10 de diciembre

Alfred Nobel, padre de la dinamita, benefactor de las grandes contribuciones a la Humanidad

Cada año el 10 de diciembre se entregan en Suecia los Premios Nobel, que se otorgan a quienes hayan realizado importantes contribuciones en beneficio del ser humano

Foto: Alfred Nobel (Foto: Image Bank Sweden, Gösta Florman / The Royal Library)
Alfred Nobel (Foto: Image Bank Sweden, Gösta Florman / The Royal Library)
Autor
Tiempo de lectura5 min

Cada año el 10 de diciembre, Suecia se convierte en escenario de la entrega de los Premios Nobel, que buscan aplaudir el trabajo de personas o instituciones que hayan logrado importantes contribuciones a la humanidad a lo largo del último año. La elección de la fecha de la gala no es baladí: el 10 de diciembre de 1896, hace ahora 122 años, moría a los 63 años a causa de una hemorragia cerebral. No obstante, antes de fallecer dejó clara su último deseo: que se crearan unos premios con su nombre y que éstos se distribuyeran, anualmente, a quienes hubieran realizado grandes aportaciones en beneficio de la humanidad. Con este objetivo claro, aun así, la última voluntad de Nobel no fue fácil de ejecutar.

[Nobel de la Paz 2018: Denis Mulwege y Nadia Murad, por su lucha contra la violencia sexual]

Alfred Nobel (Estocolmo, 21 de octubre de 1833 - San Remo, 10 de diciembre de 1896) nació en el seno de una familia descendente de uno de los técnicos más conocidos del país nórdico en la época en la que Suecia era una superpotencia europea, Olof Rudbeck. Si bien a Nobel se le recuerda como un gran científico —fue químico, inventor e ingeniero—, su interés iba mucho más allá: para comprender la complejidad de una figura como esta hay que entender también su relación con la literatura y la poesía. Además del dinero para los galardones, Alfred Nobel dejó tras su muerte una colección de 1.500 libros, en su mayoría de ficción y en lenguas vernáculas, de autores del siglo XIX, acompañados de muchos clásciso de la literatura, filosofía, historia y ciencia.

Un recluso sin libros ni tinta es, incluso en vida, un hombre muerto

Durante su educación, Nobel recibió clases de tutores privados de literatura y filosofía, pero también aprendió mucho por su cuenta. Hablaba con fluidez varios idiomas, y muchos de ellos los aprendió de forma autodidacta: conoció el francés traduciendo a Voltaire, primero a su sueco natal, para luego pasarlo otra vez al idioma galo para comparar su traducción con el original. Leía al poeta Pushkin y al dramaturgo Turgenev en ruso; y sabía hablar inglés y alemán... y escribió poesía y drama. 'Dices que soy un enigma' es uno de sus grandes poemas: 319 versos escritos en inglés, puramente autobiográficos, con tintes de idealismo romántico.

Busto de Alfred Nobel. (Reuters)
Busto de Alfred Nobel. (Reuters)

A Alfred Nobel le interesaron muchas cosas en la vida, y también lo hizo la paz social. No es de extrañar, si se tiene en cuenta que los premios que llevan su nombre se entregan a grandes trabajos por el bien de la humanidad, entre ellos el Premio Nobel de la Paz, el galardón pacifista más reconocido del planeta. No obstante, puede sorprender al recordar que Alfred Nobel fue el padre de la dinamita, uno de los explosivos más potentes y que tiene a sus espaldas un importante historial de muertos en conflictos armados. Nobel estudió en profundidad los problemas de la nitroglicerina —de la que está compuesta la dinamita—, entre ellos la dificultad de predecir en qué condiciones explota la nitroglicerina —debido a su extremada sensibilidad y a su impureza, dado el caso—, y fue la primera persona en producir nitroglicerina a escala industrial.

Su primer gran invento fue un encendedor, una especie de tapón de madera con pólvora negra, que se detonaba al encender un fusible; esto, a su vez, provocaba una explosión de la nitroglicerina circundante. Las mejoras que Nobel desarrolló para este componente las hizo pensando en un explosivo que podría utilizarse en la minería. En este proceso, descubrió que al mezclarla con un fluido aceitoso, la mezcla se convertía en una pasta que se podía amasar y a la cual se le podía moldear, de manera que al tomar forma de varillas se podía insertar en los orificios de perforación: esta es la dinamita.

Los Premios Nobel, su última voluntad

"Todos mis bienes restantes se repartirán de la siguiente manera: el capital, convertido a valores seguros por mis ejecutores, constituirá un fondo, cuyo interés será distribuir cada año como premios a quienes que, durante el año anterior, hayan conferido mayor beneficio a la humanidad": así explicaba el científico su interés en crear los ahora conocidos como Premios Nobel que, sin embargo, no se crearon de forma automática. Antes de morir, Alfred Nobel firmó su última voluntad —lo hizo en noviembre del año anterior a su muerte, en el Club Sueco-Noruego de París—, que al leerse tras su fallecimiento, generó una gran polémica. Su familia estaba en contra de establecer estos premios, y los ganadores nombrados por el propio Nobel se negaron a cumplir sus últimas voluntades.

Testamento de Alfred Nobel (EFE)
Testamento de Alfred Nobel (EFE)

En sus últimos deseos el propio Nobel explicó al detalle quién debería otorgar cada uno de esos premios, y qué parte del dinero se iría a cada uno de ellos. "Se dividirá en cinco partes iguales y se distribuirá como sigue: una parte para la persona que haya hecho la más importante mejora o mejor descubrimiento en física; una segunda para quien esté detrás del más importante descubrimiento químico; otra parte para quien haya realizado un gran descubrimiento dentro del campo de la psicología o la medicina; una tercera a quien, en el campo de la literatura, escribiera el más remarcable trabajo con dirección idealista; y otra parte a quien haya hecho el mejor o mayor avance entre las naciones, o la abolición o reducción de los Ejércitos, o el establecimiento y la promoción de congresos de paz". Este último, el Nobel de la Paz. Y así decidió que se entregaran:

  • Nobel de Química: lo entrega la Academia Sueca de Ciencias
  • Nobel de Física: lo entrega la Academia Sueca de Ciencias
  • Nobel de Medicina o Psicología: lo entrega el Institituo Karolinska de Estocolmo
  • Nobel de Literatura: lo entrega la Academia de Suecia
  • Nobel de la Paz: lo entrega el Parlamento de Noruega
Ciencia
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios