Un traje a la medida de Colin Firth

Tom Ford se sale del patrón. El diseñador de moda que revitalizó Gucci ha dado un inesperado salto al cine. Y lo ha hecho de la

Foto: Un traje a la medida de Colin Firth
Un traje a la medida de Colin Firth
Autor
Tags
Tiempo de lectura2 min

Tom Ford se sale del patrón. El diseñador de moda que revitalizó Gucci ha dado un inesperado salto al cine. Y lo ha hecho de la misma manera en que creaba sus trajes: con mucho estilo. Porque Un hombre soltero es ante todo un poema visual sobre el drama de un hombre que pierde al amor de su vida y ha de enfrentarse al presente, teniendo por delante un futuro ciertamente oscuro. Un relato construido sobre todo a base de gestos, los de un inspiradísimo Colin Firth, ganador de la Copa Volpi en los últimos premios de Venecia y uno de los favoritos al Oscar al mejor actor.

 

Un hombre soltero muestra un preciosismo cuidado, pero no puede evitar abusar de él acercándose a esa estética de la lentitud que dibujó Won Kar Wai en Deseando amar, pero sin su poder narrativo. Es ésta una referencia que debemos tener presente cuando incluso se ha solicitado alguna melodía a Shigeru Umebayashi, uno de los líricos compositores de aquella banda sonora. De esta forma se rinde al diseño de la época en que se desarrolla el filme: los sesenta, y su presencia toma más protagonismo del debido. El maquillaje, la ropa, la decoración. El fondo llega a pesar más que la figura, y así se descuida el curso de las emociones en escenas como su gran encuentro con Julianne Moore, que se nos antoja un tanto forzado.

 

Eso sí, en todo momento sabe mantener un tono sostenido. No hay voces elevadas. Todo discurre con parsimonia, con elegancia. Salvo cuando nos encontramos con un momento especialmente metido con calzador: aquel en el que aparece Jon Kortajarena en un pequeño papel en el que hasta intercambia unas palabras en español con el protagonista. La fluidez se entrecorta. Sin duda.

 

Pero ante todo estamos ante un ejercicio coherente con un protagonista que a Colin Firth le sienta tan bien como el traje que luce: como un guante. Son sus gestos los que marcan la melodía a seguir y contienen una complejidad que pocos actores están en condiciones de igualar.

 

Con este debut, el séptimo arte recibe con los brazos abiertos a otro Ford.

 

LO MEJOR: Sin duda, Colin Firth.

 

LO PEOR: Cierto esteticismo vacío.

 

Criterio de valoración:
Obra maestra.
Muy buena.
Buena.
Interesante.
Regular.
Mala.

Televisión
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios