Giro sorprendente: el hombre mordido por una cascabel responde a Frank Cuesta
  1. Televisión
  2. Programas TV
ESCRITO DE LA VÍCTIMA

Giro sorprendente: el hombre mordido por una cascabel responde a Frank Cuesta

La víctima ha hecho público un escrito en el que desmiente que trafique con animales y exige al popular naturalista una rectificación para así evitar acciones judiciales

placeholder Foto: Serpientes localizadas. (Guardia Civil)
Serpientes localizadas. (Guardia Civil)

El caso del hombre, de 31 años, mordido por una serpiente de cascabel el pasado 27 de febrero en La Puebla de Montalbán (Toledo) acaba de dar un giro inesperado. Tras ser acusado públicamente por Frank Cuesta de "trapichear" con serpientes letales, el hombre le exige, mediante un escrito, que rectifique su información en aquellas plataformas en las que ha aparecido publicada.

"Solicitamos que se retracte respecto del uso de los términos 'criminal' y 'delincuente', en tanto en cuanto a todos los ciudadanos españoles se les presupone la presunción de inocencia, y hasta la fecha no queda acreditado que yo lo sea, ya que no he sido juzgado aún, estando el procedimiento abierto en fase de instrucción", dice el texto al que ha tenido acceso EL CONFI TV.

Mensaje a Cuesta: "No puedo permitir que me denigre públicamente sin prueba alguna"

"Soy profesor de instituto y me gano la vida de forma honrada y legal", aclara S.G. Por ello, emplaza al conocido naturalista y herpetólogo a que retire las fotografías colgadas sin autorización, "ya que no soy un personaje público, dándome así una notoriedad, una publicidad y una pésima imagen que no tenía hasta la fecha". El hombre matiza, además, que sus redes sociales "son privadas" y acusa a Frank Cuesta de haberlas "difundido a nivel nacional".

placeholder Frank Cuesta, en uno de sus últimos vídeos. (Youtube)
Frank Cuesta, en uno de sus últimos vídeos. (Youtube)

"No es un pobre chico, es un criminal, un delincuente, un terrorista, un despojo...", aseguró el expresentador de DMAX en su vídeo. Además, Cuesta insinuó que este tipo de personas "venden serpientes a cualquier inconsciente por 40, 50 euros", algo que ha negado el hombre en su escrito.

placeholder Una de las serpientes. (Guardia Civil)
Una de las serpientes. (Guardia Civil)

"No tengo los animales en casa como si fuera un piso franco de forma clandestina, sino que los mismos se encuentran en una nave en perfectas condiciones, adaptada según proyecto de veterinario experto en la materia de todas las medidas de seguridad propias de este tipo de núcleo zoológico", recalca el hombre, de hecho, asegura que desde febrero del pasado año su abogado está gestionando con el Ayuntamiento de Val de Santo Domingo (Toledo) "la condición de núcleo zoológico".

S.G. desmiente a Frank Cuesta en lo referente al tráfico de animales: "Es falso". "Al construir núcleo zoológico, tenía intenciones de desarrollar funciones didácticas y de difusión de conocimientos sobre estos animales para la sociedad".

placeholder Instalaciones en las que fueron incautadas las serpientes. (Guardia Civil)
Instalaciones en las que fueron incautadas las serpientes. (Guardia Civil)

El hombre lamenta la "situación provocada el pasado viernes por un falso estado de alarma social" provocada por culpa de Frank Cuesta. "No había peligrosidad por el alto grado de seguridad en las instalaciones sobre las que se desarrolló la entrada y registro" por parte del Seprona de la Guardia Civil de Toledo.

Vídeo de la Guardia Civil. (Youtube)

"El hecho de que me muerda una serpiente y vaya al centro médico correspondiente con viales que están a mi disposición, no es sinónimo de cobardía", explica el acusado por Cuesta, "sino de un grado de responsabilidad y conocimiento de mi situación personal imprevista, y que ya explicaré debidamente a la autoridad judicial". Según S.G., las autoridades precipitaron el registro sin dar opción a que se presentara la documentación necesaria que al parecer explicaría que todo está en regla.

Las 45 serpientes y los 12 escorpiones han quedado en depósito judicial, y al cuidado de especialistas hasta determinar si su propiedad y tenencia es legítima.

"Que haya serpientes incautadas de forma precipitada en mis instalaciones, no le puede llevar a la conclusión de que su tenencia sea ilegal", destaca el hombre, que avanza que tomará las acciones judiciales pertinentes para salvaguardar su derecho al honor, la intimidad y a la propia imagen si en el plazo de tres días no se lleva a cabo la rectificación solicitada.

Frank Cuesta DMAX Programas TV
El redactor recomienda