El 'Black Friday' puede reventar las costuras del comercio 'online': el plan para evitarlo
  1. Tecnología
ALMACENES EXPRÉS Y MILES DE TEMPORALES

El 'Black Friday' puede reventar las costuras del comercio 'online': el plan para evitarlo

La fecha amenazaba, con 50 millones de envíos previstos, con saturar la capacidad logística. Las plataformas han tomado una bateria de medidas para evitarlo. En Correos, los sindicatos avisan: "esto se va a atascar"

Foto: El 'Black Friday' puede reventar las costuras del comercio 'online': el plan para evitarlo
El 'Black Friday' puede reventar las costuras del comercio 'online': el plan para evitarlo

El viernes 27 de noviembre se celebra el 'Black Friday'. Es una de esas aportaciones de la cultura de EEUU que ha acabado asimilándose en medio mundo y que en países como España se ha abrazado con la misma fuerza que 'Halloween' a pesar de no celebrar la otra parte del 'pack': Acción de Gracias. El lunes siguiente a esta fiesta de gastar llega su versión digital, el 'CiberMonday', que en los orígenes estaba vinculada más a plataformas 'online' y no tanto a las tiendas físicas como la jornada que le precede en el calendario.

Sin embargo, con el paso de los años estas fronteras se han difuminado. Ahora son las dos caras de una misma moneda: una orgía consumista en la que todo tipo de empresas y vendedores sean tiendas de ropa, informática, comida, música, cine, videojuegos, muebles, concesionarios de coches u operadores de telefonía lanzan una serie de ofertas y descuentos, en muchos casos para dar salida a productos de otras temporadas. Una fecha simbólica que sirve como pistoletazo de salida a la campaña navideña y las rebajas de comienzo de año, tradicionalmente la época más activa en lo que se refiere a ventas. En este 2020, debido a los efectos de la pandemia, se espera que se mueva un volumen récord de hasta 50 millones de envíos en España, según las cifras de la patronal UNO Logística, que aglutina a las principales empresas del sector.

Foto: Los descuentos de Black Friday (sin esperar al 'viernes negro'): las mejores ofertas en Amazon

Algunas malas experiencias de otros años y así como los problemas que vivieron marcas como Decathlon o Ikea durante la parte más dura del confinamiento han hecho que algunos alerten de la posibilidad de que en algunos casos esto se convierta en un auténtico 'viernes negro' al reventar las costuras logísticas que sostienen el comercio 'online'. No en vano, la patronal espera que en los días posteriores al Black Friday haya que mover una media de 3,5 millones de paquetes. Una estadística que podría tocar su techo el lunes 30 de noviembre, cuando se estima una demanda de 5 millones.

La patronal espera que solo el lunes después del 'Black Friday' se muevan 5 millones de envíos en 24 horas

"La paradoja de este 2020 ha sido que la logística de grandes dimensiones ha pegado un bajón del 50%, Y sin embargo, la relacionada con todo el comercio digital se ha disparado hasta niveles nunca vistos. Pero esa cuesta mucho más que sea eficiente", explica Francisco Aranda presidente de UNO Logística. "No es lo mismo mandar 100 cajas a un mismo sitio que enviar 1 a cien sitios diferentes y hacerlo igual en términos de tiempo y de costes económicos".

Asegura que el sector ha vivido desde marzo "en un Black Friday" continuo (el volumen del 'e-commerce' llegó a multiplicarse por tres durante el confinamiento más estricto) aunque tuvieron que rendir con la misma eficiencia en un escenario más "exigente" por todo lo derivado de las medidas de seguridad. "Ahora la situación tiene una nueva vuelta de tuerca porque hay más tráfico que lo que había en marzo o abril y la gente no teletrabaja tanto", remata. Esto puede acarrear problemas de entregas en segundo o tercer intento. "Si tú encargas una camisa a medida en febrero igual te dan un plazo de una semana y si la pides en diciembre igual te dicen que un mes. Pero con nosotros no pasa eso. Se nos exige siempre mantener plazos mínimos", lamenta Aranda.

Hay dos cosas que empujan esta explosión de pedidos. Por una parte, muchos de los que perdieron terreno en lo que se refiere a ventas en la primera mitad del año esperan poder recuperarlo, al menos parcialmente, en las próximas semanas. La mayoría de minoristas españoles, hasta un 83%, esperan que su facturación se dispare entre un 10 a un 40% en lo que resta de año, según un estudio de Packlink, una firma de contratación de envíos de mensajería para particulares y Sin embargo, cuando se les pregunta si la campaña va a ser mejor que la anterior parece haber menos certidumbre y los que contestan afirmativamente cae hasta el 47%. Eso parece derivar en que prácticamente dos tercios de los encuestados no pretenden reforzar la plantilla ni el departamento de envíos.

El otro gran elemento que añadirá tensión a esta ecuación será el aumento de los pedidos 'online' en el marco de la nueva normalidad. Restricciones de aforo, de horarios y prudencia por parte de los consumidores empujarán a un mayor volumen de compras en plataformas digitales y, por tanto, una mayor presión sobre almacenes, centros logística y empresas de reparto.

A man unloads boxes from a truck in the logistics center of the transport company SEUR at Zona Franca in Barcelona, Spain June 1, 2018. REUTERS Albert Gea
A man unloads boxes from a truck in the logistics center of the transport company SEUR at Zona Franca in Barcelona, Spain June 1, 2018. REUTERS Albert Gea

Es más, algunos estudios apuntan a que el 'rally' de compras que empieza con el 'Black Friday' agote la capacidad mundial de envíos. Al menos eso es lo que prevé SalesForce, uno de los mayores proveedores de CRM del mundo, que augura un aumento, por razones achacables al covid-19, de un 30% en las ventas por canales digitales y que esto supondría hasta suponer una cifra récord de 940.000 millones de dólares.

Esto va a derivar, según este informe, en que los paquetes que deben llegar esta Navidad hasta casa de los consumidores excedan en un 5% lo que pueden absorber las infraestructuras de la industria, por lo que 700 millones de entregas en todo el mundo podrían verse retrasadas. Algo que derivaría en unos costes de 40.000 millones a nivel global en materia de 'recargos covid por entrega'.

Almacenes exprés y ejércitos de temporales

La solución más inmediata parece haber pasado por montar ejércitos de trabajadores temporales para absorber esa demanda. Inditex lanzó una oferta masiva de 500 puestos para el almacén que tiene la compañía de Amancio Ortega en Guadalajara. SEUR se ha reforzado con 2.100 personas.

Amazon, que también suele recurrir a las ETT para encontrar trabajadores en esta época, contrató a 100 personas para su centro de Alcalá de Henares y otros tantos en otros puntos de la Península. Un proceso que se engloba en una campaña en la que se han ofertado 100.000 vacantes a nivel internacional. DHL ha contratado 10.000 personas a nivel global y ha realizado inversiones en aviones y aumentar la capacidad de sus 'hubs'.

"Este año harán falta, estimamos, un millón de trabajadores. Estamos hablando de un volumen un 25 o 30% superior a la media del sector", explica Israel Escribano, director de la sección de logística y transporte de Adecco. Reconoce que el sector ha vivido en una tensa calma y que ha experimentado una "reorganización" de cara a la campaña navideña más larga y digital "que se recuerda" empezando por el 'Singles Day' u '11.11' y acabando con las rebajas de enero. "Lo que más se ha visto incrementado es la demanda de perfiles relacionados con la última milla: conductores, repartidores, ayudantes".

Foto: Efe.
Foto: Efe.

Otro de los planes de contingencia ha pasado por montar puntos de abastecimiento más cerca de los núcleos de población. UPS aceleró la puesta en marcha de su centro logístico en Barcelona, en el que ha invertido 40 millones, para llegar a tiempo a esta 'temporada alta' en lo que se refiere a los envíos. AliExpress, que el pasado 11 de noviembre experimentó en España un volumen diez veces superior al de un día corriente por su propio 'Prime Day' (El día del Soltero) ha 'montado' tres almacenes de forma 'exprés' en la periferia de Madrid para almacenar mercancía y tenerla más cerca del punto final.

"Esta baza de 'dark stores', de colocar mercancía más cerca del cliente, es algo que está cobrando relevancia", añade Francisco Aranda. Este sistema, por cierto, será impulsado por Glovo en el próximo curso de cara a aumentar su capacidad de envío y diversificarse más allá del 'delivery' de comida'. El máximo responsable de UNO Logística señala otro punto clave para evitar el colapso: la decisión de los 'retailers' de no limitar el Black Friday a unos pocos días e ir salpicando de ofertas las fechas más próximas.

Los que han tenido la papeleta logística resuelta, han encontrado ciertos problemas a la hora de negociar algunas referencias

Es el caso de PcComponentes, el gigante español de la venta online de productos electrónicos y tecnología, que empezó a soltar los descuentos el pasado lunes. "El volumen será el mismo que otros años pero más repartido", cuenta Federico Martínez, CMO de la compañía, que ha seguido una política similar a la del Corte Inglés o Fnac que también han optado por adelantar el inicio de este periodo de rebajas. "El mayor contratiempo que hemos vivido no ha sido tanto en la parte de logísitica como a la hora de poder ofertar algunas promociones. Durante la pandemia hubo una gran demanda de algunos equipos que no solían tener tantas peticiones. Eso ha hecho que algunos fabricantes se hayan visto algo desabastecidos y no haya habido margen para negociar esos acopios y negociar los lotes con la anticipación que suele hacerse".

PcComponentes llega en una situación más holgada a este Black Friday porque "ya tuvieron que reforzar plantilla" durante la pandemia, debido al incremento que tuvieron en la demanda de productos. "Aquí la clave es cumplir el plazo que le des al cliente cuando le da a carrito de compra. Para eso tienes que monitorizar la carga de trabajo en tiempo real y si tienes que cambiar el margen de entrega de 24-48 horas a 72 horas o más lo cambias", remata.

Alerta en Correos

Sn embargo, no pinta tan bien para todos. Al menos no para Correos, donde los sindicatos han alertado del "serio riesgo" que corre el servicio estatal de colapsar con el 'Black Friday' y lo que venga después con la Navidad. "No pinta bien la verdad. Va a haber un atasco gordo y poco se puede hacer por evitarlo", confiesa Raul Navas, delegado sindical de CGT Correos, que este martes convocó una concentración ante el Ministerio de Trabajo por el plan para privatizar el servicio de rutas que lleva el correo desde los pabellones postales hacia las carterías de Madrid. "La gente piensa que como ya no trabajamos con Amazon (algo que la compañía desmiente) se acabaron los problemas, pero aquí hay muchas compras en internet que pasan por nosotros".

"Es otro episodio de adelgazar la plantilla como llevan haciendo 30 años como lo han hecho con la recogida de buzones amarillos", añade. "Llevan recortando cantidad de trabajadores y la calidad de las condiciones desde hace tiempo. Eso sí, han querido subirse al carro del comercio electrónico sin adaptar la plantilla", cuenta. Navas denuncia que en ese contexto el trabajo se ha empeorado. "Se han pensado que llevar 50 cartas es lo mismo que llevar 50 cajas. Y no. Si sumas eso al recorte de plantilla, que muchos trabajadores son temporales o la externalización pues llegas a estar bajo mínimos".

Foto: Efe.
Foto: Efe.

No son los únicos que se han quejado. Otros sindicatos, como CSIF, CCOO o UGT llevan denunciando en las últimas semanas estos mismos problemas en varios lugares de España. Estas organizaciones advierten de que la situación es "insostenible" y "hace imposible" dar un servicio público de calidad y señalan que tras esta problemática no se encuentra otra razón que las pérdidas que registrará la empresa pública que alcanzarán los ciento veinte millones de euros.

Correos, por su parte, asegura que se garantizará "la calidad del servicio", así como la "entrega en los plazos contratados". "La pandemia ha generado una situación excepcional en nuestro país a la que Correos no es ajena. Este 2020 la tendencia de la caída del postal se ha visto acelerada significativamente y en lo que va de año se han enviado 500 millones de cartas menos", aseguran desde la empresa.

"Como empresa pública tiene la obligación de asignar eficientemente sus recursos, por lo que adecúa su plantilla al nivel de actividad real, manteniendo siempre la calidad del servicio que presta a toda la ciudadanía, los compromisos de entrega en los plazos contratados y el respeto a las condiciones laborales de su personal", añaden estas voces, matizando "que el pasado 1 de julio se incorporaron 4.005 personas a un puesto fijo y que recientemente se ha abierto una convocatoria para más de 3.350 plazas”.

¿Se puede sostener este crecimiento?

¿Se puede mantener el modelo con la explosión del comercio electrónico que se espera en este y los próximos años y que todos sigamos recibiendo el paquete en un tiempo mínimo donde quiera? "No. Eso no es viable. Por eso hemos visto alternativas que el sector lleva experimentando desde hace tiempo en España o en otros países de nuestro entorno", opina Francisco Aranda. Menciona, entre algunas experiencias, el uso de taquillas o de comercios de proximidad como puntos de recogida.

Los sindicatos de Correos alertan de un más que posible colapso en este fin de semana

Abre la puerta a las entregas agrupadas. Es decir, que todas las compras de una semana se concentren en una sola entrega. Si se necesita un plazo más corto, pues cabría la posibilidad, de tener que pagar un extra. "La última milla es lo más visible, pero todo eso hace falta planificarlo en la primera milla". También se está experimentando en el campo de las devoluciones. El estudio de SalesForce estima que esta campaña podría tener un volumen de retorno de paquetes que alcanzase el 30% de las ventas. "Eso también es un reto -, prosigue Aranda- y en lugares como Alemania estamos viendo proyectos que hacen que el repartidor espere 15 minutos a que el cliente se pruebe la prenda y así ahorrar un viaje".

Amazon