así lo vivimos en directo).

Con su victoria número 31 en Fórmula 1, a una de Alonso Vettel ha aumentado a 46 puntos su diferencia en el Mundial con respecto al asturiano. Casi dos carreras de ventaja para afrontar las nueve últimas de la temporada con un coche que “fue fantástico” en Spa, tal y como reconoció el actual Campeón, y que presumiblemente irá igual de fuerte en lo que resta de campaña. La mejora del F138 para esta pista pareció insuficiente ya que si Alonso no es capaz de salir, al menos, desde la segunda línea de la parrilla, el título será inalcanzable.

La jornada para el germano se ha redondeado con el primer ‘cero’ de Kimi Raikkonen en 27 carreras (récord en la F1). Es la primera vez que el finés no termina una carrera con Lotus en 38 grandes premios (problemas en frenos).

Alonso cogió un atajo en la primera curva

Una salida sin incidentes y un cielo despejado hacía presagiar una carrera tranquila. Y lo fue para los pilotos del podio porque no hubo ninguna batalla igualada. El adelantamiento de Vettel a Hamilton fue limpio, sin discusión y sin posible respuesta. Lo mismo ocurrió con las que realizó Alonso a Button, Rosberg y el propio Hamilton. El asturiano ya realizó la ‘jugada del partido’ en la primera curva del gran premio cuando se posicionó perfectamente para afrontarla por el interior y adelantar de un batacazo a Webber, los dos Lotus y a Paul di Resta.

Con dos paradas en boxes en cada uno de los vehículos y sin ninguna complicación, la única sorpresa en pista de entre los pilotos importantes la protagonizó Kimi Raikkonen. El de Lotus, desde el inicio, sufrió problemas en sus discos de freno lo que le obligó a abandonar en la vuelta número 26.

Problemas para Massa

También tuvo problemas con el kers y en su pantalla del volante Felipe Massa, que no pudo exprimir como hubiera querido un buen F138 y sólo pudo concluir séptimo, tras un sensacional Jenson Button. El inglés logró situar su discreto McLaren en una gran posición.

Los puntos los completaron Romain Grosjean, Adrian Sutil y Daniel Ricciardo, que partía desde la decimonovena posición por un error estratégico en la Q1 de este sábado. En carrera ha situado al Toro Rosso donde le correspondía.

El accidente del día se produjo entre Pastor Maldonado y Di Resta, ocasionando la entrada a boxes del venezolano y la retirada del escocés.

Por último, al inicio del Gran Premio de Bélgica, cuatro miembros de la organización ecologista Greenpeace desplegaron una pancarta en la que reivindicaron la protección del Ártico lanzándola desde el techo de la grada principal del circuito de Spa-Francorchamps, con el mensaje "Arctic Oil? Shell no" ("¿Petróleo del Ártico? No a Shell").