Ni pastillas ni vasectomía: el anticonceptivo por ultrasonidos para hombres
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Detiene la producción de esperma

Ni pastillas ni vasectomía: el anticonceptivo por ultrasonidos para hombres

Este cacharro que parece un cargador de teléfono sin cables o un altavoz inteligente no es ni una cosa ni la otra. Si colocas tu teléfono

Foto: El prototipo del dispositivo anticonceptivo (Rebecca Weiss)
El prototipo del dispositivo anticonceptivo (Rebecca Weiss)

Este cacharro que parece un cargador de teléfono sin cables o un altavoz inteligente no es ni una cosa ni la otra. Si colocas tu teléfono en ese suave hueco oval no se cargará. Pero si eres hombre, lo llenas de agua y pones el escroto dentro como si fuera una bolsita de té durante unos minutos, dejarás de producir esperma durante un par de semanas.

Foto: Detalle de la armadura interna del Wendelstein 7-X (Instituto de física del plasma Max Planck)

Su nombre es Coso y es un diseño de Rebecca Weiss, que acaba de ganar el prestigioso premio de diseño James Dyson Award por este dispositivo que utiliza ultrasonido para paralizar temporalmente el funcionamiento de los testículos. Es decir, un anticonceptivo masculino no permanente que no requiere un incómodo globo de látex y no requiere intervenciones quirúrgicas. O, aún más importante, que la mujer sea la que tenga que sufrir el efecto continuado de las pastillas hormonales.

Cómo funciona

Por lo menos esa es la teoría, claro, porque este cacharro todavía no ha sido probado en estudios clínicos.

Weiss ha basado el Coso en dos cosas. La primera, un estudio científico patrocinado por la Parsemus Foundation, una organización sin ánimo de lucro dedicada a financiar investigaciones de ideas arriesgadas cuyo objetivo sea la mejora de la calidad de vida de humanos y animales. Ese estudio — publicado en 2012 — asegura tener datos de pruebas que demuestran que la técnica anticonceptiva de los ultrasonidos funciona con animales.

placeholder Un diagrama de la estructura del dispositivo anticonceptivo (Rebecca Weiss)
Un diagrama de la estructura del dispositivo anticonceptivo (Rebecca Weiss)

La segunda es otro estudio entre 422 participantes masculinos a los que preguntó su opinión sobre un producto de estas características. 25 de estos hombres trabajaron con ella en sesiones de tormentas de ideas para el diseño del producto. Weiss dice que luego se reunió con expertos en sexualidad, psicología y urología para evaluar las ideas que resultaron en los prototipos físicos que luego sometió a prueba.

El resultado es el que se puede ver en este artículo: una especie de tazón con un corte ovalado — para que sea fácil colocar el aparato dentro del aparato — que contiene la circuitería necesaria para controlarlo, incluyendo el módulo de generación de ultrasonido.

Usarlo es muy sencillo: sólo hay que llenarlo de agua, esperar a que la luz indicativa de operación se active e introducir el escroto dentro hasta que Coso te indique que debes sacarlo. A partir de ese momento, y si realmente llega a funcionar, un hombre tendría dos semanas para hacer la caidita de Roma sin consecuencias graves (y no me refiero a que la infertilidad tenga fecha de caducidad sino a los embarazos no deseados).

placeholder Posición de los testículos (Rebecca Weiss)
Posición de los testículos (Rebecca Weiss)

La necesidad de un método anticonceptivo masculino

Según Weiss, la facilidad de uso y aplicación de Coso es su mayor ventaja. “Coso ofrece un método anticonceptivo amigable y fácil de aplicar sin ninguna intervención, dolor o efecto secundario”. Estas dos últimas son, en muchos casos, el efecto de las pastillas anticonceptivas que las mujeres tienen que tomar para evitar el embarazo (entre otros métodos). El mundo del anticonceptivo masculino, sin embargo, sigue reducido en su mayor parte a la vasectomía y al condón.

El Coso ha ganado el prestigioso premio de diseño industrial de James Dyson (Rebecca Weiss)

Esperemos que Coso funcione y llegue a hacerse realidad. Un método anticonceptivo masculino que sólo requiere un par de minutos y no tiene ningún efecto secundario para nadie sería un gran logro para muchas parejas, especialmente para las mujeres. Weiss está ahora buscando socios capitalistas que financien la investigación clínica para convertirlo en un producto.

Un objetivo muy ambicioso y loable que esperamos ver llegar algún día.

Tecnología
El redactor recomienda