Los mejores momentos de los Premios Goya
  1. Televisión

Los mejores momentos de los Premios Goya

Muchas eran las expectativas puestas en ‘La gran familia española’, que lideraba las nominaciones de la 28ª edición de los Premios Goya. El filme de Daniel

Muchas eran las expectativas puestas en ‘La gran familia española’, que lideraba las nominaciones de la 28ª edición de los Premios Goya. El filme de Daniel Sánchez Arévalo optaba a once premios, de los cuales sólo se llevó dos: mejor canción original y mejor actor de reparto para Roberto Álamo.  

La culpable fue mayoritariamente ‘Las brujas de Zugarramurdi’, filme de Álex de la Iglesia que salió victorioso con ocho estatuillas de las diez a las que optaba. Entre ellas la de mejor actriz de reparto para Terele Pávez, que recibió el merecido premio con una sonora ovación por parte del público asistente. No obstante, y a pesar de ser la película con mayor número de premios –mayoritariamente en categorías técnicas-, fue el filme de David Trueba el gran triunfador de esta edición de los Goya.

‘Vivir es fácil con los ojos cerrados’ consagró por fin a su director, David Trueba, otorgándole los primeros Goyas de su larga e intensa carrera. Trueba subió tres veces al escenario: primero recibió el Goya a mejor guión original y ya en la recta final de la gala subió seguidamente a por el premio a la mejor dirección y a la mejor película. Otro premio esperadísimo era el de mejor actor protagonista para Javier Cámara, también eterno nominado en los premios del cine español. 

Javier Pereira fue el primero de la noche en subir a recoger su premio como mejor actor revelación por su interpretación en ‘Stockholm’. Natalia de Molina se llevó a casa el premio en la categoría femenina. La mejor interpretación protagonista fue a parar a manos de Marian Álvarez por ‘La herida’, película que también le dio el premio a la mejor dirección novel al realizador Fernando Franco.  

Y entre tanto Goya no faltaron los momentos de humor como los protagonizados por los componentes de Muchachada Nui o el número musical de Álex O`Doherty en el momento de entregar los premios a los cortometrajes. El resto de la gala, sin embargo, no tuvo ritmo. Manel Fuentes estuvo poco lúcido y el ministro José Ignacio Wert, ausente, fue la diana de todas las críticas.