La fiesta les confunde

"Por favor, no fomenten mucho que Hollywood venga a Sevilla". Estas palabras pronunciadas con mucho tino por Peter Greenaway hace escasos días ponen de manifiesto otra

Foto: La fiesta les confunde
La fiesta les confunde

"Por favor, no fomenten mucho que Hollywood venga a Sevilla". Estas palabras pronunciadas con mucho tino por Peter Greenaway hace escasos días ponen de manifiesto otra de esas patadas a la cultura de un país. De nuevo, una película con Tom Cruise –recuerden Misión imposible 2 y la mezcla de procesión y fallas- comete una gran torpeza: llevar hasta la capital andaluza un encierro de San Fermín*. Este desastre que tanto nos puede doler a los que en este país vivimos o los que como Greenaway, tienen dos dedos de frente, es una de tantas insensateces en este Noche y día, que viene con ganas de llevarse el botín de la taquilla veraniega con el tirón que ofrecen sus risueños protagonistas: Cameron Diaz y Tom Cruise.

 

Estamos ante un claro caso en el que se debió mantener el título original: Knight (que significa “caballero” y que es el apellido del protagonista, y palabra que se pronuncia igual que night, “noche” en español) and Day, que además es un juego de palabras con la canción que inmortalizó Frank Sinatra. Pero, puntualizaciones aparte, la película es una fallida apuesta por unos actores con mala química inmersos en una aventura que es más un boceto irregular que un guión en condiciones. Un producto calculado al milímetro para atraer a hombres y mujeres aunque se tire de estereotipos sin compasión: ellas identificadas con algo así como un “Cariño, necesito vivir una aventura”, y ellos soñando con manejarse en situaciones de alto riesgo y tensión con la soltura de Cruise.

 

James Mangold -responsable de cintas irregulares, pero con cierto interés como En la cuerda floja o El tren de las 3:10- demuestra un mal uso del tempo en las escenas de tensión y de humor. Además, ni el carisma ni la frescura de sus intérpretes puede salvar unos personajes difusos, y los diálogos reiterativos tampoco ayudan a la hora de provocar el interés necesario.

 

Queda finalmente la sensación de estar ante un relato plasmado con desgana, con poca atención al detalle. Una película para disfrutar del aire acondicionado en una gran sala oscura.

 

LO MEJOR: La frescura de las interpretaciones.

 

LO PEOR: Es más de lo mismo, pero hecho con muy poco mimo.

 

*Durante el pase de prensa de la película, las escenas en Sevilla provocaron la carcajada general.

 

Criterio de valoración:
Obra maestra.
Muy buena.
Buena.
Interesante.
Regular.
Mala.

Televisión
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios