pesadilla en la cocina

La última víctima de Chicote: "A la gente no le gustó su propuesta y he traspasado el local"

'Vanitatis' habla con la dueña del local que el cocinero intentó reflotar sin éxito. Está indignada por la imagen que se ha dado de su familia

Foto: Una imagen del último programa de Chicote (captura de pantalla)
Una imagen del último programa de Chicote (captura de pantalla)

La última entrega de Pesadilla en la cocina, el programa de La Sexta que se emite los miércoles y en el que el cocinero Alberto Chicote reflota restaurantes al borde de la ruina, ha sido una de las más duras. Clara, la dueña del local, estaba sola ante el reto de sacar adelante su negocio. Tal y como mostró el programa, ni su marido ni sus trabajadores la apoyaban. Vanitatis se ha puesto en contacto con la exdueña de La hamburguesía, como se llamó el restaurante en sus inicios, que está indignada con la imagen que se ha mostrado de su familia y sentencia: "A la gente le gustaba más lo que hacía yo antes, lo de Chicote no funcionó". 

Las reformas de Chicote no siempre funcionan (Efe)
Las reformas de Chicote no siempre funcionan (Efe)

Pese a que tras la reforma de Chicote parecía que todo mejoraba en la vida de Clara, Twitter demostró que las ideas del afamado cocinero no terminaron de ayudar al negocio. "El programa se grabó en noviembre", explica la protagonista al otro lado del teléfono. A continuación, asegura: "Hace dos meses lo tuve que traspasar y ahora sirven kebabs". 

En el programa, la protagonista aparecía como una mujer que, más allá de su incapacidad gestionando un restaurante, tenía un problema con su marido, que no la apoyaba en el trabajo diario del local. "A mi marido le han dejado como un pavo y a mí como una víctima, y eso no es así", explica Clara visiblemente enfadada. Según asegura: "Yo soy muy sensible y debe ser que en la televisión lo que vende es la gente que llora". 

La última víctima de Chicote: "A la gente no le gustó su propuesta y he traspasado el local"

Después de traspasar el local, Clara ha cambiado de vida. Su marido continúa en su empresa de diseño gráfico mientras ella trabaja solo por las mañanas. "Estoy en una oficina y por la tarde con mis hijos, mucho mejor, porque antes estaba sobrepasada al no poder estar con los niños", dice. Para finalizar, añade: "Ahora tengo un perrito y soy feliz".

Parece que contar con un afamado chef no siempre funciona. Este es el tercer local que fracasa tras el paso de Chicote. Primero cerró El Castro de Lugo y, meses después, el restaurante alicantino El Nuevo Da Vinci. En el segundo caso, su dueño compartió la queja de Clara: "Muestran una imagen que no se corresponde". 

Televisión

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios