Casas desde 12.000€: precios de saldo para resucitar la primera ciudad 'eco' de España
  1. Vivienda
SAREB Y VARIOS SERVICERS SUELTAN LASTRE

Casas desde 12.000€: precios de saldo para resucitar la primera ciudad 'eco' de España

El objetivo es deshacerse del stock de todas las viviendas de la que estaba llamada a convertirse en la primera ciudad bioclimática de España, en Bernuy de Porreros (Segovia)

La estampa recuerda a la vivida en 2012 en Seseña, Toledo. El Banco Santander decidía liquidar su stock de pisos en la localidad, todos ellos heredados de Francisco Hernando, 'El Pocero' con precios a derribo. Ahora, ocho años después, algunos de los propietarios del ladrillo del 'boom' aún no han vendido ni digerido, como Sareb o los 'servicers', y vuelven a apostar por fuertes rebajas para dar salida a activos en mercados con muy poca demanda.

En esta ocasión, el objetivo es deshacerse del stock de todos los pisos y casas de la que estaba llamada a convertirse en la primera ciudad bioclimática de España en la localidad segoviana de Bernuy de Porreros. Un proyecto que iba a suponer una inversión de 50 millones de euros y que preveía la construcción de 270 viviendas, entre pisos, chalets adosados e independientes -en un municipio, por aquel entonces, de apenas 350 habitantes- a base de materiales no contaminantes y con sistemas de captación de energía solar y aprovechamiento de agua de lluvia que permitirían ahorros energéticos de hasta el 80%.

Su construcción, como la de tantos otros ambiciosos proyectos inmobiliarios gestados al calor del 'boom', quedó truncada con el estallido de la burbuja inmobiliaria tras la quiebra de la constructora (Seop), encargada de levantar las viviendas y los problemas económicos de Nireo, la promotora adjudicataria de los terrenos -93.000 metros cuadrados de suelo público-, cuyas deudas y activos colaterales acabaron en manos de Bankia, primero y, posteriormente de Sareb y varios fondos y servicers como Altamira o Finsolutia, para su comercialización.

Para comprar un terreno de 350 metros cuadrados sobre el que existe la estructura de una vivienda unifamiliar se piden 12.000 euros

La estrategia, como ya sucedió en Seseña hace ocho años, ha sido la de vender a precios muy rebajados. Precisamente Finsolutia, a través de la inmobiliaria Nolon, ha lanzado durante el verano una agresiva campaña de precios para deshacerse de algunas de sus unidades en desarrollo, algunas de ellas a medio construir. Así, por ejemplo, ha puesto a la venta un terreno urbano por 12.000 euros. Una parcela de 350 metros cuadrados sobre la que existe la estructura de una vivienda unifamiliar con jardín privado y dos plantas. Es decir, el futuro comprador tendrá que terminar la vivienda, lo que no asusta a algunos que han preferido comprar barato y encargarse de finalizar las obras.

placeholder Vista aérea de la ciudad bioclimática. (Google Maps)
Vista aérea de la ciudad bioclimática. (Google Maps)

Algo más elevado es el precio que pide por un activo similar, aunque de mayores dimensiones. 27.000 euros por un terreno de 412 metros cuadrados, también con la estructura de una vivienda con dos plantas sobre rasante y jardín privado; mientras que la unidad más cara, una casa unifamiliar terminada de 160 metros, está en venta por 55.000 euros. "Bernuy es un tranquilo municipio segoviano que disfruta de la cercanía de la capital de provincia y de la capital del país, lo que permite terminar de construir una primera residencia o una casa de vacaciones. Visita por videollamada también disponible", rezan los anuncios de la web de Nolon.

Descuentos del 30%

La agresiva estrategia de precios ha dado sus resultados y, aunque desde Nolon y Finsolutia no han respondido a las peticiones de información de El Confidencial, si en el mes de julio se anunciaba la venta de casi una veintena de propiedades, ahora apenas hay cinco unidades a la venta. Y todas ellas se anuncian con fuertes descuentos respecto a los publicitados hace unos meses. Por el terreno de 12.000 euros se pedían 16.700, es decir, se ha rebajado casi un 30%, rebajas muy similares a las adoptadas en el resto de unidades.

Unos precios muy competitivos si tenemos en cuenta, por ejemplo, que hace un año, Altamira, con casi medio centenar de viviendas en este proyecto, salía a la venta en torno a 80.000 euros, muy por debajo de los casi 200.000 euros que se pedían cuando arrancó la construcción, aunque por encima de los precios que maneja actualmente Finsolutia.

De hecho, como ya sucedió en Seseña, donde Santander y Sabadell se mostraron muy agresivos en cuanto a los precios de venta, mientras que el Banco Popular se aferraba a precios mucho más altos, también en este proyecto la política de precios no es la misma. De hecho Haya, 'servicer' que comercializa algunos de estos activos de Sareb, vende actualmente un pareado de 175 metros por 112.000 euros. Según la prensa local, el llamado 'banco malo' disponía en 2019 de casi un centenar de viviendas en este proyecto. En la actualidad, según explican a El Confidencial fuentes de Sareb, la sociedad tiene 120 viviendas en este desarrollo. 50 chalets en hilera, la mitad a la venta, en torno a 90.000 euros con varias escrituras y reservas; 24 unidades plurifamiliares, cuya adecuación para su venta se está terminando y 47 plurifamiliares bastante dañadas y pendientes de reforma.

placeholder Bernuy de Porreros, Segovia. (E.S.)
Bernuy de Porreros, Segovia. (E.S.)

Los precios han convencido a muchos compradores, ya que son significativamente inferiores a los existentes en la capital. "Efectivamente, en los últimos meses se han vendido bastantes casas, mientras que se va a terminar la urbanización de parte del proyecto, ya que solo la primera fase es recepcionada por parte del ayuntamiento", explican en conversación telefónica con El Confidencial desde el consistorio de Bernuy de Porreros.

La agresiva política de precios y su ubicación -a apenas 7 kilómetros de Segovia capital- puede dar vida a un esqueleto inmobiliario y a un desarrollo que, tal y como recogía el diario local 'eldiasegovia.com', cuenta desde hace años con la presencia de un pequeño grupo de familias que apostó por la compra de una de esas casas y que han visto cómo los okupas y delincuentes arrasaron la urbanización llevándose ventanas, puertas, cuadros de luz y un largo etcétera de las viviendas a medio terminar o sin vender.

placeholder Bernuy de Porreros, Segovia. (E.S.)
Bernuy de Porreros, Segovia. (E.S.)

Una mayor presencia vecinal permitirá a sus habitantes disponer de mayores servicios -las escasas viviendas que tenían vecinos se tuvieron que abastecer de luz de obra ante la ausencia de suministro eléctrico- y quién sabe si, en un futuro, contar con una guardería como recogía el proyecto. Según aseguran desde el Ayuntamiento de Bernuy de Porreros, ha crecido el número de empadronados y esperan que, aunque no se llegue a duplicar el padrón del pueblo, sí crezca de manera significativa el número de habitantes.

Era la ciudad bioclimática, del ahorro energético y del empleo de materiales no agresivos para el medio ambiente, como las termoarcillas, la piedra, el corcho o el empleo de sistemas de energía solar, del aprovechamiento y reutilización de agua. De eso, apenas queda el recuerdo y la memoria del proyecto. "Las viviendas ya terminadas cuentan con dichos materiales, pero quienes tengan que terminar las obras deberán ceñirse al proyecto inicial", señalan desde el consistorio quien, no obstante, creen que el algive proyectado para recoger y conservar el agua, no se llegará a construir.

La estampa recuerda a la vivida en 2012 en Seseña, Toledo. El Banco Santander decidía liquidar su stock de pisos en la localidad, todos ellos heredados de Francisco Hernando, 'El Pocero' con precios a derribo. Ahora, ocho años después, algunos de los propietarios del ladrillo del 'boom' aún no han vendido ni digerido, como Sareb o los 'servicers', y vuelven a apostar por fuertes rebajas para dar salida a activos en mercados con muy poca demanda.

Burbuja inmobiliaria Mercado inmobiliario
El redactor recomienda