ESTRENO DE 'GUERRA MUNDIAL Z', DE MARC FOSTER

Un apocalipsis zombi al servicio de Brad Pitt

'Guerra Mundial Z', la superproducción de Marc Foster de estreno este viernes, moldea la novela a la imagen y semejanza de Pitt, protagonista y productor

Foto: Una imagen promocional de 'Guerra Mundial Z'. (PARAMOUNT)
Una imagen promocional de 'Guerra Mundial Z'. (PARAMOUNT)

Había mucha expectativa en torno a Guerra Mundial Z, el apocalipsis zombi dirigido por Marc Foster y protagonizado por Brad Pitt que se estrena este viernes en España. Desde su publicación en 2006, Guerra mundial Z: Una historia oral de la guerra zombi –la novela de Max Brooks de la que esta cinta es adaptación– es lo que suele denominarse "un clásico contemporáneo" del género. En su segunda obra –la primera fue Zombi: Guía de supervivencia–, el primogénito de Mel Brooks imaginó una contienda entre la humanidad entera y los zombis y se la presentó a los lectores recurriendo a una fórmula coral, recopilando el testimonio a posteriori de los personajes –casi 60– que participaron en los episodios más significativos de esta conflagración durante diez años a lo largo y ancho del mundo.

Mediante esta fórmula, a caballo entre el reporterismo y el falso documental literario, Brooks consiguió invocar eficientemente una contienda de tamañas proporciones y llevar al lector por un elevado número de escenarios sin perder la agilidad ni empachar de género a un lector que, en el caso de este bestseller, fue mucho más allá de la parroquia habitual. Y eso que tiene zombis subacuáticos y cuenta cómo Cuba se convierte durante la guerra en una superpotencia mundial, por poner solo un par de ejemplos.


Pero ¿cuánto queda de esta magnífica historia en la adaptación cinematográfica? "Solo el nombre", según el mismo autor de la novela reconoció en una entrevista sin disimular su decepción y con más razón, por cierto, que un santo. Guerra Mundial Z ni es coral ni falso documental, para empezar. No contiene testimonios, no practica la elipsis ni nos conduce por un número elevado de escenarios, que además de pocos –muy pocos– pecan de ser el mismo, ya que en ellos, a diferencia de en el libro, ocurre en todos por igual: que los zombis irrumpen atropellándose como garrulos, que Pitt lo ve venir porque es más listo que nadie y que Pitt, claro, se libra por los pelos.

Y desprovista la trama de cualquier elemento que la hacía singular en lo que ha quedado, claro, es en una absolutamente vulgar: la de un padre de familia norteamericano –un investigador retirado del aparato militar de Naciones Unidas– que tiene que salvar a su familia del apocalipsis y en el empeño consigue, heroica abnegación mediante, salvar al mundo.

La misma castaña de siempre, en otras palabras, y una gran decepción, porque si las adaptaciones cinematográficas pueden variar mucho respecto a la literatura original –a fin de cuentas han pagado por ello y solo faltaba–, de esta no se esperaba o no, al menos, que lo hiciera tan para mal. Incluso después de que su estreno, previsto originalmente para la navidad de 2012, se retrasase por lo que Paramount llamó eufemísticamente "diferencias creativas" con el director –rechazó frontalmente la segunda mitad de la película, obligó a reescribir guión y rodar de nuevo durante siete semanas más, el actor Matthew Fox desapareció del proyecto, la trama de Rusia se borró, Pitt y Foster se retiraron la palabra... un drama, vamos–.  

La razón de la esperanza residía en que Plan B Entertaiment –la productora propiedad de Brad Pitt, para entendernos– y Appian Way –la de Leonardo DiCapriose pelearon como perros por los derechos de la adaptación desde el mismo momento en que apareció la novela en 2006, de lo que muchos dedujeron, bendita inocencia, que tenían fe puesta en su potencia cinematográfica y que su intención, por tanto, era tratarla con mimo. Pero no. Brooks escogió a Plan B –"elegí la compañía de Pitt y esa fue prácticamente la última decisión que se me permitió tomar", se resigna el autor en su entrevista– sin conocer entonces por dónde iban las intenciones del actor, a la postre productor mayoritario de la cinta.

Pitt cambió al coro de personajes por uno solo a su imagen y semejanza, redujo el número de escenarios a uno que permitiera a ese personaje transitarlos sucesivamente con un poco de realismo y fulminó cualquier elemento de la historia original que amenazase su prosperidad comercial, empezando por las escenas de canibalismo entre humanos, la pandemia de suicidios de la que son presa los supervivientes o el mismo origen de la infección, que en el libro ocurre en China pero que en la película se eliminó después de que Paramount, su distribuidora, advirtiese de que la película podría censurarse o vetarse en el país si se le presentaba como origen de la epidemia. En Guerra Mundial Z, seguramente el apocalipsis zombie de mayor escala jamás llevado a la pantalla, ni siquiera hay vísceras. Por no ver, no veremos ni una gota de sangre.

Los cambios, como ocurre con los de cualquier adaptación, no son ni mucho menos pecado y podrían todos pasarse por alto –deberían, seguramente, pasarse por alto– si estuvieran al servicio de hacer una película buena, pero Guerra Mundial Z no lo es. Empieza floja, empeora conforme avanza y acaba rematadamente mal. Es su penitencia por reescribir para el cine de forma tan cobarde y su determinación, extrema hasta el kamikaze, por prescindir de cualquier elemento –estructural, narrativo, ético o estético– que osase contrariar mínimamente a un espectador cualquiera del planeta –al que Pitt y Foster, eso por descontado, presumen rematadamente idiota–. Los que aun así estén interesados en Guerra Mundial Z disfruten de los zombis en tropel y de su deshumanización en favor del tsunami visual humano, acaso único acierto que se nos ocurre aquí reseñar, por innovador en un género tan trillado, en esta desafortunada película de zombis consagrada al lucimiento de Brad Pitt. El resto haría bien en ahorrarse el dinero de la entrada y gastárselo en el libro.

Guerra Mundial Z

Dirección: Marc Foster

Género: Ciencia ficción

País: Estados Unidos

Duración: 116 minutos

Reparto:  Brad Pitt, Mireille Enos, Daniella  Kertesz, James Badge Dale, Matthew Fox, David Morse.

Televisión
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios