india, como no la habías conocido

Aunque creas que has visto mundo, este país te dejará con la boca abierta

Si buscas algo completamente diferente, la India es tu destino. Sus contrastes, su autenticidad y una gastronomía diferente y especial te cautivarán desde el primer momento

Foto:

Dicen los expertos viajeros que cuando llegas a la India da lo mismo cuántos sellos acumules en el pasaporte y cuántas fronteras hayan cruzado tus pies. Hayas estado en los cinco continentes o sea tu primera escapada fuera de España, al llegar a este país siempre te quedarás con la boca abierta. Tiene todo para conquistarte: palacios de ensueño, colores salvajes y una exquisita gastronomía que enamorará a los amantes del curry.

Desde la agencia de viajes Pangea, aseguran que la India es el destino de moda. Con su particular forma de vida y sus divinidades siempre presentes —la religión es uno de los pilares básicos del país—, esta antigua colonia británica resurge con un sinfín de contrastes. La opulencia y el lujo más absoluto conviven con vacas en libertad y ‘sadhus’, monjes ascetas que han elegido el camino de la pobreza y pasean por las calles desnudos con el cuerpo pintado de blanco.

Tu viaje a la India te descubrirá cómo estos dos mundos tan diferentes comparten el mismo territorio. En Nueva Delhi, la capital, tendrás que superar el caos automovilístico para llegar a la zona de los palacios. Allí se encuentra el Raj Ghat, un monumento de especial emotividad para los hindúes, puesto que se trata de un homenaje a Mahatma Gandhi. La entrada a este recinto, que también recibe el nombre de Tumba de Gandhi, es gratuita.

En las rutas por Nueva Delhi tampoco pueden faltar las visitas a la Puerta de la India —una construcción muy parecida al Arco del Triunfo de París— o al Qutab Minar, un minarete que puede presumir de ser la torre de piedra más alta de la India con sus 73 metros. Pero si hay un imprescindible cuando se habla de circuitos por la India, ese es el Taj Mahal.

Puerta de la India en Nueva Delhi. (Shutterstock)
Puerta de la India en Nueva Delhi. (Shutterstock)

Después de recorrer tres horas en coche desde la capital, llegarás a la ciudad de Agra. Prepárate para conocer directamente qué significa la belleza: ante tus ojos aparecerá el Taj Mahal, joya de los palacios indios y pieza fundamental para el país. Su estructura es una de las atracciones turísticas más visitadas, y cuando contemples los reflejos del sol sobre su mármol blanco, entenderás por qué cada año millones de personas caen rendidas ante su fachada. Te dejarás llevar por la imaginación y te sentirás como un auténtico maharajá al pasear por sus jardines frente al río Yamuna.

El ‘damero humano’ de Jaipur

Si después de ver el Taj Mahal te has quedado con ganas de volver a vivir experiencias propias de los príncipes indios, estás de enhorabuena. En Jaipur podrás visitar el Fuerte de Amber a lomos de un elefante. Esta construcción de desbordante encanto anaranjado cuenta en su interior con la famosa Sala de los Espejos, una estancia en la que la luz se refleja de forma maravillosa creando un auténtico espectáculo.

También en el Fuerte de Amber vas a descubrir el ‘damero humano’ que se dispone en otra de las habitaciones. El dueño del palacio jugaba a las damas con sus concubinas, disponiéndolas en las baldosas del suelo como si fueran fichas, y quien ganaba pasaba con él la noche. Por eso se considera que la India es el país originario de este popular juego de mesa.

Palacio de los Vientos. (Shutterstock)
Palacio de los Vientos. (Shutterstock)

Las amantes del maharajá también están presentes en el Palacio de los Vientos o Hawa Mahal, de Jaipur. Este edificio es pura fachada: no hay nada tras sus hermosas y decoradas paredes y solo servía como escondite a las mujeres del harén del príncipe para contemplar la vida de las calles sin que el pueblo pudiera verlas a ellas.

El ‘mar azul’ de Jodhpur

Aunque está rodeada de desierto, en la ciudad de Jodhpur es posible ver el ‘mar’, aunque no tiene agua salada y peces nadando. Se trata de un ‘mar’ de casas con las fachadas azules y cuya contemplación en conjunto bien podría parecerse a la morada de Neptuno. Las mejores vistas de este peculiar escenario se tienen desde la Fortaleza de Mehrangarh, situada sobre una colina a 125 metros de altura.

Jodhpur. (Shutterstock)
Jodhpur. (Shutterstock)

Querrás que no pasen las horas maravillado por tan singular ‘océano’ seco, pero las manecillas del reloj de la Torre Ghata Ghar se encargarán de recordarte que el tiempo sigue corriendo. Un monumento que no te puedes perder y que está a tan solo 20 minutos a pie desde la Fortaleza de Mehrangarh, en plena ciudad vieja.

Cocina con sabor a curry

El aire en la India huele a curry, pero un curry tan delicioso que se te hará la boca agua en cuanto percibas su aroma. Si bien es cierto que es uno de los condimentos más habituales en las recetas indias, hay otros muchos manjares típicos del país dignos de llevarse a la boca. Por ejemplo, el ‘thali’, una especie de puré de lentejas que se acompaña con queso agrio y un pan de pita llamado ‘naan’ hecho en horno de barro.

Si eres más de verduras, no puedes dejar de probar las ‘samosas’. Son empanadillas fritas rellenas de diferentes productos vegetales, tan ricas que te chuparás los dedos y pedirás otro plato. También puedes optar por las ‘pakoras’, unas verduras en juliana rebozadas que solo se cocinan en días festivos o especiales. ¿Verdad que la India no pasa de moda?

Viajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios