Sigue esta sección:
ENTREVISTA A LA COORDINADORA DEL CENTRO JOVEN DE ANTICONCEPCIÓN Y SEXUALIDAD DE MADRID

Mujeres de 13 años, niñas de 29

¿La píldora engorda?, ¿me puedo quedar embarazada tras una masturbación con la ropa puesta? o ¿cuál es el tamaño normal del pene? son algunas de las
Foto: Mujeres de 13 años, niñas de 29
Mujeres de 13 años, niñas de 29
Fecha
Tags

    ¿La píldora engorda?, ¿me puedo quedar embarazada tras una masturbación con la ropa puesta? o ¿cuál es el tamaño normal del pene? son algunas de las preguntas más habituales que reciben a diario en el Centro Joven de Anticoncepción y Sexualidad de Madrid, y, al contrario de lo que pudiera parecer, no corresponden a adolescentes. Muchas de quienes las plantean alcanzan casi los 30 y su nivel de educación sexual es prácticamente nulo. Tras su visita, al centro llegan niñas de 13 años embarazadas. Solas, con su pareja menor de edad o del brazo de sus padres, muchas vienen preguntando qué hay que hacer para abortar.

     

    Los últimos datos oficiales indican que en la última década la tasa de embarazos de chicas de 10 a 17 años se ha duplicado. Sólo en 2007, 4.400 menores dieron a luz y 6.273 interrumpieron voluntariamente su embarazo. Algunas de ellas pasaron antes por el citado centro y su coordinadora, Ana García Mañas, recuerda muchos de los casos, que ha comentado con El Confidencial. El problema, según la experta, está en la falta de información.

     

    “La campaña preventiva del ministerio de Sanidad sobre el uso del condón está bien, pero si no se acompaña de educación sexual no va a tener un efecto demasiado amplio. Los jóvenes españoles suspendemos en esta materia, sobre todo con respecto a Europa. La educación sexual no está integrada en el currículo escolar: no existe en la enseñanza obligatoria. En caso de darse, se da de forma muy discontinua y se le llama  educación sexual a cosas que no lo son. Hay algunos ayuntamientos y colegios que lo dan pero en forma de charlas de una hora o talleres de cuatro horas con contenidos que no están muy definidos. Que hubiera una asignatura sería ideal. También estaría bien que se habilitara un espacio en el aula aunque no fuera una asignatura entera: unos contenidos establecidos, porque en Educación para la Ciudadanía no se habla de educación sexual. Se trabaja como tema introduciéndolo a la diversidad pero no se enseñan contenidos”, explica.

     

    En 2007, el año en el que la cifra de abortos entre jóvenes y adolescentes aumentó un 17% con respecto al año anterior, el centro joven recibió 11.000 demandas. “La media de edad de las personas que acuden es de 22-24 años, o sea que no son adolescentes. El 80% son mujeres, la mitad vienen solas y el otro 50% acompañadas de algún amigo o del novio. Cuando se trata de anticoncepción suelen venir con su pareja”, informa.

     

    “Cuando llaman por teléfono preguntan dónde acudir o dónde informarse, y por internet preguntan cosas más íntimas, vivencias, si lo que les gusta es normal... Y quienes se acercan en persona vienen a iniciar un método anticonceptivo, a informarse, a hacerse pruebas de VIH...”. Aunque el tema más solicitado sigue siendo la píldora del día después. García Mañas dice que “la demanda estrella de los fines de semana es la pastilla anticonceptiva porque es uno de los pocos recursos abiertos y es cuando los jóvenes tienen relaciones. El procedimiento incluye una intervención educativa donde un sexólogo les cuenta los métodos anticonceptivos y sondea si hay un problema, luego pasan con la médico que les hace la receta por las mañanas y los fines de semana”, cuenta.

     

    El 'menor maduro', entre los 13 y los 16 años, decide

     

    ¿Y si son menores? La coordinadora del centro joven explica que “la ley dice que a partir de los 16 años cualquier persona ya es madura para tomar anticoncepción sin necesidad de la autorización de los padres. De los 13 a los 16 años existe la figura jurídica del menor maduro. Como profesionales podemos decidir si son maduras para tomar medidas preventivas a posteriori. Realmente si la persona localiza el recurso sanitario, viene, se entrevista con un educador y con un médico y expone su problema, se puede entender madurez”.

     

    “Normalmente suelen venir parejitas jóvenes y, en caso de darse discusiones, éstas surgen más cuando ya se ha producido el embarazo. Ellas suelen tener en cuenta la opinión de la pareja pero a nivel del embarazo la última decisión siempre es de ella porque normalmente no son embarazos buscados. A estas edades no se busca el embarazo -si quisieran el embarazo no vendrían-“, argumenta.

     

    “Decidido. Quiero abortar”

     

    García Mañanas afirma que “las jóvenes tienen miedo al embarazo. Hay mucha mitología asociada, creen que los procedimientos son inseguros... Es una decisión que no se toma a la ligera y muchas relatan alivio al conocer que la posibilidad de abortar existe y que no van a tener que seguir adelante con un embarazo no deseado. En España estamos alarmados porque las cifras suben, pero no estamos mal en comparación con otros países. Además aquí vienen muchas mujeres inmigrantes que no conocen la anticoncepción de emergencia”.

     

    Si llegan ‘a tiempo’, la píldora de emergencia puede evitarles el mal trago de tener que someterse a una intervención voluntaria del embarazo. El problema está en que hay quienes la utilizan como método anticonceptivo: “El único riesgo que tiene la píldora post-coital es que no es un método tan efectivo como el preservativo o la píldora normal. De hecho en EEUU se vende sin receta ni prescripción médica porque no tienen componentes dañinos para la salud de la mujer. Aunque se tome en muchas ocasiones no hay ningún problema para la salud. El único problema es que si se usa regularmente como anticonceptivo, puede fallar, porque su eficacia disminuye con las horas. Puede desestabilizar el ciclo menstrual pero no es nocivo para el organismo”.

     

    El Estado no costea ningún método anticonceptivo pero hay administraciones que las compran y entrega a quien lo necesite. Gran parte de los jóvenes que solicitan la píldora post-coital argumentan que se les ha roto el preservativo, siendo mentira: la realidad es que no han utilizado preservativo.

     

    Cuando ya es demasiado tarde y las jóvenes no desean seguir adelante con su embarazo, se les informa y recomienda el lugar al que acudir para abortar, aconsejándoles que sigan acudiendo al centro para que se les realice un seguimiento pero, “aunque las puertas del centro están abiertas para lo que quieran, cuando se les vuelve a ver, suele ser por otros motivos y no hablan de ello. Los abortos son capítulos que cierran. A no ser que haya unas creencias contrarias o una situación vital muy complicada, no vuelven”. La experta afirma que “nos queda mucho por aprender pero sobre todo que alguien nos enseñe y que nos enseñen bien”.
    Alma, Corazón, Vida
    Comparte en:
    Sigue esta sección:
    #7
    Compartir

    Amparo5556, ¿tú qué sabes, tontita?
    Ampliar comentario
    #6
    Compartir
    Si Vd. ha tenido la desgracia de oir el Bombo informativo del Gobierno por embrazos no deseados, sera Vd. seguramente un discipulo a emplear otros metodos ... han prostituido tan eficaz anticonceptivo.
    Que malos sòn de verdad entre Bernat Soria el de la teleasistencia a la Muerte, y etos anunciòs ahora veo ya aumentar la natalidad un trecientos por cien.
    Los jovenes a ritmo de Rap o sin Rap, haran lo que decidan via la instrucciòn y la educaciòn primero escolar y luego paterna y materna,mas imaginaciòn tienen las meninges fundidas.
    Ampliar comentario
    #5
    Compartir
    No quiero resultar borde pero la gente es un poco mema, ¿no? Que tan difícil no es... Bueno, que con la LOGSE tampoco se enseña a pensar, claro... se me olvidaba....
    Ampliar comentario
    #4
    Compartir
    Aquí los certificados de retrogrado y no se cuantos más se expiden siempre que a alguien no le gusta alguna campaña &034;progresista&034;. Sólo ellos están en posesión de la verdad última sobre como abordar estos dolorosos problemas: añadiendo más dolor, más sangre y mas enajenación. En el fondo la cosa no puede ser más esclarecedora; a los adolescentes y no tan adolescentes: póntelo y deja de molestarnos con tus problemas o en último caso, IVE (es así com hay que decirlo para que nadie sepa ya lo que es)y veras que felicidad. La cuestión cuando se bucea con personas afectadas y no con hoolligans, es bastante mas profunda y dolorosa, pero a ellos que más les da...
    Ampliar comentario
    #3
    Compartir
    Para Amparo: No sé cómo son las niñas de colegios de monjas. ¿Has tenido muchas experiencias con ellas? Déjate de tópicos absurdos y vacíos. En mi joven experiencia, creo que sobra información y formación. La gente toma sus decisiones conociendo sobradamente los riesgos y conociendo los mecanismos para evitarlos. Habría que centrarse más en las consecuencias reales de las decisiones que es lo que la gente no valora de verdad.
    Ampliar comentario
    #2
    Compartir
    Que tristeza de articulo ...
    Ampliar comentario
    #1
    Compartir
    Tiene razón el artículo: falta mucha educación sexual. Los jóvenes de hoy desconocen cosas elementales que antes sabían hasta las niñas más mojigatas:

    a) que si no quieres quedarte embarazada (o que tu novia se quede embarazada) el único método seguro es no tener relaciones sexuales. Todos los demás disminuyen la probabilidad del embarazo, pero no la eliminan totalmente.

    b) que lo que sucede en cuando te quedas embarazada es que tienes un niño dentro de tu vientre. Si te tomas una píldora asesina (mal llamada &034;anticoncepción de emergencia&034;) o te sometes a un aborto (mal llamado &034;interrupción del embarazo&034;) lo que haces es matar a tu hijo.

    Por supuesto, en España no está perseguido que dos jovencitos que no se quieren, o que queriéndose no quieran formar una familia, tengan relaciones para pasar el rato y luego maten a su hijo para quitarse de líos. Pero esos jovencitos tienen derecho a saber exactamente lo que están haciendo.
    Ampliar comentario