URBANITAS, 'GOURMETS', AVENTUREROS...

Dime cómo eres y te diré qué viaje te espera

Para gustos los colores y para tipos de personas, cualquier rincón del mundo. Seas como seas, hay un destino perfecto para ti esperándote a la vuelta de la esquina

Foto:

Hay tantos tipos de viajes como personas. A todo el mundo le apetece vivir diferentes experiencias dependiendo del momento de su vida, de la compañía, incluso del mes del año (¡que nadie nos quite la playa en verano!). Afortunadamente, el mundo ofrece tantas opciones como se necesiten. Pero si andas despistado y no sabes dónde poner la vista para tu próximo viaje, déjate llevar por tu personalidad y encuentra el destino perfecto entre los que te proponen los expertos de la agencia de viajes Pangea The Travel Store.

El 'gourmet'

Este tipo de viajero se diferencia del resto en que nunca ha pisado un hotel de menos de cuatro estrellas y disfruta de la gastronomía y de un ambiente relajado. Su máxima preocupación durante sus vacaciones es poder darse un masaje, tomar una copa en la terraza de moda de la ciudad que visite e irse de compras. Vuelve descansado y con las maletas cargadas de artesanía o algún artículo de lujo. Si no te importa derrochar durante tus vacaciones, Dubái es sinónimo de lujo y poder. En sus centros comerciales se dan cita las firmas más caras del mundo, desde moda a joyería, pasando por electrónica o servicios. Cualquier aparcamiento público parece un concesionario de la más alta gama y el despilfarro del que hace gala el país te hará sentir como en una película.

En cambio, si tu presupuesto es más ajustado, unas vacaciones en Tailandia son la opción más recomendable. En este país asiático, el lujo es más asequible que en el resto del mundo. La gastronomía es uno de sus puntos fuertes, desde los mercados más tradicionales a restaurantes considerados de lujo, donde el menú no sobrepasa los 30 euros. Bangkok, como capital, reúne los mejores hoteles, con preciosas y altísimas terrazas en las que disfrutar de la noche tailandesa con mucho ‘glamour’. Pero en las playas del sur será donde encontrarás tu paraíso personal. Después de un festín de langosta, disponte a ver el atardecer en alguna de sus playas (muchas de ellas solitarias) o desde la piscina infinita de tu hotel.

El romántico

Para estos viajeros, salir de casa supone acudir al encuentro de la belleza y el amor. En sus escapadas nunca pueden faltar el arte, la naturaleza y la buena gastronomía. No tienen un listado de atracciones que visitar, se dejan llevar por lo que les apetece y piensan en disfrutar del momento y del entorno más que en las guías de viaje y los servicios turísticos. No pueden viajar sin su cámara, para guardar los detalles más curiosos de sus visitas, los platos más sabrosos e imágenes de locales en su vida cotidiana. En su casa, guardan en una cajita cada recuerdo de sus vacaciones.

Una ruta por la costa Apuliana, en el sureste de Italia, te brindará todo lo que buscas. Para saber qué ver en Salento, aléjate de las típicas rutas turísticas y adéntrate en pueblos que parecen haberse detenido en el tiempo: desde aldeas prehistóricas hasta los laberínticos pueblos medievales que aún conservan su esencia, pasando por las ruinas romanas y sin olvidarnos del sorprendente Alberobello, con sus típicos caseríos de piedra blanca llamados en italiano 'trulli'. Recorre la zona en un coche de alquiler, y aprovecha para hacer tantas paradas como te pida el cuerpo.

Las panorámicas que encontrarás te obligarán a desenfundar tu cámara a cada minuto. De la gastronomía italiana poco se puede decir que no se conozca. Es una de las más importantes y valoradas del mundo. Pero, además, en esta zona tiene gran importancia, ya que cuenta con varias denominaciones de origen que incluyen vinos, quesos, aceites y frutas. Así que no todo son excursiones. Este es también un viaje para disfrutar de la buena comida.

El urbanita

Las multitudes son su hábitat natural y los rascacielos marcan su horizonte. Los urbanitas se enfundan unas zapatillas, se cuelgan la mochila al hombro y salen a patear las ciudades. Adoran los museos de arte conceptual, los mercadillos de artículos de segunda mano y un buen 'brunch' para retomar fuerzas y seguir. Buscan los alojamientos por cercanía al centro (o al metro), aunque acaben durmiendo en un hostal por 150 euros la noche, ¡pero está en los Campos Elíseos! Sus teléfonos móviles les sirven de guía, cámara de fotos, bloc de notas y hasta para hacer amigos allá donde van. No vuelven de sus vacaciones sin alguna nueva pieza de ropa de la tienda más alternativa de la ciudad o el disco de vinilo de un antiguo grupo británico.

Para ellos, nada mejor que un circuito por la Costa Oeste de Estados Unidos. Será una constante de ciudades y, como todo en Estados Unidos, a lo grande. Al otro lado del charco les espera San Francisco, una de las ciudades más modernas del país. Cada barrio ofrece una propuesta distinta, pero los tópicos nunca fallan: una foto en el Golden Gate, un paseo por las colinas de Twin Peaks o descubrir la isla de Alcatraz, con la cárcel de máxima seguridad más famosa del mundo. Si te interesa recorrer la ciudad de punta a punta, descubrirás colonias de lobos marinos, casas flotantes o el mayor barrio chino del país.

Este viaje también te llevará a Los Ángeles, la ciudad de las estrellas. Te sorprenderás reconociendo gran parte de los puntos de la ciudad, y es que no es para menos, ha sido la protagonista de miles de películas. Incluso podrás cruzarte con algún famoso de Hollywood. Pero si quieres vivir un auténtico viaje de película, tienes que pasar algún día en Las Vegas. Neones, juego, alcohol y mucha diversión. Este enclave no es apto para puristas, pero es perfecto para una noche de juerga, descontrol… ¡y quién sabe si suerte!

El aventurero

A este viajero no le falta en la maleta unas botas de montaña, un GPS y latas de comida. Su compañero de viaje alguna vez fue una bicicleta (y nadie ni nada más), aunque, hoy en día, no renuncia a dormir en un buen hotel una noche y a la mañana siguiente dejarlo para montar su tienda de campaña en mitad de la nada. Adora hacer deporte, lo que provoca que el resto de compañeros de viaje no siempre puedan seguirle el ritmo. Si es así, él coge su bastón de travesía y se dispone a ver mundo por su cuenta. Los 'souvenirs' no están entre sus prioridades, aunque colecciona piedras de cada uno de los países que ha pisado. Seguro que conoces algún viajero aventurero, y si no te suena, seguramente seas tú.

Cada vez hay más destinos que fomentan el turismo activo, sin ir más lejos, la agencia de viajes Pangea ofrece todo un repertorio de experiencias de aventura y naturaleza, tanto a nivel nacional como internacional. Un ejemplo de ello es un viaje a Argentina. El país del mate, el asado y los tangos reúne algunos de los paisajes más sorprendentes del planeta: Perito Moreno, las cataratas de Iguazú o las Torres del Paine, donde cruzarás hasta el vecino Chile.

La experiencia más apasionante es realizar una ruta de ‘trekking’ sobre los glaciares. Se trata de una excursión a través de las masas enormes de hielo y alrededor del lago glaciar. Colócate los crampones y empieza a disfrutar del paisaje: grietas, pequeñas lagunas, intensos blancos y tímidos azules que se forman con la acumulación de la nieve… ¿Quieres más? ¿Qué te parece subir a la base de las Torres del Paine? Podrás hacer noche en un coqueto refugio de montaña, donde te recomendamos, de forma vehemente, que pruebes el 'brownie' con un 'cabernet' Sauvignon y te levantes bien temprano para disfrutar del espectáculo del amanecer sobre los Cuernos del Paine.

El futbolero

Para los españoles, hubo un antes y un después tras el paso de la Selección española de fútbol por Sudáfrica. El gol de Iniesta y el gritadísimo “Iniesta de mi vida” todavía resuenan en las cabezas de los más nostálgicos. Sin duda, este mundial supuso un hito en el deporte patrio, pero también ayudó a muchos a ubicar el país, su historia y sus costumbres.

Este mes se han cumplido siete años de aquel mágico gol que nos dio el triunfo en una de las competiciones que más se nos habían resistido. Seguro que lo viviste, como la mayor parte de los españoles, en un bar, con amigos, en casa, o con la familia, intentando trasladar toda tu fuerza a los 11 jugadores vestidos de azul marino. Es hora de abandonar el sofá y conocer de verdad la ciudad que acogió ‘nuestro’ mundial. Un viaje a Sudáfrica te permitirá conocer Johannesburgo, la ciudad más grande del país y donde se encuentra el estadio Soccer City, que vio ganar a la Selección española. El recuerdo del sonido de las vuvuzelas te hará revivir ese mes de emoción y pasión.

Pero Sudáfrica no es solo fútbol (aunque sea lo que más nos suene). La gran atracción turística es, cómo no, el safari. Aunque menos demandado que los de otros países africanos como Kenia o Tanzania, en Sudáfrica tendrás la oportunidad de hacerlo a tu aire. Con un coche de alquiler recorrerás los principales puntos de interés y te adentrarás en el Parque Nacional Kruger para ver a los cinco grandes (y no, no son Iniesta, Xavi, Villa, Casillas o Ramos).

Viajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios