Sigue esta sección:
LA VERDAD ESTÁ… EN UN PDF DE LA CIA

Los secretos del Área 51, ¿finalmente al descubierto?

De la gran cantidad de historias sobre ovnis y avistamientos alienígenas, no hay otra con tanta difusión en la cultura popular como la del área 51.
Foto: En Roswell existe un 'museo de los ovnis' visitado por 1.000 personas al día. (Corbis)
En Roswell existe un 'museo de los ovnis' visitado por 1.000 personas al día. (Corbis)

De la gran cantidad de historias sobre ovnis y avistamientos alienígenas que han alimentado durante el siglo XX las teorías de la conspiración, no hay otra con tanta difusión en la cultura popular como la del Área 51 y el llamado incidente Roswell, que cuenta cómo el 7 de julio de 1947 una presunta nave extraterrestre se estrelló en mitad del desierto, cerca de esa pequeña localidad de Nuevo México, en Estados Unidos. Sin embargo, cada vez más datos desmontan la versión ufológica del asunto y da más razones a aquellos que señalan que, efectivamente, el Área 51 existió y en él se realizaron diferentes experimentos secretos, pero que estos no tenían nada que ver con habitantes de otros planetas, sino con la prueba de nuevas aeronaves por parte del ejército estadounidense.

El último grano de arena de esta montaña lo ha aportado un informe de los Archivos de Seguridad Nacional que acaba de ser desclasificado por la CIA y que la Universidad George Washington ha puesto a disposición de manera libre, en el que se explica, entre muchas otras cosas las pruebas que se realizaron con el avión U-2 en la llamada área 51, en el lago Groom, como también es conocida. Se trata de un documento llamado La Agencia de Inteligencia Nacional y el reconocimiento desde las alturas: los Programas U-2 y Oxcart, escrito por Gregory W. Pedlow y Donald E. Welzbenach que, en sus más de 400 páginas, puede arrojar una nueva luz a las prácticas realizadas en dicho complejo de Nevada que, efectivamente, eran y son top secret. Pero no por las razones que muchos pensaban.

Sobre ovnis y efectos ópticos

El informe indica en su página 85 que “las alturas a las que se probaban los U-2 provocaron un efecto colateral inesperado, un tremendo aumento de los avistamientos de objetos voladores no identificados (ovnis)”. Como explica dicho informe, el ciudadano estaba acostumbrado a ver vueltos comerciales que alcanzaban una altura de entre 10.000 y 20.000 pies, mientras que los U-2 lo hacían tres veces más alto, a los 60.000. También se afirma cuál es el momento en el que se producen el mayor número de estos avistamientos: a la hora del anochecer, y sobre todo, por parte de pilotos de aerolíneas que viajaban del este al oeste. La confusión se producía, explica el informe, por el efecto que la luz reflejada en dichos aviones producía, y que provocaba que dichas naves pareciesen “objetos ardientes”.

En esa época, nadie pensaba que fuese posible realizar un vuelo tripulado por encima de los 60.000 pies

Lo cual, no obstante, no explicaría la gran cantidad de ciudadanos de Nevada que llamaron consternados a las autoridades tras haber visto algo sospechoso en los cielos. Como deja entrever el documento, la proliferación de avistamientos probablemente tuvo que ver con el hecho de que nunca ninguna persona, hasta la fecha, había visto nada semejante, lo cual suele conducir a la atribución de un origen paranormal o extraterrestre a lo que realmente ha nacido por la mano del hombre. A tal respecto, Pedlow y Welzenbach indican que “en esa época, nadie pensaba que fuese posible realizar un vuelo tripulado por encima de los 60.000 pies, así que nadie esperaba ver un objeto a tal altura en el cielo”.

El Área 51, vista por Google Earth. (Google)
El Área 51, vista por Google Earth. (Google)
El proyecto Aquatone

Muchos de estos avistamientos aparecen recogidos en el llamado Proyecto Libro Azul, una recopilación de estudios realizados entre 1952 y 1969 por la Fuerza Aérea Americana con el objetivo de determinar la veracidad y peligrosidad de cada uno de los avistamientos realizados en el cielo de Estados Unidos. La mayor parte de estos avistamientos fueron descartados. Como señala el informe, “los U-2 y los posteriores vueltos OXCART formaron más de la mitad de los informes de avistamientos ovni entre finales de los años cincuenta y la mayor parte de los años sesenta”.

Bill Clinton intentó investigar el Área 51, pero no encontró más que 'cosas aburridas' relacionadas con defensa

El proyecto que puso en marcha la aparición de los célebres aviones de reconocimiento estratégico U-2 es el conocido como Aquatone, desarrollado en el área 51 a partir del año 1955. El encargado de encontrar el lugar ideal para realizar las pruebas fue Richard M. Bissell Jr., que pensó en el lago Groom como el lugar ideal para establecer la nueva base de pruebas. El informe señala, en palabras del ingeniero Kelly Johnson, que era “el perfecto campo de aterrizaje natural, tan suave como el tapete de una mesa de billar y totalmente natural”. Con posterioridad, el programa CARRETA daría lugar al SR-71 Blackbird, y el OXCART, al Lockheed A-12.

Lo que ya sabíamos, lo que nunca sabremos

La existencia de la llamada Área 51 no es nada nuevo. El propio expresidente demócrata Bill Clinton reconoció durante una visita a Hong Kong que había destinado parte de sus esfuerzos a conocer lo que ocurría en la famosa zona conocida también como Dreamland o Paradise Ranch. Y no se encontró con nada misterioso o revelador sino, más bien, con algo “aburrido”. “Intenté averiguar si había algún documento gubernamental secreto que revelase algo”, explicó. Pero sólo se encontró con que se realizaban “trabajos de defensa”. Sin embargo, ello no le eximió de redactar durante su mandato una exención que abolía la obligación de que el Área 51 hiciese públicos sus informes de impacto en el medio ambiente.

Aunque aquellos que prefieran seguir creyendo en la teoría alienígena, pueden seguir haciéndolo. En un documento del FBI de la época, y al que se puede acceder libremente tras su desclasificación en el año 2011, el agente Paul Ryan explica cómo un compañero del CSI le comentó cómo la noche del 30 de enero de 1949 observó cómo un “objeto volador” explotó en mitad del cielo y sus fragmentos cayeron diseminados por la zona. Claro que ello no contradice la hipótesis escéptica, es decir, que el presunto platillo volante no fuese más que una nave del ejército americana filtrada por la imaginación de una población, la americana, que comenzaba a consumir con asiduidad, espoleada por la Guerra Fría, películas y novelas de ciencia-ficción.

Alma, Corazón, Vida
Comparte en:
Sigue esta sección:
#12
En respuesta a innominado
Compartir

 

 

Cuente por favor, que estas cosas nunca pueden probarse y hay muchos que sí le van a creer.  No sea tímido.

Ampliar comentario
#11
Compartir

Soy ingeniero de caminos, minas, canales y puertos con doble nacionalidad, trabajé durante 10 años en el Área 52 que es la verdaderamente secreta (el Área 51 es un señuelo para Cuarto Milenio y similares) y no me voy a molestar en contar nada de lo que ví porque ni puedo probarlo ni nadie me iba a creer. Buenas tardes.

Ampliar comentario
#10
En respuesta a anonymo
Compartir

 "las normas para los soldados en el area 51 Son mui extrictas" en cuanto a seguridad, supongo, porque en cuanto a ortografía me parecen bastante laxas

Ampliar comentario
#9
Compartir

Aquí hablan de dos estados diferentes: Nevada y Nuevo México. Lejos de aclarar, demuestra que la conspiración para seguir ocultando lo que allí sucede se mantiene en pie. Conspiración que sigue intacta, como siempre.

Ampliar comentario
#8
En respuesta a anonymo
Compartir

 

hai, aihai,haihaiiii! como te yamas amijo? no serás el malbado de la galasia que sobreboló con su nabe alienijena el harea 51 ace unos cuantos anios?

Ampliar comentario
#7
Compartir

Un coronel del Ejército del Aire, ya retirado, contaba hace 30 años cómo un compañero, piloto, oficial, padre de familia, hecho y derecho, vio cosas durante un vuelo (en caza), que le hizo volver CAGADO EN LOS PANTALONES. Pero de estas cosas no se habla, y si se habla es para ridiculizar el tema. Buen día a todos, terrestres o no.

Ampliar comentario
#6
Compartir

Hola, me llamo gabri estuve en el area 51 de piloto, lo que os puedo decir esque en el area 51 no hai nada alienigenas. Solo experimentan con naves nuevas para el ejercito y alguna que otra arma nuclear por eso hai tanta exageracion en vigilancia cuando entras en el recinto, no dentro del area si no que del recinto, salen dos aviones a observar vuestros movimientos y en una colina ay una ranchera con 4 soldados dentro para vigilar el segundo recinto. Si alguna vez en vuestra vida vais, recordad que si os acercais os daran un solo aviso y ninguno mas. Los pilotos entrabamos mui poco dentro del area de las instalaciones subterrania y demas, solo deveis saber que lo que os digo es mui importante, solo os daran un aviso, al segundo abriran fuego ya que las normas para los soldados en el area 51 Son mui extrictas.

 

 

Saludos.

Ampliar comentario
#5
Compartir

La primera noticia escrita de un bombardeo nuclear está recogida en Génesis 19. La zona, que era un vergel antes de lanzar los extraterrestres los artefactos destructores, por la violación de dos de los suyos,que bajaron a la ciudad,hoy es el Mar Muerto.

Ampliar comentario
#4
Compartir

La dificultad lógica en el tema del 'Roswell Park UFO' sería que, en ese caso o en otro similar, enviaron a seguir a un objeto volador extraño un caza Mustang P-51, que acabaría destruido, falleciendo el piloto, cuando se aproximó al elemento aéreo de carácter ignoto. Documentos o reseñas de antes de 1980 hablaban de que se encontraron algunos restos del P-51 con pequeños agujeros en la chapa con la que estaba fabricado el avión, y con bastante posterioridad a aquella cita al estilo de los '4000 holes in Blackburn, Lancashire', Scientific American publicó un artículo con el título:  'Armas de haces de partículas', entonces en estudio y experimentales, pero que producían precisamente ese mismo efecto de convertir en colador una pieza metálica. La duda está servida.

Ampliar comentario
#3
Compartir

La verdad está ahí afuera...

Ampliar comentario
#2
Compartir

A tí te van a contar lo que hay allí y en otros sitios, sobre todo debajo, donde las cosas no se ven, sitio ideal para los lagartis.

Ampliar comentario
#1
Compartir

Kelly Johnson era el diseñador de ese avión y de muchos otros. No el piloto.

Ampliar comentario