'THE ROMANOFFS'

¿Dónde están los últimos descendientes vivos de la familia Románov?

La serie de Amazon Prime 'The Romanoffs' cuenta varias historias de personas que creen ser descendientes de los Románov, pero a nosotros nos interesan los que realmente lo son

Foto: Nicolás II, el último zar de Rusia, con su familia
Nicolás II, el último zar de Rusia, con su familia

Un antiguo piso en París, un crucero, el rodaje de una serie de televisión, Nueva York, una clínica en México… En todos estos lugares hay alguien que dice pertenecer a la dinastía Románov. Este es el gancho de la serie 'The Romanoffs', de Amazon Prime Video, aunque cada uno de los ocho capítulos cuente una historia (casi) ajena a la familia real rusa.

[Disfruta de Amazon Prime Vídeo durante 30 días gratis]

Quizás el utilizar a los Románov como anécdota recurrente en la trama y no como elemento principal de esta (aunque según el capítulo esto se da en mayor o menor medida) haya sido uno de los motivos por los que 'The Romanoffs' no ha hecho apenas ruido y no ha obtenido ni una nominación para los Emmy. Seguramente por esto, Amazon ha decidido recientemente no renovar la serie por una segunda temporada. Aunque, a decir verdad, al ser una miniserie, tampoco lo pedía.

¿Se puede decir que no me ha gustado? Probablemente ese no sea el término adecuado. Lo cierto es que me ha decepcionado. Decepción porque su director, Matthew Weiner, es el responsable de la mítica 'Mad Men' y, claro, las comparaciones son odiosas. Decepción porque, como les habrá pasado a muchos espectadores, aquello que pensábamos que íbamos a ver no lo hemos visto. ¿Y eso qué es? Pues saber dónde están realmente los descendientes vivos de la dinastía Románov. Dicho y hecho. Me he tomado la justicia por mi mano y he saciado esa curiosidad.

La familia Romanov, con el zar Nicolás II en el centro. (Museo Hermitage/EFE)
La familia Romanov, con el zar Nicolás II en el centro. (Museo Hermitage/EFE)

¿Qué pasó con el último zar de los Románov?

Esto es de sobra conocido, pero contextualicemos. Los Románov fueron una dinastía real que reinó en Rusia desde 1613 hasta 1917. La historia de los zares y zarinas de esta familia es como la de la mayoría de las casas reales europeas: poder, traición, peleas fraternales por el trono, guerras, despotismo… Vamos, que merece la pena acercarse a ella.

¿Y qué pasó en 1917? Pues que Rusia se hartó de los Románov y del sistema establecido, y estalló la revolución. Los bolcheviques, revolucionarios comunistas, que no podían ni ver en pintura a la familia real, querían acabar con ellos. Los mencheviques, revolucionarios "moderados", querían mandarlos al exilio (en un principio) y finalmente los mandaron a prisión domiciliaria. Y aunque estos últimos se hicieron con el gobierno al terminar la Revolución de Febrero de 1917, el creciente poder de los bolcheviques desembocó en la Revolución de Octubre y los bolcheviques tomaron el poder.

Cartel propagandístico de la Revolución rusa
Cartel propagandístico de la Revolución rusa

Con la llegada de Lenin y compañía, el destino de los Románov se fue alejando cada vez más del exilio. Presos en una casa en Ekaterimburgo, Nicolás II (el hasta entonces Zar) y su familia fueron asesinados a sangre fría en aquel lugar en julio de 1918. ¿Quién dio la orden? Supuestamente, esta salió del gobierno bolchevique, ya que ganas no les faltaban, pero como con todo lo relacionado con esta familia, existe cierta controversia. ¿Todos los Románov murieron esa noche?

La familia de Nicolás II: abajo Alejandra (la zarina) y María, arriba Olga y Anastasia. (Wikipedia)
La familia de Nicolás II: abajo Alejandra (la zarina) y María, arriba Olga y Anastasia. (Wikipedia)

Anastasia, ¿la última Románov?

Nada más comenzar la serie 'The Romanoffs', los títulos de crédito se despliegan mientras suena 'Refugee', de Tom Petty & The Heartbreakers. En esta secuencia inicial, se puede ver como la familia Románov es tiroteada en su casa-prisión. Después, una joven escapa de aquel lugar a través de un bosque, y aparece (con una transición temporal y espacial) en una moderna boca de metro. Efectivamente, es Anastasia Románov.

No me voy a extender en este capítulo. Durante años, se especuló con que la hija menor del zar Nicolás II escapó de la masacre en Ekaterimburgo. Varias mujeres dijeron ser Anastasia Románov en los años posteriores al asesinato de la familia, la más conocida una tal Anna Anderson que vivía en Alemania. Un juicio (que terminó en 1970) y la prueba del ADN (en 2007, ya con Anderson fallecida) descartaron que fuera descendiente de la familia Románov. Anastasia murió aquella noche de julio de 1918, pero todavía quedan familiares vivos.

María Vladímirovna Románova y su hijo Jorge: los Románov madrileños
María Vladímirovna Románova y su hijo Jorge: los Románov madrileños

María, autoproclamada heredera al trono

Nicolás II, su descendencia, y su hermano Miguel murieron durante la Revolución Rusa, pero no eran los únicos Románov. Como toda familia real, se hartaron de emparejarse y aparearse y, aunque el apellido se fue perdiendo a través de matrimonios y alianzas, en algunos casos se ha mantenido vivo. La descendiente de los Románov más atractiva (por historia) es, sin duda, María Vladímirovna Románova. Atentos, es madrileña y se autoproclama la legítima emperatriz de Rusia. Su abuelo, el Gran Duque Cirilo Vladimirovich, era el primo hermano de Nicolás II. Cuando el último zar y su heredero fueron asesinados, Cirilo se proclamó Zar de todas las Rusias, en el exilio.

Cirilo murió en 1938 y su hijo y heredero del trono reclamado, Vladimir, lo hizo en 1992, en Miami. Así, María Vladímirovna Románova, gran duquesa de Rusia, se autoproclamó María I de Rusia. Pero se ha encontrado con un pequeño problema: La Ley Sálica, por la cual solo los varones pueden acceder al trono. A pesar de ello, María sigue reclamando su derecho real.

¿A que esta historia de la descendiente de los Románov sí que engancha? Pues ojo, María Vladímirovna Románova nació en Madrid en 1953, se licenció en Historia y Literatura Rusa en Oxford y en 1976 se casó con el Príncipe Francisco Guillermo de Prusia. Se divorciaron en 1982, pero de esta unión nació un heredero (para los de la Ley Sálica, ahora sí, varón) llamado Jorge Mijailovich. María y Jorge viven a caballo entre Madrid y Rusia (con la caída de la URSS se les permitió volver) y ejercen tareas diplomáticas.

Cartas de la familia Romanov
Cartas de la familia Romanov

Los últimos varones de los Románov

Pero la historia de los descendientes de los Románov no queda en Madrid. María tiene que lidiar con otros legítimos herederos, que desde la época de su abuelo Cirilo se oponían a esa línea de sucesión. Y es que resulta que los descendientes del Gran Duque Nicolás Nikolaievich, tío abuelo de Nicolás II, se oponen a la 'rama familiar' de María.

Román Petrovich, hijo de Nicolás Nikoaievich, logró escapar de la Rusia Comunista y su hijo, Nicolás Romanovich, se encargó de aunar a otros parientes para crear la Asociación de la Familia Románov, que se opone a las reclamaciones de María y acepta que la monarquía rusa terminó en 1917.

En esta asociación no hay pretendientes al trono como tal, pero sí muchos Románov ilustres que llevan el nombre de la familia por el mundo. Olga Adreyévna Románova es su presidenta, hija de Alejandro Románov, el sobrino de Nicolás II. Nació y vive en el Reino Unido y allí se ha convertido en una habitual de los círculos reales. Tanto, que fue una de las posibles candidatas del Príncipe Carlos, sí, el hijo de Isabel II, que por cierto es su primo tercero. Cosas de la realeza.

Otro vivido miembro de la familia (y no lo digo solo por la edad, que tiene 96 años) es el hermano de Olga, Andrés Andréevich Románov. Al igual que su hermana nació en Londres, pero en vez de codearse con sus nobles parientes, sirvió en la Armada Británica en la Segunda Guerra Mundial y emigró a los Estados Unidos. Allí se ha desempeñado como agente inmobiliario, diseñador, carpintero, joyero, y ha hecho sus pinitos en la pintura y la fotografía. Para que luego digan que siendo de la realeza uno no da ni un palo al agua.

Lo más curioso de este Andrés es que fue el primer Románov en visitar Rusia después de la Revolución. Lo hizo antes de la caída de la URSS, durante la II GM, en calidad de marinero británico en 1942.

Nicoletta Romanoff, la Románov artista
Nicoletta Romanoff, la Románov artista

Como se puede apreciar, hay más Románov de los que pensábamos, pero como en todas las familias, si te pones a mirar las ramas del árbol no terminas. Eso sí, también los hay que no hacen gala de su apellido y otros que sí, pero ni reclaman tronos ni montan asociaciones. Como Nicoletta Romanoff, una actriz y modelo italiana que es algo así como la tátara, tátara, tátara, tataranieta de Nicolás I de Rusia, emperador entre 1825 y 1955. Y de estos Románov hay muchos como se puede imaginar.

El árbol familiar de los Románov (Wikipedia)
El árbol familiar de los Románov (Wikipedia)

Hay dos cosas que me han quedado claras tras estudiar el árbol genealógico de los Románov. Primero, que si no hago ahora lo mismo con mi familia me van a desheredar. Y segundo, que si en 'The Romanoffs' hubieran optado por contar la historia de los verdaderos descendientes de los Románov, la serie habría tenido quizás más éxito del que ha tenido contando la historia de gente que cree ser descendiente de la familia zarista.

Series TV

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios