Sigue esta sección:
PUEDE ESTAR EN EL LUGAR MÁS IMPREDECIBLE

Los diez pasos que te conducen a la felicidad

Cuenta la leyenda que un hombre escuchó decir que la felicidad era un tesoro. A partir de aquel instante comenzó a buscarla de manera incesante. En
Foto: Los diez pasos que te conducen a la felicidad
Los diez pasos que te conducen a la felicidad
Fecha
Tags

    Cuenta la leyenda que un hombre escuchó decir que la felicidad era un tesoro. A partir de aquel instante comenzó a buscarla de manera incesante. En el camino se pegó varios batacazos y se hizo muchas preguntas sin respuesta. Miles de años después, esa búsqueda sigue constituyendo nuestro gran reto y el empeño de filósofos y estudiosos por descifrar su código. ¿Cómo ser felices y no frustrarnos en el intento?

    Francesc Miralles, autor del libro 365 ideas para cambiar tu vida (editorial Planeta), tiene la respuesta. Expone varias reflexiones sobre los dilemas que se ha cuestionado la humanidad durante los últimos años y nos revela el secreto para encontrar nuestro tesoro más preciado en diez pasos.

    1-      Pensar solo en el día de hoy

    Las agendas constituyen parte de la barrera emocional que nos impide ser felices. La predisposición a dejar para mañana lo que podemos hacer hoy y a organizar escrupulosamente cada minuto de nuestra vida impide que disfrutemos del presente. Debemos pensar: Hoy es el día más feliz de nuestra vida. “Lo único razonable que podemos hacer es pasar el día de la mejor manera posible”, explica el autor.

    2-      No compararnos con los demás

    “El reto de ser uno mismo requiere que salgamos de las emociones y opiniones estereotipadas y reclamemos nuestro lugar en el mundo”. Cada uno tiene que actuar en su ámbito. “Hace 3000 años que nos dedicamos a buscar la felicidad. Es un concepto muy amplio y muy variable". La felicidad es subjetiva, dependerá de nuestras necesidades, entorno y tiempo. "Quien esté arruinado, será feliz cuando se libre de sus deudas, depende de la experiencia personal de cada uno”, ejemplifica Miralles. No obstante, matiza que la felicidad empieza por tener cubiertas nuestras necesidades más básicas.

    3-      No criticar

    Concentrar nuestras energías en descalificar a los demás juega en detrimento de nuestro beneficio. “En lugar de prestarnos a posibles amenazas externas, si impulsamos nuestro propio viaje al futuro viviremos de forma mucho más productiva y sosegada”. El camino hacia la felicidad empieza en priorizar nuestros intereses.

    4-      Centrarse en el lado soleado de la vida

    A menudo nos convertimos en buscadores infatigables de la felicidad cuando puede estar en el lugar y momento menos predecibles. Sorprenderse es la condición sine qua non para dar con el elixir de la felicidad. “La felicidad inesperada es la mejor. Observar el paisaje desde el tren, oler algo que te recuerda a tu niñez… son pequeñas cosas que nos inundan de bienestar”, reconoce el autor. Enfocar los aspectos positivos ayuda a multiplicar su poder.

    5-      Rodearse de gente positiva

    La vida impone determinadas barreras que no podemos sortear. La elección de nuestros amigos es propia. Debemos aprovecharnos. Nuestro entorno es el espejo en el que se refleja nuestra personalidad, experiencias, inquietudes. Constituye una memoria viva de quienes somos, de dónde venimos, dónde estamos y dónde queremos dirigir nuestro futuro. “La calidad de nuestros amigos determina la calidad de nuestra propia vida”. Como explica Miralles “es muy importante elegir a personas positivas que nos hagan reír, sentirnos bien, que nos den apoyo…”.

    6-      Afrontar los problemas con humor

    Todos hemos dicho alguna vez: me río por no llorar. Asumir las adversidades de la mejor manera posible contribuye a nuestro bienestar, a crearnos una especie de coraza muy necesaria para no desmoronarnos y afrontar las pruebas que nos pone la vida con fuerza. No podemos elegir lo que pasa, pero sí nuestra actitud. “Dentro de las circunstancias que nos toque vivir hay que hacerlo con la mejor cara posible. Es aconsejable sacar algo positivo de todo”. Incluso de las malas experiencias. “Si no hubiera momentos malos no sabríamos valorar los buenos”, sentencia.

    7-      Aprender algo nuevo cada día

    Miralles insiste en desmentir el tópico de que la ignorancia da la felicidad. “Ser ignorante no hace feliz, no te permite comprender muchos aspectos y contribuye a la falta de empatía con los demás”. La cultura contribuye, por tanto, a ampliar el abanico de amistades y a nutrirnos de sus experiencias, involucrarnos en sus sentimientos y, en definitiva, a ser mejor personas.

    8-      Mostrar los sentimientos a la gente que quieres

    Muchas veces no somos conscientes de lo que tenemos hasta que lo perdemos. Entonces nos arrepentimos de no haber pasado más tiempo con nuestros seres queridos o haberles demostrado nuestro cariño y afecto. "Cogerles la mano, darles las gracias, un beso, una sonrisa, un mensaje de ánimo... son acciones que nos hacen sentir felicidad a nosotros mismos y a los que las reciben", explica el autor. No dar pie a entrar en discusiones relajará nuestro estado. “Si todos sumáramos buenos actos y no nos enfadáramos en nuestro entorno más inmediato, la suma final sería más positiva que negativa. Al final lo que buscamos es sentirnos útiles para los demás”.

    9-      No temer a la vida

    La vida, en ocasiones, se presenta difícil. Forma parte de las reglas del juego. Determinadas decisiones nos superan, nos sentimos incapaces de asumirlas y dudamos qué hacer. La rabia de no poder con todo solo se soluciona con un replanteamiento de nuestras prioridades más inmediatas. “El miedo impide que desarrollemos nuestros objetivos”, opina el autor. 

    10-   Leer antes de acostarse

    El ritmo frenético de nuestra sociedad nos impide, muy a menudo, evadirnos y disfrutar de la tranquilidad. Dedicar unos minutos a la lectura antes de conciliar el sueño contribuirá a “desconectar y a evadirse de los problemas”, asegura por su experiencia Miralles.

    Eliminar los malos hábitos emocionales, buscar lo mejor de nosotros mismos, afrontar los momentos difíciles o aprender a disfrutar de las pequeñas cosas que nos regala la vida son solo algunas de las consecuencias más directas de cumplir este decálogo.

    Alma, Corazón, Vida
    Comparte en:
    Sigue esta sección:
    #21
    Compartir
    20
    que sí hombre, muchas gracias. que se puede ser feliz siendo eclesiástico. Como siendo profesor, ateo, agnóstico, musulmán o lo que sea. los 10 consejos me parecen muy acertados. Pasarme todos los domingos en misa y criminalizar el sexo... ufff! Cada uno con su felicidad y ya está. si está en vivir cerca de Dios estupendo. Pero no sé porqué empeñarse en que si somos agnósticos deberíamos probar y seríamos más felices... yo no veo que lo necesite, la verdad. Y puestos a elegir me quedo con los consejos ZEN. me parecen mucho más útiles. Pero ojo no se cambie Ud. Siga con lo que está y será más feliz. PORQUE HACE LO QUE LE GUSTA. No por estar más cerca de Dios. No lo dude...
    Ampliar comentario
    #20
    Compartir
    2 La forma de vivir a que yo me refiero, y que sinceramente aunque sólo parcialmente la tenga pero sí lo persiga, es la mía, y la de mucha gente. Si a tí no te convence, nada que decir. Ahora bien, sin ánimo de enseñar a nadie,
    - la ternura de Dios es algo disponible a quien se acerque a El con humildad
    - el egoismo de los demás no es argumento para el que tú puedas tener
    - atención a los que te rodean, porque cada uno es valioso, y antes e independientemente del resultado que obtengas, y que no buscas, merecen.
    - mis hijos, de momento son algo muy querido. El día de mañana es suyo, y seguro que algo habrá nacido en su interior según lo que hayan vivido.
    No sigo, porque más vale respetar y esperar sin más que mi punto de vista te permita abrir un poco más el horizonte de visión de la realidad.
    Ampliar comentario
    #19
    Compartir
    En mi opinión, lo más importante en esta vida para ser feliz es hacer algo que te guste.

    Si consigues -además- que lo que te gusta hacer a tí, guste a también a los demás, entonces puedes acabar millonario. Lo cual puede contribuir a que seas más feliz todavía.

    Dicho así qué fácil parece ¿eh?

    TOP SECRET [no comment o be exhausted]
    Ampliar comentario
    #18
    Compartir
    PENSAR en el día a día es cortoplacismo puro y duro, y no creo que la naturaleza humana esté hecha para semejante aberración. Esa forma de pensar es la que nos lleva &034;al como sea &034;. No , al futuro no hay que tenerle miedo y es mejor planificar. Vivir pensando solo en el mañana es vivir a salto de mata.
    Ampliar comentario
    #17
    Compartir
    Uno mas . Haz algo bueno a alguien sin esperar nada a cambio.
    Ampliar comentario
    #16
    Compartir
    Yo creo que la única manera de ser feliz hoy es adolecer de sensibilidad.

    En la sociedad actual hay mucha felicidad ficticia y forzada,
    basada en la incultura.

    Nos obligamos a ser felices y arrastramos internamente gran dolor que nuestra mente nos ayuda a olvidar y minimizar.

    Los asiáticos encuentra la felicidad en controlar el deseo.
    Estamos muy lejos



    Ampliar comentario
    #15
    Compartir
    Sería bueno que no olvidáramos a Aristóteles y que entendiéramos que la felicidad en un estado de ánimo relativo a cada persona... http://www.pedroamador.com/felicidad

    A ver si se aprendemos que los consejitos o las fórmulas, no son la solución, ya que tenemos que buscar lo que nos hace a cada uno feliz.
    Ampliar comentario
    #14
    Compartir
    vaya!!! yo sólo cumplo uno de los puntos, qué desastre!!! mañana me pongo a cambiar!!
    Ampliar comentario
    #13
    Compartir
    vaya!!! yo sólo cumplo uno de los puntos, qué desastre!!! mañana me pongo a cambiar!!
    Ampliar comentario
    #12
    Compartir
    9 &034;Da la impresion que cuanto mas bobo es uno mas feliz es tambien, ...&034;

    de momento, pero cuando llegan las consecuencias de haber eludido sus responsabilidades.. entonces ya no.
    Ampliar comentario
    #11
    Compartir

    7 no se si mantener la actitud que predica el articulo funcionara pero desde luego lo que si que te aseguro que no funciona es lo que dices tu.

    Ampliar comentario
    #10
    Compartir
    7, a mí también el artícuo me parece bastamnte memo, pero tu primera frase da a entender que tú no has entendido lo que él dice. Él no habla de cómo vaya mañana sino de cómo vaya hoy; y si logras un buen &034;hoy&034; ya estarás más organizado para tener un mejor &034;mañana&034;. Otro dijo algo muy bien dicho, que no hay que preocuparse sino que ocuparse. O sea, si te ocupas de tus asuntos de hoy, seguramente los de mañana [que también terminará siendo un hoy] saldrán mejores.
    Ampliar comentario
    #9
    Compartir
    Este comentario ha sido eliminado por el moderador.
    Ampliar comentario
    #8
    Compartir
    Después de leer el artículo y los comentarios de los foreros, sigo manteniendo la conclusión a la que llegué hace muchos años:

    La felicidad es algo personal. Cada uno es feliz como le da la gana y con lo que le da la gana.

    A mi personalmente, la felicidad me la da tener tiempo libre con mi familia [ya que tengo poco] y pasta para disfrutarlo.
    Ampliar comentario
    #7
    Compartir
    si,si, piensa solo el el día de hoy y verás como te va el mañana.Las simplezas de este artículo comienzan en el principio 1 terminan en el 10. Por ej. no critique nunca...y su vida será una mierda...de estúpida satisfacción.En fin, si alguien quiere ir directo al fracaso, no tiene nada mas que seguir estos diez pasos.Creer que la vida, osea, las conductas que la gente ejecutan en respuesta a cada estímulo al que se enfrentan, es así de simple, es de una mentalidad simplista y los simples llenan el cielo pero arruinan la tierra. La vida es mucho mas compleja, y exige mentalidad compleja para afrontarla...y aún así...sigue siendo arduo lograr una cierta felicidad.
    Pero venga, más artículos de este tipo para que la vacuidad se extienda hasta el infinito y hasta el mas tonto se crea master en psicologia.


    Ampliar comentario