Llega el micro-coche eléctrico para las ciudades del futuro
  1. Tecnología
  2. Novaceno
La revolución del transporte

Llega el micro-coche eléctrico para las ciudades del futuro

El transporte de personas y mercancías están cambiando radicalmente. No falta mucho para tener ciudades llenas de coches autónomos, espacios móviles privados de acceso público

placeholder Foto: El Microlino (Micro Mobility Systems AG)
El Microlino (Micro Mobility Systems AG)

Ésta es la nueva versión del Microlino, un coche inspirado en el clásico BMW Isetta que pronto podremos ver correr por las ciudades de todo el planeta. Será un nuevo paso hacia un modelo de transporte personal que acabará con el transporte público, los taxis y el coche particular.

Foto: La nueva torre de Shenzhen quiere ser una atracción turística mundial (Sou Fujimoto Architects)

Fabricado por la compañía suiza Micro Mobility Systems, el Microlino es un ejercicio de diseño minimalista, extremadamente funcional y elegante, al más puro estilo de Dieter Rams, el legendario diseñador de Braun que inspiró el lenguaje de diseño industrial que Jony Ive importó a Apple.

Es todo lo contrario que los Teslas, Audis, Porsche, BMWs, Fords, Hondas, Mercedes, Toyotas y demás coches eléctricos e híbridos. No tiene extras, ni pantallas OLED gigantes, ni lujos por ninguna parte. Es sencillamente un coche para ir de un punto a otro con la mayor eficiencia posible.

Detalle del volante y el salpicadero (Micro Mobility Systems AG)

Este automóvil diminuto está pensado para conducir exclusivamente en ciudad, con una autonomía máxima de 200 kilómetros y un motor de 11 kilovatios que ofrece una velocidad máxima de 90 kilómetros por hora. En el interior, el espacio óptimo para que dos pasajeros viajen con comodidad, pudiendo llevar 220 litros de capacidad en el maletero.

Todo está reducido a la mínima expresión. La puerta, por ejemplo, no tiene tirador. Para abrirla se una un botón que, al presionarlo después de usar la llave, hace que la puerta se abra lo suficiente como meter la mano y poder tirar de ella.

placeholder Interior del Microlino (Micro Mobility Systems AG)
Interior del Microlino (Micro Mobility Systems AG)

En el interior, el velocímetro está donde siempre, detrás del volante. Y una pequeña pantalla horizontal ofrece todos los servicios necesarios, como la conectividad con tu teléfono móvil. De hecho, en este coche no hay una computadora integrada. La computadora es la que tú llevas en el bolsillo.

El coche, que ya ha pasado por tres prototipos y un retraso en su fabricación (se suponía que llegaría en 2018) comenzará en teoría a fabricarse a finales de este verano.

El cambio a un nuevo modelo de transporte personal y público

Será interesante ver qué compañía de ‘carsharing’ lo introduce en su flota. En cierto modo me recuerda a una versión más agradable del Citröen Ami, el diminuto coche que parece una versión plástica y reducida del mítico ‘dos caballos’. Un coche que es aún más minimalista y espartano que el Microlino.

placeholder El Citroën Ami es un rompedor cuadriciclo 100% eléctrico para los más jóvenes.
El Citroën Ami es un rompedor cuadriciclo 100% eléctrico para los más jóvenes.

El Ami es ahora parte de la flota de Free2Move, una de las muchas compañías para compartir coche en Madrid, Barcelona y otras ciudades del globo. Estas empresas están cambiando la cara de las grandes metrópolis de todo el planeta a gran velocidad, ofreciendo todo tipo de vehículos eléctricos para la movilidad personal.

Sin embargo, este movimiento es sólo el principio de algo mucho más grande: un mundo donde los coches en las ciudades estén optimizados para aumentar la densidad y agilidad del transporte.

placeholder Un detalle del faro lateral del Microlino (Micro Mobility Systems AG)
Un detalle del faro lateral del Microlino (Micro Mobility Systems AG)

Después de coches como este Microlino y el Mia, vienen muchos más. En los centros urbanos, estos vehículos seguirán reemplazando el coche particular, un concepto que también está extinguiéndose a alta velocidad. En Estados Unidos, la caída en las estadísticas de conducción son increíbles: en el 2020, sólo el 60% de las personas de 19 años conducen. En 1983, ese porcentaje era del 86%. En 2010 cayó al 75%. Los expertos dicen que la tendencia se está acelerando cada vez más. Y esto es lo que está pasando en Estados Unidos, la Meca de la automoción y las carreteras infinitas.

La culpa de esta caída la tiene tanto la concentración urbana como Uber y los servicios de coche compartido. Sin embargo, estos dos últimos también están destinados a desaparecer en su forma actual. Serán reemplazados por coches totalmente autónomos, sin conductor y exclusivamente diseñados para moverse por ciudades. Como el Microlino pero con cerebro y trabajando en red con otros coches para que no haya ningún tipo de atasco y el tráfico fluya como las células en la sangre de un deportista de élite. Y, al no tener que conducirlos, podremos aprovechar el tiempo igual que cuando vamos ahora en autobús o en tren.

placeholder La trasera del Microlino (Micro Mobility Systems AG)
La trasera del Microlino (Micro Mobility Systems AG)

En definitiva, una nueva manera de movernos por los cascos urbanos que además también terminará con la vida del transporte público tal y como lo conocemos. Los coches compartidos autónomos serán el nuevo transporte público, pero en un espacio totalmente privado. Un transporte público que te recogerá y dejará exactamente dónde le digas, que no tendrá gastos de mantenimiento particulares, ni ITVs, y que además no tendremos que aparcar porque siempre estarán en movimiento recogiendo y dejando pasajeros.

Lógicamente, hará falta otro tipo de coches para viajar entre ciudades. Pero al final, esos coches de largo alcance también usarán conducción autónoma y tampoco serán de propiedad privada. Si en este país tuviéramos dos dedos de frente, empresas y gobiernos apostarían por esta nueva revolución tecnológica y no los taxis voladores que no van a ninguna parte.

Coche eléctrico Coche Autónomo Elon Musk Diseño industrial
El redactor recomienda